¿Quién debería hacerse la prueba del Sida?

Recientemente, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha publicado las nuevas directrices para la realización de la prueba de VIH en el ámbito sanitario:

“Guía de recomendaciones para el diagnóstico precoz del VIH en el ámbito sanitario”

Guía de recomendaciones para el diagnóstico precoz del VIH en el ámbito sanitario

En esta guía se dan recomendaciones a profesionales de la salud sobre enfermedades, signos y síntomas que puedan ser sugestivos de infección por VIH y/o Sida. Además, como gran novedad, encontramos recomendaciones para realizar la prueba a personas sin síntomas ni riesgo evidente. Ya no se habla del antiguo concepto de “grupos de riesgo”. No se trata de lo que eres sino de lo que haces. 

¿Grupos de riesgo?

Tradicionalmente se ha pensado que eso del Sida era cosa de los “otros”, que hacían cosas “malas” como inyectarse drogas o ser promiscuos.

Hoy en día ya no se habla de “grupos de riesgo” sino de “prácticas de riesgo”, algo que puede hacer una persona “normal”, sin necesidad de etiquetarla como perteneciente a ningún grupo. Esto refuerza la idea de que el Sida es cosa de todos y que cualquier persona puede haberse puesto en riesgo de infectarse con el virus. 

¿Prácticas de riesgo?

Dejando aparte la inyección de drogas – que continúa, aunque a mucha menor escala – , la mayoría de pacientes a los que se diagnostica la infección por VIH se han infectado a través de las relaciones sexuales.

Concretamente, se ha puesto en riesgo “cualquier persona que haya mantenido relaciones sexuales con penetración y sin preservativo, con una persona de la que desconozca si tiene o no la infección”.

En algunos casos tendremos claro si nos hemos puesto en riesgo o no, pero en otros la cosa puede estar menos clara:

  • “fue solo un poquito”
  • “es un buen chico, lo conozco hace tiempo”
  • “hicimos la marcha atrás”
  •  “eso ocurrió hace muchos años”
  • “no, yo solo con mi marido”
  • “estaba muy borracho, no estoy seguro…”

En personas que no son conscientes de haberse puesto en riesgo, la posibilidad de diagnóstico tardío (cuando el sistema inmunitario está ya deteriorado) es muy alta. Y en este caso puede ser demasiado tarde, a pesar de que los nuevos tratamientos son muy eficaces.  Sabemos que el VIH puede convertirse –gracias a los nuevos tratamientos– en una enfermedad crónica perfectamente controlable, que no produzca más problemas que la tensión alta o el colesterol bien controlados. Y para ello es fundamental diagnosticar la infección precozmente.

Por este motivo, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad está dando instrucciones para que se ofrezca la prueba de VIH a:

  •  toda persona entre 20 y 60 años
  • que nunca se haya realizado la prueba del VIH
  • que se le vaya a realizar un examen de sangre por cualquier motivo

De esta manera se espera diagnosticar y tratar al sector de población que puede estar infectado sin saberlo, de una forma eficiente, y así evitar las graves consecuencias potenciales de esta enfermedad.

y tu, ¿te has hecho ya la prueba del VIH?

En la Región de Murcia puedes obtener más información sobre la infección del VIH y donde realizar la prueba en:

Entrada realizada por Fuensanta Gual López, médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria del Servicio de Promoción y Educación para la Salud de la Consejería de Sanidad y Política Social de la Región de Murcia.

Los comentarios están cerrados.