Informe sobre la salud en el mundo 2013

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado el Informe sobre la salud en el mundo 2013: Investigaciones para una cobertura sanitaria universal.

En 2005, todos los estados miembros de la OMS asumieron el compromiso de alcanzar la cobertura sanitaria universal, es decir alcanzar el pleno acceso a servicios preventivos y terapéuticos de calidad y protección contra los riesgos económicos.

La Resolución 58.33 de la Asamblea Mundial de la Salud de 2005 fue una expresión colectiva de la convicción de que todos tenemos derecho a acceder a los servicios sanitarios y que nadie debe sufrir dificultades financieras por hacerlo.

Desde entonces, se ha avanzado mucho en la prestación de servicios de salud y en la protección contra los riesgos económicos, como se puede comprobar por los progresos realizados en la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) relacionados con la salud, y el descenso generalizado de los pagos en efectivo por la utilización de esos servicios.

Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU

No obstante, el mundo todavía está muy lejos de alcanzar la cobertura universal en ambos aspectos. Por poner un ejemplo, el informe señala que casi la mitad de las personas infectadas por el VIH que podrían someterse a tratamiento antirretroviral seguían sin recibirlo en 2011, y se estima que todos los años unos 150 millones de personas son víctimas de una catástrofe económica al tener que pagar de su propio bolsillo los servicios de salud que necesitan.”

Además, las condiciones que determinan la falta de salud, así como la capacidad financiera para proteger a la población contra las enfermedades, varían de un país a otro. En consecuencia, dado lo limitado de los recursos, cada país debe determinar sus prioridades para mejorar las condiciones de salud, los servicios que se necesitan, y los mecanismos apropiados de protección contra los riesgos económicos.”

Este informe sostiene que la cobertura sanitaria universal no se puede lograr sin los datos que proporciona la investigación científica. La investigación permite resolver una amplia gama de interrogantes sobre como conseguir la cobertura universal y proporciona respuestas para mejorar la salud el bienestar y el desarrollo del ser humano.

El Informe sobre la salud en el mundo, publicado por vez primera en 1995, es la principal publicación de la OMS. El informe evalúa un tema concreto de la salud mundial, sobre el que presenta estadísticas de todos los países. Su principal objetivo es ofrecer a los países, organismos donantes, organizaciones internacionales y otros interesados la información que necesitan para tomar sus decisiones sobre políticas y financiación. 

Asimismo, el informe va destinado a una audiencia más amplia, en la que se encuentran las universidades, los hospitales con actividades docentes, los periodistas y el público en general; en suma, cualquiera con un interés profesional o personal en los temas de la salud internacional. Hasta el momento se han publicado 16 ediciones

Fuentes:

Entrada realizada por Fuensanta Martínez Moreno, enfermera y técnica de Salud Publica. Servicio de Promoción y Educación para la Salud de la  Dirección General de Salud Pública.

Día Internacional del Cáncer del Mama 2013

El 19 de octubre se celebra el Día Internacional del Cáncer de Mama, un acontecimiento que año tras año permite sensibilizar sobre este problema de salud. Aunque es un cáncer frecuente en mujeres y raro en hombres, es un problema de todos y todos hemos de involucrarnos. Con frecuencia se informa sobre factores de riesgo y de protección; es importante conocerlos, pero no se debe caer en la tentación de “culpabilizar” a las enfermas, porque es una simpleza además de injusto.

La acumulación de casos en una misma rama familiar es un factor de riesgo. En ocasiones en estas familias se identifican mutaciones en algunos genes (BRCA1 y BRCA2 son los más frecuentemente mutados) que se heredan tanto por la vía paterna como por la materna, por tanto no es sólo un problema de las mujeres.

Otros factores ligados al estado hormonal de las mujeres, como la menarquia temprana (tener la regla demasiado joven) y la menopausia tardía, son factores de riesgo, en tanto que tener hijos y amamantarlos son factores de protección. El número de hijos y cuanto tiempo darles pecho ¿es una decisión exclusiva de la mujer? En absoluto, ni siquiera lo es exclusiva de la pareja, hay cuestiones culturales, legislativas, económicas de apoyo familiar, etc. que influyen de manera determinante.

También el consumo de alcohol y la obesidad son factores de riesgo, en tanto que el ejercicio físico puede actuar como factor protector; estas conductas puede parecer que responden a decisiones personales, pero no se puede olvidar que forman parte de los  estilos de vida y que en estos, los aspectos sociales, económicos, legislativos, culturales son determinantes. Es absurdo responsabilizar a las enfermas por sus conductas previas a la enfermedad cuando tantas cosas influyen en las mismas, más aún cuando es conocido que hay una gran proporción de mujeres con cáncer de mama sin que presenten alguno de los factores de riesgo conocidos.  Está bien promover conductas saludables, es disparatado culpar a quién no lo haga.

