La Promoción de la Salud en el lugar de trabajo: Una oportunidad empresarial (I)

La promoción de la salud en el lugar de trabajo (PSLT) se refiere al esfuerzo en común de empresarios, trabajadores y la sociedad en su conjunto por mejorar la salud y el bienestar laboral de los trabajadores. Los medios para alcanzarlo son:

  • Mejora de la organización del trabajo y del entorno laboral;
  • Promoción de la participación de los trabajadores en actividades saludables
  • Promover hábitos de vida saludables , y
  • Fomentar el desarrollo personal.

El futuro de las empresas depende, en gran medida, de que su personal esté bien preparado y motivado, pero también sano, y esto cobra mayor interés en el contexto socio-económico actual.

En la actualidad, la prevención debe plantearse nuevos retos dentro de la salud y seguridad laboral y dirigir sus esfuerzos más allá de la mera catalogación y determinación del riesgo. Para ello, debe dotarse de recursos que promuevan comportamientos seguros, así como implantar actitudes y conductas saludables que sean válidas para el entorno de trabajo y para la dimensión social de la persona.

 Si entendemos el capital humano como la fuerza dinamizadora de la empresa y eje central sobre el que se sustentan los factores de competitividad y eficacia, todas las acciones dirigidas a facilitar un entorno saludable y trasmitir unos hábitos saludables a los trabajadores redundarán en un beneficio común.

 La promoción de la salud y el bienestar en el lugar de trabajo puede redundar en una disminución de las enfermedades y los costes derivados de ellas; en un incremento de la productividad, así como en una población trabajadora más sana, más motivada, con la moral más alta y con un mejor clima laboral.

Por todo ello, se ha de  entender la promoción de la salud en el lugar de trabajo como una estrategia innovadora que aspira a la prevención de los riesgos profesionales (incluyendo enfermedades relacionadas con el trabajo, accidentes, lesiones, enfermedades profesionales y estrés) y a aumentar la capacidad individual de la población trabajadora para mantener su salud y mejorar sus hábitos de vida.

Salud en el trabajo, de la Prevención a la Promoción

La atención a la salud y a la seguridad en los lugares de trabajo define el grado de progreso civil, social, económico y ético de un país. Trabajar no puede tener implícito el riesgo de accidentarse o enfermar. Por ello, es necesario centrar los esfuerzos en promover el bienestar en los lugares de trabajo y no sólo en evitar el malestar, como se ha venido haciendo hasta ahora de manera generalizada.

El concepto ‘empresa saludable’ recoge a aquellas entidades que no sólo cumplen con sus obligaciones de prevención básica de los riesgos laborales, sino que además realizan esfuerzos sistemáticos dirigidos a maximizar la salud y la productividad de sus empleados.

El American College of Occupational and Environmental Medicine (ACOEM), en un reciente documento desarrollado por su Committee of Health and Productivity, ha lanzado la idea de crear programas integrados que unifiquen la prevención de riesgos laborales y la promoción de la salud del trabajador con una orientación dirigida al bienestar laboral.

La obesidad, las alteraciones del sueño, la pérdida de agudeza visual o auditiva, son aspectos de salud individual que se relacionan con la incidencia de accidentes de trabajo. Por su parte, factores de riesgo laboral como el trabajo a turnos puede condicionar una peor alimentación y favorecer la obesidad o la diabetes, además de cáncer de mama. La obesidad, a su vez, favorecerá las lesiones osteomusculares en el trabajo. Existen, pues, evidencias de interacción recíproca entre el estado de salud individual del trabajador y la vulnerabilidad a los riesgos laborales, que justifican científicamente la posibilidad de encontrar sinergias mutuamente beneficiosas entre las actividades de protección y promoción de la salud en el trabajo, cuya resultante final vendría a ser la empresa saludable. (Ferrando, 2011)

Un entorno laboral saludable es esencial, no solo para lograr la salud de los trabajadores, sino también para hacer un aporte positivo a la productividad, la motivación laboral, la fluidez de relaciones laborales, el espíritu de trabajo, la satisfacción en el trabajo y la calidad de vida en general.

La Red Europea de Promoción de la Salud en el Trabajo (ENWHP) ha demostrado que la promoción de la salud en el trabajo (PST) mejora el ambiente laboral y es beneficiosa para la empresa, trabajadores y sociedad. Bajo el lema Trabajos saludables, bueno para ti, buen negocio para todos, la campaña «Trabajos saludables» 2012–2013, Trabajando juntos para la prevención de riesgos”, coordinada por la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA) se organiza de manera descentralizada y está concebida para ayudar a las autoridades nacionales, las empresas, las organizaciones, los directivos, los trabajadores y sus representantes y otras partes interesadas en  trabajar juntos para mejorar la seguridad y la salud en el trabajo.

¿ Por qué invertir en la Promoción de la Salud en el lugar de trabajo (PSLT)?

El éxito de una empresa depende de contar con unos trabajadores sanos que trabajen en un entorno favorable: La PSLT contribuye a que los trabajadores se sientan mejor y mas saludables, lo que se traduce en:

  • Descenso del absentismo
  • Reducción el presentismo, es decir, el hecho de acudir al trabajo enfermo y de no rendir como cuando se está sano, que puede llegar a ser del 33% o más
  • Mayor motivación
  • Mejora de productividad
  • Mayor facilidad para la contratación
  • Menor rotación del personal, y
  • Transmitir una imagen positiva de empresa concienciada con la salud de sus trabajadores.

Además, en relación con el coste-efectividad de las intervenciones, las investigaciones demuestran que cada euro invertido en PSLT obtiene una rentabilidad de la inversión de entre 2,5 y 4,8 euros en concepto de disminución de los costes por absentismo. Así mismo, disminuye los costes de la seguridad social, al reducir los costes sanitarios hasta un 26,1%, las incapacidades temporales o permanentes, las pensiones, etc.

Para esto es necesario trabajar desde el compromiso y liderazgo empresarial en la gestión de la prevención, así como desde la participación de los trabajadores.

Fuentes:

Entrada realizada por Miguel Antº Soriano Contreras. Enfermero Subinspector de Servicios Sanitarios. Servicio de Incapacidad Temporal y Salud Laboral de la Consejería de Sanidad y Politica Social de la Región de Murcia.

 

Los comentarios están cerrados.