Cáncer de mama: Prevención de riesgos

El cáncer de mama es el tipo de cáncer más frecuente en las mujeres, tanto en los países desarrollados como en los países en vías de desarrollo y supone el 16% de todos los casos de cánceres femeninos.

En la actualidad la incidencia esta aumentando, sobre todo en los países desarrollados, debido fundamentalmente a:

  • un aumento de la esperanza de vida,
  • el aumento de la urbanización
  • y la adopción de las formas de vida occidentales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) promueve “la lucha contra el cáncer de mama en el marco de programas nacionales”. Y dice: “el control integral del cáncer abarca la prevención, la detección precoz, el diagnóstico y tratamiento, la rehabilitación y los cuidados paliativos”.

¿Se puede prevenir el cáncer de mama?

No hay ninguna manera específica de prevenir el cáncer de mama por que no se conoce la causa que lo provoca. Por ello actualmente no se puede llevar a cabo ninguna intervención de “prevención primaria”. Pero si hay cosas que se pueden hacer para detectarlo a tiempo y poder curarlo (“prevención secundaria”) y es reducir los riesgos.

¿Qué es un factor de riesgo?

 Un factor de riesgo es aquello que afecta a la probabilidad de que una persona padezca una enfermedad, en este caso todo aquello que aumenta la probabilidad de tener un cáncer de mama.

Es importante señalar que el hecho de tener uno o mas factores de riesgo no quiere decir que se vaya a tener la enfermedad; así mismo, el no presentar ningún factor de riesgo no implica que no se pueda padecer la enfermedad.

Existen distintos tipos de factores de riesgo, unos que se pueden controlar y otros que no. Factores de riesgo que no podemos controlar son el sexo, la edad, determinados factores genéticos y antecedentes familiares y personales. Pero hay otros factores que si podemos controlar como el peso, la dieta, el ejercicio físico y el consumo de alcohol y de tabaco.

¿Como reducir el riesgo?

Según la OMS, el control de factores de riesgo específicos modificables, así como una prevención integrada eficaz de las enfermedades no transmisibles que promueva la alimentación saludable, la actividad física y el control del consumo de alcohol, el sobrepeso y la obesidad, podrían llegar a tener un efecto de reducción de la incidencia de cáncer de mama a largo plazo.

Autor: Fernando Botero

Podemos reducir el riesgo de padecer cáncer de mama actuando sobre aquellos factores de riesgo que podemos controlar.

El aumento de peso corporal esta asociado a un mayor riesgo de poder padecer un cáncer de mama, en especial después de la menopausia. Este aumento de peso se debe a una elevación anormal y nociva de la grasa corporal,  causado generalmente por un estilo de vida sedentario por la falta de actividad física. Y a una alimentación no equilibrada debido a un consumo excesivo de calorías.

La dieta es un factor de riesgo importante en muchos cánceres, incluido el de mama. Se aconseja consumir una dieta rica en frutas y verduras, aves, pescados y lácteos bajos en grasas. Evitar las carnes rojas y otras grasas animales, aunque no se ha podido demostrar que el consumo de grasa tenga un efecto importante sobre el cáncer de mama.

Realizar una actividad física moderada de forma habitual se ha demostrado en distintos estudios que disminuye el riesgo de cáncer. La Sociedad Americana del Cáncer recomienda hacer ejercicio físico entre 45 y 60 minutos, al menos 5 días a la semana.

Eliminar el consumo de alcohol o limitarlo a una sola copa al día. Algunos estudios dicen que el riesgo de cáncer aumenta en relación con la cantidad de alcohol que se ingiere. Y no fumar: Fumar aumenta levemente el riesgo de cáncer de mama, pero mucho el de padecer otros cánceres.

Además de los cambios en el estilo de vida, es importante que las mujeres sigan las recomendaciones para la detección precoz, como el conocimiento de los primeros signos y síntomas y la autoexploración de la mama.

La detección temprana no previene el cáncer de mama, pero puede ayudar a detectar el cáncer cuando hay mayores probabilidades de que el tratamiento tenga éxito.

Fuentes consultadas:

 Otros enlaces y  páginas web de interés: 

Entrada realizada por Esperanza Jiménez García, enfermera, técnica de Salud Pública del Servicio de Promoción y Educación para la Salud, de la Consejería de Sanidad y Política Social. Programa de Prevención del Cáncer de Mama.

 

Los comentarios están cerrados.