Cribado en el cáncer de colon y recto familiar

El cáncer colorrectal (CCR) es una de las neoplasias más frecuentes en los países occidentales. En España, según datos de 2012 de la Agencia Internacional para la investigación en cáncer, es el tumor más frecuente, seguido del cáncer de próstata y de pulmón. No obstante, las posibilidades de supervivencia son muy grandes si se detecta a tiempo.

Muchos de los factores de riesgo del cáncer colorrectal están relacionados con el estilo de vida; la falta de actividad física, la alimentación pobre en fibra, frutas y verduras y rica en grasas, el sobrepeso y la obesidad, el consumo de alcohol y tabaco son factores que aumentan el riesgo de contraer cáncer colorrectal, sobre todo a medida que la persona envejece: más del 90% de los casos de cáncer diagnosticado corresponden a personas de 50 años o más.

Otros factores de riesgo son la existencia de enfermedades como la Enfermedad inflamatoria intestinal, enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa. O la existencia de antecedentes familiares de cáncer colorrectal, o síndromes hereditarios de origen genético, como el síndrome de Lynch.

La mayoría de cánceres de colon, un 65-85% son esporádicos, entre un 10-30% son de agregación familiar (cánceres que se acumulan en una familia por varias razones, como pueden ser compartir el mismo estilo de vida, exposiciones ambientales, etc.) y un 5-10% son de predisposición hereditaria. 

Puesto que los individuos con antecedentes familiares de CCR presentan un riesgo incrementado de desarrollar esta neoplasia y que este riesgo está condicionado por el grado de parentesco, el número de familiares afectados y la edad de diagnóstico, las personas afectadas deben hablar con sus médicos sobre la necesidad de comenzar las pruebas de cribado a una edad temprana y/o hacerlas con más frecuencia. 

Las guías de práctica clínica de prevención del cáncer colorrectal ayudan a los profesionales sobre como realizar el seguimiento según las características de las personas afectas. Algunas recomendaciones sobre el cribado en el cáncer colorrectal familiar son:

  1. En la historia clínica de cualquier individuo debe recogerse la eventual presencia de antecedentes familiares de CCR o adenomas colorrectales en 2 o 3 generaciones.
  2. El número de familiares afectos, el grado de parentesco y la edad en el momento del diagnóstico de CCR determinarán la estrategia de cribado que se seguirá.
  3. Los individuos con historia familiar de CCR deberían iniciar el cribado mediante colonoscopia a partir de los 40 años de edad, o 10 años antes de la edad de diagnóstico del familiar afecto más joven.

Fuentes:

  • Grupo de trabajo de la guía de práctica clínica de prevención del cáncer colorrectal. Actualización 2009. Guía de práctica clínica. Barcelona: Asociación Española de Gastroenterología, Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, y Centro Cochrane Iberoamericano; 2009. Programa de Elaboración de Guías de Práctica Clínica en Enfermedades Digestivas, desdela Atención Primariaala Especializada: 4.  
  • Segnan N, Patnick J, von Karsa L, et al. European guidelines for quality assurance in colorectal cancer screening and diagnosis. 1ª ed. Luxembourg: European Commission, Publications Office of the European Union; 2010

Entrada realizada por Mª Rita Torres Tortosa, enfermera de Salud Pública del Servicio de Promoción y Educación para la Salud. Consejería de Sanidad y Política Social de la Región de Murcia.

Los comentarios están cerrados.