¿Podemos prevenir el Cáncer Colorrectal?

El cáncer de colon es el tumor más frecuente en España en ambos sexos, por delante  de los de pulmón y mama. Con respecto a su prevención, a menudo nos planteamos la siguiente pregunta:

¿Existe alguna dieta, alimento o nutriente que prevenga o que favorezca el desarrollo del cáncer de colon y recto?

Para responder a esta pregunta analizaremos la evidencia científica sobre la influencia de la dieta en la prevención primaria del Cáncer de Colon y Recto (CCR).

Las primeras evidencias sobre el efecto de la dieta en el desarrollo del CCR son resultado de la observación de importantes diferencias en la incidencia de esta neoplasia en las diversas áreas geográficas (aumento en los países occidentales y relacionados con el desarrollo económico) así como la adquisición de un riesgo similar al de las sociedades de acogida por parte de inmigrantes procedentes de zonas de origen con baja incidencia en este tumor.

Una ingesta excesiva de los diferentes macronutrientes que componen la dieta puede contribuir a un incremento del riesgo de padecer cáncer colorrectal:

  • Así, en relación a las grasas, la mayoría de estudios observacionales no muestran que el contenido total de grasas incremente el riesgo de cáncer colorrectal.
  • Sin embargo, con respecto a las carnes, las diferentes revisiones disponibles muestran que la ingesta total de carne no se asocia a un mayor riesgo de cáncer colorrectal, pero sí con el consumo de carne roja (ternera, cerdo, cordero, etc.) y de carne procesada (embutidos, bacón, salchichas, etc.). La relación entre consumo y riesgo es aún mayor para las carnes procesadas que para la carne roja. Diversos productos de la pirólisis, como las aminas heterocíclicas que se forman cuando la carne se cocina muy hecha o en contacto directo con el fuego, pueden incrementar el riesgo de cáncer colorrectal, especialmente en personas genéticamente predispuestas. 
  • Con respecto a la ingesta de fibra, vegetales y frutas, diversos estudios muestran una asociación inversa entre el consumo de fibra, vegetales y fruta y el riesgo de cáncer colorrectal. El estudio del European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition ha mostrado un efecto protector. Existe un efecto beneficioso de los suplementos de fibra y de la dieta rica en fibra en la recurrencia de adenomas colorrectales, una dieta rica en fibra reduce el riesgo de desarrollar estas lesiones.
  • Y por último, en relación con la leche y otros productos lácteos, resultados de una reciente revisión sistemática indican que existe un efecto protector de la leche y otros productos lácteos con un consumo superior a 250 gramos/día.

Todo estos estudios sobre el papel de la dieta en el desarrollo del cáncer de colon y recto podrían presentar limitaciones, dado que es difícil aislar y analizar todos sus componentes.

En relación con los micronutrientes, diferentes estudios han evaluado el efecto de la administración de suplementos de folato, calcio y vitamina D, entre otros, en la prevención primaria del cáncer colorrectal:

  • Con respecto a la ingesta de suplementos de folatos, una dieta rica en folato se asocia con la reducción del riesgo de CCR en la población de riesgo medio, pero no la dieta rica en folato más suplementos de folato. En la población de riesgo elevado de padecer cáncer colorrectal, el folato no modifica el riesgo de recurrencia de adenomas colorrectales.
  • En el caso de los suplementos con Calcio, la “dieta rica en calcio” y la “dieta rica en calcio más suplementos” se asocian con una reducción de riesgo de cáncer colorrectal en la población de riesgo medio, formada por aquellas personas que tienen entre 50 y 69 años. En la población de riesgo elevado, los suplementos de calcio pueden tener un efecto protector en el desarrollo de adenomas colorrectales. Por último, con los suplementos con Vitamina D se dispone de pocos estudios epidemiológicos que evalúen el efecto de la vitamina D en la prevención del cáncer colorrectal. Una reciente revisión señala que la dieta rica en vitamina D en dosis elevadas (1.000-2.000 U/día) se asocia con la reducción de riesgo de cáncer colorrectal en la población de riesgo medio.

En RESUMEN podríamos recomendar con respecto a la PREVENCIÓN PRIMARIA del cáncer de colon lo siguiente:

  • Moderar el consumo de carne roja, carne procesada y carne cocinada muy hecha o en contacto directo con el fuego en la prevención del cáncer colorrectal.
  • A pesar de los resultados poco concluyentes de que se dispone, sería aconsejable promover una dieta baja en grasas y rica en fibra, fruta y vegetales.
  • Una dieta rica en leche y otros productos lácteos podría estar justificada en la prevención de cáncer colorrectal.
  • Se considera necesaria una ingesta adecuada de folato, calcio y vitamina D en la dieta, pero estos micronutrientes no deberían administrarse en forma de suplementos para la prevención del cáncer colorrectal.

Sitios web donde consultar

Entrada realizada por José Cruzado Quevedo, médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria y coordinador para Atención Primaria del Programa de Prevención del Cáncer de Colon y Recto de la Consejería de Sanidad y Política Social de la Región de Murcia.

Los comentarios están cerrados.