En el mapa que se presenta a continuación, se aprecia que hay países con una incidencia (casos nuevos cada año) del cáncer de mama muy alta frente a otros con una incidencia muy baja. Esto significa que las mujeres que han nacido y viven los países con alta incidencia tienen una probabilidad mucho mayor de desarrollar un cáncer de mama que las mujeres de los países con incidencia baja, eso aunque no presente ninguno de los factores de riesgo conocidos. Una prueba más de cómo el desarrollo económico influye en la salud de las poblaciones y, así mismo, de que el cáncer de mama no es un problema sólo de las mujeres, todos estamos involucrados.

Tasas por 100.000 mujeres de incidencia de cáncer de mama estandarizada por edad para todas las edades

La prevención del cáncer de mama es posible. Varios ensayos comunitarios han demostrado la eficacia del cribado mediante mamografías sistemáticas en ambas mamas en mujeres entre 50 y 74 años para detectar, y por tanto tratar, precozmente estos cánceres. Se ha estimado que en las poblaciones donde se realiza esta práctica se reduce la mortalidad por cáncer de mama alrededor de un 30%, aunque depende de la participación y de la adhesión (porcentaje de mujeres que se repiten las mamografías) al programa. A este tipo de prevención en medicina se le denomina prevención secundaria, su objetivo no es evitar la enfermedad si no controlar o disminuir sus consecuencias.
 
En mujeres mayores de 74 años no se ha demostrado que sea eficaz, por lo que no se recomienda y en menores de 50 años hay una gran controversia. Existe un consenso generalizado en no recomendar el cribado en mujeres menores de 40 años, en tanto que entre 40 y 50 años hay un debate importante porqué no está claro si los perjuicios derivados de cribado son mayores que sus beneficios. La instituciones que lo recomiendan insisten en  que hay que informar sobre los riesgos y que la mujer tome una decisión en función de su riesgo. Los tres problemas más importantes sobre los que hay que informar a las mujeres son los falsos positivos, los falsos negativos y el sobrediagnóstico. Todos son más frecuentes en mujeres que se realizan mamografías de cribado en este grupo de edad, por el contrario los beneficios (la disminución de la mortalidad) son más dudosos.
 
Los falsos positivos y falsos negativos se producen por la insuficiencia de la técnica o por las características de la mama en las mujeres de esta edad, más densas, que dificultan la interpretación de las mamografías. En el primer caso, la imagen radiológica induce la  sospecha de un cáncer cuando no lo hay; la consecuencia es el inicio de una secuencia de pruebas complementarias, con frecuencia incluyendo punciones y otras pruebas invasivas, para descartar un cáncer e incluso a veces deriva en tratamientos quirúrgicos de la mama. Los falsos negativos, descartar la presencia de cáncer cuando lo hay, pueden inducir retrasos diagnósticos al producir falsas seguridades. 

El sobrediagnóstico y por tanto sobretratamiento, consiste en diagnosticar y tratar cánceres clínicamente irrelevantes, es decir, que dejados a su evolución natural no causarían problemas médicos. La implantación masiva de programas de cribado del cáncer de mama en los países desarrollados, en especial en Europa, ha puesto de manifiesto este problema que esta obligando a revisar en profundidad estos programas. El informe más reciente ha sido realizado por un grupo de científicos e investigadores británicos para el programa de cribado del Servicio Nacional de Salud de Reino Unido. Se concluye que, aunque es cierto que existe un sobrediagnóstico debido a este programa, los beneficios  son mayores que los perjuicios debidos al mismo. Este estudio está referido a un programa de cribado para mujeres entre 50 y 74 años, en mujeres menores de esa edad no se dispone información sobre este balance entre beneficios y perjuicios, aunque, como se ha comentado con anterioridad, el riesgo de sobrediagnóstico es mayor y los beneficios menos claros.

En definitiva, el cáncer de mama no es un problema exclusivo de las mujeres, es un problema de todos. Para disminuir su incidencia es importante influir en el estilo de vida de las mujeres mediante estrategias de promoción de la salud, dirigidas al conjunto de la población. La prevención secundaria es posible en mujeres entre 50 y 74 años, no se recomienda en mujeres de mayor edad ni en menores de 40 años. En  mujeres entre 40 y 50 años ha de considerarse el riesgo de cada mujer, así como los beneficios y riesgos del cribado mediante mamografía sistemática, en especial el incremento de falsos positivos, falsos negativos y de sobrediagnóstico.

Fuentes:

Entrada realizada por Francisco Pérez Riquelme, médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública.  Coordinador del Programa de Prevención del Cáncer de Mama. Servicio de Promoción y Educación para la Salud. Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad y Política Social de la Región de Murcia.

