Riesgo Incrementado en Cáncer de Mama

A finales de 1994 se inicia en la Región de Murcia el Programa de Prevención del Cáncer de Mama destinado a mujeres entre los 50 y 64 años y que posteriormente, en el año 2002, se amplió hasta los 69 años. Una vez  en marcha éste programa, se plantea la ampliación a otros grupos de riesgo, mujeres entre los 30 y 49 años que, por sus características, tenían una probabilidad mayor que la población general de tener un cáncer de mama. Y se pone en marcha el Programa de Riesgo Incrementado.

¿Cuál es su finalidad?

Lo que se pretende con el Programa de Riesgo Incrementado es:

  • Identificar que mujeres tienen un riesgo mayor que el de la población general de tener un cáncer de mama, ya sea por antecedentes familiares o personales. 
  • Realizar una prevención primaria y secundaria. La primera para actuar sobre los factores de riesgo y la segunda para detectar de forma precoz el problema.
  • Asesorar a las mujeres que participan en el programa en cuanto al seguimiento que hay que realizar.

¿A quien va destinado?

A mujeres mayores de 30 años y menores de 50. Estas han de cumplir unos criterios para formar parte de él. El hecho de tener un familiar con cáncer de mama no implica tener un riesgo mayor que el de la población general.

Los criterios para participar en el programa son, tener al menos un familiar de primer o segundo grado con uno de los criterios:

  • Cáncer de mama diagnosticado antes de los 50 años.
  • Con cáncer de mama bilateral (en ambas mamas).
  • Con cáncer de mama y ovario en la misma persona.
  • Algún varón con cáncer de mama.
  • Cáncer de mama y tener ascendencia judía.

La consulta de riesgo

La mujer puede llegar derivada por su médico de Atención Primaria, desde la Unidad de Mama del hospital, desde el Servicio de Oncología ó porque tenga algún familiar que ya está en seguimiento en el Programa.

En la consulta se le realiza una historia personal y familiar con cuyos datos se le hace la valoración del riesgo. Se le comunica y se le explica el seguimiento que, por protocolo, procede realizar. Y por último se le dan una serie de consejos sobre estilos de vida y dieta orientados al control de los factores de riesgo.

Importancia de la valoración del riesgo

La gente sabe que cuando en una familia hay incidencia de cáncer, esto puede tener influencia en su propio riesgo, el cual tiende normalmente a ser sobreestimado.

Si se realiza una valoración y un asesoramiento adecuado del riesgo, se puede ayudar a la mujer a tomar decisiones, tanto en lo relativo a intervenciones médicas, como a estrategias de prevención primaria y secundaria que pueda realizar ella, así como su familia. Además, les va a proporcionar una sensación de mayor control de la situación y les va a aliviar, de alguna forma, del estrés psicológico que puedan tener. 

Otros enlaces y páginas Web de interés:

Entrada realizada por Esperanza Jiménez García, enfermera de Salud Pública del Servicio de Promoción y Educación para la Salud. Consejería de Sanidad y Política Social de la Región de Murcia.

Enfermera del Programa de Riesgo Incrementado y de la Unidad de Consejo Genético del Hospital Morales Meseguer.

Los comentarios están cerrados.