Promoción de la alimentación saludable y prevención del cáncer

El cáncer es una de las enfermedades más frecuentes en el mundo y la segunda causa de muerte en los países industrializados. En la aparición del cáncer influyen tanto factores genéticos como factores ambientales, que pueden ser físicos (radiaciones ultravioleta e ionizantes), químicos (asbestos, componentes del humo del tabaco, aflatoxinas, arsénico, etc.) y biológicos (infecciones por algunos virus, bacterias o parásitos). El envejecimiento es otro factor fundamental en la aparición de cáncer.

En los países industrializados, más del 90% de los cánceres se pueden atribuir al estilo de vida y a influencias del medio ambiente: El consumo de bebidas alcohólicas y tabaco, la mala alimentación, la inactividad física, la contaminación ambiental, etc. son factores de riesgo en la aparición de distintos tipos de cáncer.

Aproximadamente, una tercera parte de los cánceres están relacionados directamente con la alimentación. Ya en 1984, el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos estableció que un 35 por ciento de los tumores tenían su origen o estaban relacionados con factores alimentarios.

En 1997 el Fondo Internacional para la Investigación del Cáncer, junto con el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer (AICR), publicó el informe Alimentos, Nutrición y Prevención del Cáncer: Una Perspectiva Global que no dejaba lugar a dudas sobre la íntima relación existente entre cáncer y dieta.  En un segundo informe, Alimentos, Nutrición, Actividad Física y la Prevención del Cáncer: Una perspectiva mundial publicado en 2007, se presentan nuevas pruebas científicas y se establecen objetivos y recomendaciones para la prevención.

La evidencia mejor conocida entre alimentación y cáncer es aquella que indica una relación inversa entre este problema de salud y el consumo de verduras. El consumo de verdura (y de forma menos definitiva el de frutas) ha demostrado un efecto protector frente a la mayor parte de los cánceres más frecuentes. Los mecanismos causantes de ello son multifactoriales, al ser múltiples los componentes de frutas y verduras; los más estudiados son las vitaminas (C, E, A, β-carotenos y licopeno) y los minerales (selenio y cinc) con propiedades antioxidantes.

Las evidencias proceden de estudios básicos que identificaron el papel de estos nutrientes frente a los radicales libres, de estudios descriptivos que han puesto de manifiesto que las diferencias geográficas en la incidencia de distintos canceres pueden ser explicados por las diferencias en el consumo de frutas y verduras y de estudios analíticos que muestran asociaciones inversas entre los niveles plasmáticos de antioxidantes y diversos tipos de cáncer.

Otros estudios evidencian la relación entre el consumo fibra dietética y la protección frente al cáncer de  colon y recto. La “hipótesis de la fibra dietética” (Burkitt  y Trowell 1972-1975), afirmaba que las dietas ricas en alimentos que contienen el material de la pared celular muestran una acción protectora frente a una serie de enfermedades. Esta relación entre fibra y cáncer de colon y recto esta basada en los efectos de la fibra insoluble, al disminuir esta el tiempo de tránsito e incrementar la masa fecal, además de su capacidad de adherencia y dilución de los ácidos biliares y otros carcinógenos. 

Las mayores evidencias de la relación entre ingesta de lípidos y cáncer se ha centrado en el cáncer de colon y los cánceres dependientes de hormonas como los de mama, próstata, ovario y endometrio. Esta asociación entre ingesta de lípidos y cáncer se produce a partir del consumo de lípidos animales y ácidos grasos saturados.

Las recomendaciones para la prevención del cáncer relacionadas con la alimentación, que se pueden consultar detalladamente en el resumen en español del informe, son las siguientes:

  • Recomendación 1: Mantenimiento del peso corporal – Mantener el menor peso posible dentro de los márgenes normales del peso corporal.
  • Recomendación 2: Actividad física – Mantenerse físicamente activo como parte de la vida cotidiana.
  • Recomendación 3: Alimentos y bebidas que promueven el aumento de peso:
    • Limitar el consumo de alimentos de alta densidad energética.
    • Evitar el consumo de bebidas azucaradas.
  • Recomendación 4: Alimentos vegetales – Consumir sobre todo alimentos de origen vegetal.
  • Recomendación 5: Alimentos de origen animal – Limitar la ingesta de carnes rojas y no consumir carnes elaboradas.
  • Recomendación 6: Bebidas alcohólicas – Limitar el consumo de bebidas alcohólicas.
  • Recomendación 7: Conservación, elaboración, preparación:
    • Limitar el consumo de sal
    • No consumir cereales (granos) o leguminosas (legumbres) contaminados por hongos.
  • Recomendación 8: Suplementos alimentarios – Procurar satisfacer los requerimientos nutricionales solo por medio de la dieta.
  • Recomendación especial 1: Lactancia materna – Las madres deben amamantar a sus hijos; los lactantes deben ser amamantados. 
  • Recomendación especial 2: Sobrevivientes de cáncer – Seguir las recomendaciones para la prevención del cáncer.

Las estrategias de promoción de la salud han de incidir en la importancia de instaurar hábitos alimentarios sanos basados en una alimentación correcta, variada y completa, con una dieta equilibrada, desde la infancia y teniendo en cuenta todos los ámbitos de actuación: Escolar, familiar y comunitario, sanitario y empresarial.

En la Región de Murcia son varias las iniciativas que tienen como finalidad la promoción de estilos de vida saludables relacionados, entre otros factores, con la alimentación y la actividad física. Podemos destacar el Plan de Educación para la Salud en la Escuela,  y el Proyecto de Universidad Saludable de la Universidad de Murcia. También, el fomento de la lactancia materna integral en todas las áreas de salud y la promulgación de normativa relacionada con la alimentación en los comedores escolares: Decreto n.º 97/2010, de 14 de mayo, por el que se establecen las características nutricionales de los menús y el fomento de hábitos alimentarios saludables en los Centros Docentes no Universitarios son otras intervenciones reseñables de promoción de la salud. 

Además, se está desarrollando el programa de prevención del cáncer de colon y recto, para la detección precoz del cáncer de colon y recto mediante la detección de sangre oculta en heces a todas las personas de entre 50 y 69 años.

Fuentes:

Entrada realizada por Mariano Martínez Tomás, enfermero del Programa de Prevención del Cáncer de Colon y Recto en el Área de Salud I. Servicio de Promoción y Educación para la Salud. Consejería de Sanidad y Política Social de la Región de Murcia.

Los comentarios están cerrados.