La equidad en salud. (I)

El Informe sobre el desarrollo de los Objetivos del Milenio publicado por la Organización de las Naciones Unidas en el año 2010, muestra cuántos avances se han logrado. Pero quizás lo más importante sea que evidencia que los Objetivos son alcanzables cuando las estrategias, políticas y programas de desarrollo son de interés nacional y tienen el apoyo internacional de agencias para el desarrollo. Al mismo tiempo, resulta claro que las mejoras en las vidas de los más pobres han sido  inaceptablemente lentas, y que algunas de las ganancias que tanto ha costado obtener, están siendo erosionadas por las crisis medioambiental, económica y alimenticia.

Algunos datos:

• Las diferencias entre ricos y pobres siguen siendo enormes. En Asia meridional, el 60 por ciento de los niños procedentes de las zonas más pobres pesan menos de lo que deberían; mientras que en los hogares más ricos, esta cifra asciende solamente al 25 por ciento.

• En las regiones en vías de desarrollo, las niñas nacidas en el 20% de hogares más pobres tienen 3,5 veces más posibilidades de permanecer sin escolarizar que las niñas de los hogares más ricos, y 4 veces más probabilidades que los niños de los hogares más ricos.

• Incluso en los países en los que casi se ha alcanzado la educación primaria universal, la mayoría de los niños excluidos son aquellos con minusvalías.

• La salud materna es uno de los temas en los que las diferencias entre ricos y pobres son más evidentes. Mientras que en los países desarrollados casi todos los partos son atendidos por médicos cualificados, en los países en desarrollo menos de la mitad de las mujeres reciben estos servicios al dar a luz.

• La falta de educación es uno de los principales obstáculos para la mejora de las  condiciones de vida. Por ejemplo, la pobreza y las desigualdades en el acceso a la educación perpetúan los altos porcentajes de embarazos adolescentes, poniendo en peligro la salud de las jóvenes y limitando sus oportunidades de prosperidad social y económica.

• El uso de métodos anticonceptivos es cuatro veces mayor entre las mujeres que cursaron educación secundaria, que entre aquellas sin educación. A lo largo de esta década, no se ha visto prácticamente ningún progreso en este aspecto, en el caso de mujeres no educadas de hogares pobres.

 

Algunos documentos de interés:

Subsanar las desigualdades en una generación.OMS

Avanzando hacia la equidad. Propuestas Politicas para reducir las desigualdades. Ministerio de Sanidad y Política Social

Estrategias europeas contra la desigualdad.(2) OMS

Los determinantes sociales de la salud. Hechos probados. OMS

Social Det. of Health Discussion1 OMS

Social Det. of Health Discussion2 OMS

Fuente: Objetivos de Desarrollo del Milenio. Informe 2010. ONU

Los comentarios están cerrados.