Promoción de la Donación y Trasplantes de Órganos

Si hay algo que caracteriza la actividad trasplantadora es que, a diferencia de otros tratamientos médicos, aunque tengamos todos los medios hospitalarios y de recursos humanos si no hay donación no hay trasplante;  es por ello que necesitamos de todo el concurso de la sociedad, de su solidaridad, para que se lleve a cabo ésta actividad que salva vidas y mejora la calidad de vida de los pacientes, de ahí la necesidad de incidir en campañas de promoción de la donación. 

El trasplante de órganos es la sustitución de un órgano o tejido enfermo por otro sano y es a menudo la única alternativa de vida de muchos pacientes que están en lista de espera de un trasplante. 

La promulgación de normativa legal ( Ley española de trasplantes del año 1979 aún vigente y  Real Decreto 426/1980 que desarrolló la Ley, que legalizó el principio de Muerte cerebral y el consentimiento presunto “todo español es donante si en vida no ha dispuesto lo contrario”) sentó las bases para el desarrollo de los programas de donación y trasplantes; pero no es hasta el año 1989 con la creación de la Organización Nacional de Trasplantes, organismo técnico del Ministerio de Sanidad, Servicio Sociales e Igualdad, que supo potenciar lo mucho y bueno que había en España en materia de trasplantes, cuando España pasó a liderar las tasas de donación y trasplante a nivel mundial. 

Es importante reseñar los principios que rigen la Ley Española de trasplantes:

  • Altruismo: procurar el bien ajeno.
  • Solidaridad: atiende al principio de equidad y justicia distributiva en el acceso a un trasplante.
  • Gratuidad: no existirá compensación alguna por la donación ni se cobrará nada al receptor de un trasplante.
  • Información riesgo/beneficio.
  • Consentimiento informado de forma expresa, libre y consciente en caso de la donación de vivo.
  • Comprobación de la no oposición de los fallecidos.
  • Finalidad terapeútica de la donación. 

Aquellas personas interesadas en ser donantes de órganos y tejidos a su fallecimiento sólo tienen que comunicárselo a su familia o personas allegadas, de ellas se espera que respeten la voluntad del fallecido. Siempre se va a pedir el consentimiento para la donación, en primer lugar porque es una manera de conocer la voluntad del fallecido y en segundo lugar por respeto al duelo de la familia.

Donar tus órganos es...dar vidaPara que una persona pueda ser donante tiene que fallecer en un hospital, en una U.C.I./reanimación, donde se puede realizar el diagnóstico médico-legal de la muerte cerebral y se pueda llevar a cabo la preservación de los órganos para que puedan ser trasplantados en las mejores condiciones al receptor más adecuado. 

Existe también la “tarjeta de donante” que es un testimonio en vida de decisión de la persona, pero que no tiene una validez legal: si en un momento dado no está interesado, rómpala y comuniquéselo a su familia. Ésta tarjeta se puede solicitar en la Coordinación Regional de Trasplantes de la Consejería de Sanidad y Política Social o en los hospitales de la Región. 

 Asimismo en el Documento de Instrucciones Previas, que sí tiene una validez legal, una persona manifiesta de forma anticipada los deseos o instrucciones que, sobre las actuaciones médicas, se deberán tener en cuenta en caso de encontrarse en una situación en la que las circunstancias no le permitieran expresar libremente su voluntad, podrá hacer constar la decisión respecto a la donación de órganos. 

La población española en general es favorable a la donación, de hecho tenemos la mayor tasa de donación del mundo y consecuentemente de trasplantes, sin embargo hay que seguir incidiendo en disminuir las “negativas a la donación” mediante campañas de promoción: centros de Atención Primaria, Escuelas, Universidad, actuando sobre la sociedad en general proporcionando una adecuada información que facilite una actitud favorable a la donación. 

Fuentes:

Entrada realizada por Mª del Mar Rodríguez Martínez, enfermera de Salud Pública del Servicio de Promoción y Educación para la Salud. Consejería de Sanidad y Política Social de la Región de Murcia.

Los comentarios están cerrados.