Primer Concurso Iberoamericano de Buenas Prácticas de Promoción de Salud en Universidades: Proyectos Ganadores

La Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud(OPS/OMS), junto con la Red Iberoamericana de Universidades Promotoras de Salud (RIUPS) y la Universidad Católica del Norte (UCN) de Chile, han hecho públicos los proyectos ganadores a nivel nacional del Primer Concurso Iberoamericano de Buenas Prácticas de Promoción de la Salud en Universidades e Instituciones de Enseñanza Superior.

Al Concurso se presentaron un total de 90 proyectos de España y 18 países de Suramérica. Tal y como estaba previsto en las bases, en cada país se ha seleccionado una propuesta por cada una de las categorías (promoción de estilos de vida y conductas saludables, entorno saludable, alcance comunitario y trabajo en red). En España, las propuestas galardonadas como Buenas Practicas de Promoción de Salud en la Universidad han correspondido a las universidades de Sevilla, Alicante y Girona. A continuación describimos el proyecto que ha sido premiado en cada una de las categorías:

Categoría: “Promoción de estilos de vida y conductas saludables”

Universidad de Sevilla: “Buenas Practicas de Promoción de Salud en la Universidad de Sevilla”.

El Proyecto “Programa Forma Joven” pretende fomentar la participación activa del estudiante en la vida universitaria, estableciendo una red de mediación en la que es directamente el alumnado quien proporciona de manera activa y efectiva la información sobre diferentes estilos de vida a la comunidad universitaria. Enmarcado en este proyecto se ha creado un Club de Mediación Universitaria cuyo objetivo es informar, asesorar y orientar a las áreas de salud para fomentar hábitos de vida saludables. Entre sus actuaciones se encuentra la organización de campañas de sensibilización, celebración de Días Mundiales, desarrollo de cursos… entre otras intervenciones que fomenten una actitud responsable en el colectivo destinatario. Igualmente han generado un Banco de Buenas Prácticas de intervenciones en salud.

Categoría: “Campus Universitario/entorno saludable”

Universidad de Alicante: Universidad de Alicante: Una Universidad Saludable” .

El Programa Universidad Saludable de esta institución se basa en los cuatros pilares de las universidades promotoras de la salud. Por una parte incorporar de forma transversal las competencias sobre promoción de salud en los planes de estudio. Por otro lado y siendo uno de sus puntos “fuertes”, fomentar la intersectorialidad y la participación activa de equipos decanales con las direcciones de los centros y del alumnado, mediante la concesión de créditos a estos últimos por su colaboración en diferentes proyectos. En tercer lugar fomentar la investigación en Activos en Salud. Y por último promover un entorno saludable incorporando diversos proyectos, programas e iniciativas como son: Campus cardioprotegido (instalacion de desfibriladores), planificación de acciones formativas a la Comunidad Universitaria; Rutas saludables; celebración de días internacionales; promoción del uso de la bicicleta; proyecto de nutrición saludable en coordinación con distintos servicios universitarios y con otros programas y creación de una red social en Facebook “Alicante Universidad Saludable”.

Categoría: “Promoción de salud de alcance comunitario”

Universidad de Girona: La Universidad de Girona impulsa el Plan UDG Saludable”

Se ha creado una Cátedra de Promoción de la Salud que promueve el estudio y la investigación en el ámbito del conocimiento, mediante la organización de actividades de reflexión, debate y difusión. Esta estructura académica y operativa promueve acciones de promoción de salud en el entorno comunitario,  enmarcadas en un Plan cuya finalidad es mejorar la calidad de vida de la comunidad incorporando la promoción de la salud en el proyecto educativo y laboral de la universidad.

Los objetivos propuestos son, entre otros, impulsar acciones para ganar salud y prevenir enfermedades y conseguir entornos universitarios saludables teniendo en cuenta las esferas física, laboral y social. Entre las actuaciones llevadas a cabo destaca la incorporación del Plan al programa de gobierno de la Universidad, así como la puesta en marcha de las siguientes acciones: Universidad Cardioprotegida; acreditación de sus establecimientos de restauración como promotores de la Alimentación Mediterránea; itinerarios saludables; incorporación del programa al Plan de Formación del personal; edición de un Boletín de Universidad Saludable; colaboración y participación en plataforma de Promoción de Salud de Girona, además de en las redes de Universidades Saludables nacionales e internacionales.

Categoría: “Acciones a través de Redes de Universidades”
Universidad de Sevilla: Buenas Prácticas en la Red Andaluza de Universidades Promotoras de Salud (RAUS)
En 2009 la Consejería de Salud y Bienestar Social de la Junta de Andalucía creó la Red de Universidades Promotoras de Salud (RAUS) con el objetivo de visualizar y coordinar las acciones de las diferentes Universidades Públicas de Andalucía, permitiendo la coordinación de acciones de promoción de salud y el apoyo institucional. La RAUS está compuesta por 10 Universidades y cuenta también con el apoyo de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo. Los objetivos de la RAUS son favorecer entornos universitarios saludables, aportar cauces de formación en promoción de salud en currícula, propiciar la participación en procesos de formación de diferentes actores de la comunidad universitaria, construir una red de mediadores universitarios, propiciar la investigación aplicada al ámbito universitario, favorecer la sensibilización, el intercambio de experiencias y recursos y su difusión y proyectar las actividades de promoción de salud a otros ámbitos. Entre los resultados obtenidos destacan el reconocimiento de de Créditos Optativos de Libre Elección en las acciones formativas de promoción de la salud, la incorporación de un itinerario formativo en salud a través del Trabajo Fin de Grado; Incorporación de la mediación como estrategia de promoción de la salud mediante el desarrollo de procesos formativos basado en habilidades sociales; el empoderamiento del alumnado; visualizar los servicios que realizan promoción de la salud; promover la concienciación sobre el diseño de planes coordinados con el gobierno central.

El Concurso es una buena estrategia para fomentar el intercambio de experiencia y facilitar la exportación de buenas prácticas. Se pueden consultar el resto de proyectos galardonados en otros páises en la Web de la OPS Salud y Universidades

Posteriormente se informará sobre los proyectos galardonados a nivel internacional, fase del concurso en la que participan cada uno de los seleccionados como ganador en su país de origen.

Entrada realizada por Adelaida Lozano Polo, enfermera, técnica de Salud Pública del Servicio de Promoción y Educación para la Salud de la Consejería de Sanidad y Política Social. Proyecto de Universidad Saludable en la Universidad de Murcia. 

Prevención de la infección por VIH/Sida: La transmisión vertical

Los primeros meses de embarazo son un período de gran importancia para la salud de la mujer y la de su hijo o hija. Entre otros motivos, en este momento son detectables algunas infecciones que pueden afectar al feto, como la provocada por el virus de la inmunodeficiencia humana, conocido como VIH.

Se denomina transmisión vertical, a la transmisión del VIH de la madre a su hijo o hija durante el embarazo (a través de la placenta), durante el parto (al ponerse en contacto el feto con las secreciones vaginales y la sangre materna en el canal del parto) o en el periodo de lactancia (a través de la leche materna). Sin ninguna intervención, aproximadamente un 20% de los niños se infectan antes de nacer (infección prenatal o intrauterina), mientras que entre un 50–80% lo hacen durante el parto (infección intraparto); por otro lado, la lactancia materna puede incrementar en un 15-20% el riesgo de transmisión.

Entre las estrategias para disminuir la posibilidad de infección al niño o niña, se encuentran la administración de los tratamientos antirretrovirales (medicamentos específicos para combatir al virus) durante el embarazo, además de otras medidas como la cesárea electiva, el tratamiento protector al bebé y la suspensión de la lactancia materna. A partir de la utilización de estos métodos de prevención se ha reducido de manera importante la transmisión vertical, llegando a menos de un 2% aproximadamente. Desde el año 2003 no se ha notificado ningún caso de sida por transmisión madre-hijo en la Región de Murcia. Los dos últimos casos se registraron en 2002.

Por lo tanto, la detección temprana de la infección por el VIH en la mujer gestante puede evitar importantes problemas de salud para ella y para su hijo o hija y es un objetivo prioritario de las instituciones socio sanitarias informar y formar a las madres sobre los beneficios de conocer su estado serológico respecto a la infección por VIH/sida en el momento del embarazo.

En la actualidad los niños portadores del virus del VIH que se infectaron por transmisión vertical son un grupo de jóvenes que deben enfrentarse a las dificultades derivadas del estigma social que conlleva esta enfermedad y del aislamiento que sufren muchos de ellos. La necesidad de respeto y protección tiene gran importancia entre estos jóvenes que necesitan sentir que no son simplemente números en las estadísticas dramáticas del VIH, si no una parte viva de la lucha contra esta infección.

La marginación y discriminación no sólo niegan sus derechos como personas afectadas, sino que son inútiles para controlar la enfermedad. Se ha demostrado científicamente que no existe riesgo de transmisión a través de las relaciones cotidianas. No se puede adquirir la infección por contacto casual en la escuela o a través de las relaciones cotidianas…. Rechazar a las personas afectadas no hace sino incrementar su sufrimiento y proporcionar una falsa sensación de seguridad a la sociedad.

Fuentes:

Entrada realizada por Josefa Ballester, enfermera y técnica de Salud Publica. Servicio de Promoción y Educación para la Salud.