“El poder está en tus manos”, Día Mundial del Lavado de Manos 2014

En la actualidad puede parecer innecesario dedicar un día a la conmemoración de un acto de higiene tan simple y cotidiano como el lavado de manos con jabón. No obstante esta práctica, considerada una intervención clave y costo-efectiva (barata) que salva vidas, no está tan extendida como podemos imaginar.

El lavado de manos con jabón es muy poco practicado: muchas personas en todo el mundo se lavan las manos sólo con agua, en la creencia de que para tener las manos limpias es suficiente con quitar la suciedad visible. Por esto, las tasas de lavado de manos con jabón en momentos críticos, es decir después de usar el inodoro y antes de manipular alimentos, son muy bajas (del cero al 34 por ciento).

En 2008 se empezó a conmemorar el 15 de octubre como el Día Mundial del Lavado de Manos, una iniciativa de UNICEF con el apoyo de todos los miembros de la Alianza Global entre los Sectores Público y Privado para Promover el Lavado de Manos (PPPHW son sus siglas en inglés). La finalidad del Día Mundial del Lavado de Manos es incrementar la concienciación y comprensión de la importancia del lavado de manos con agua y jabón como un medio efectivo y barato para prevenir enfermedades. Esta celebración, inicialmente dirigida a grupos de niños y escuelas, en la actualidad se ha hecho extensiva a otros sectores de intervención por su importancia y repercusión.

Este año el lema elegido es El poder está en tus manos”, porque todo el mundo tiene el poder de lograr que las comunidades sean más sanas si se lavan las manos con jabón.

Para ello, año tras año y siguiendo esta iniciativa, la PPPHW hace hincapié en cinco hechos críticos que todos debemos saber sobre el lavado de manos:

  1. Lavarse las manos solamente con agua no es suficiente: lavarse las manos sólo con agua es significativamente menos efectivo que lavarse las manos con jabón. El lavado de manos apropiado requiere jabón y una pequeña cantidad de agua. Usar jabón facilita la frotación, lo que permite disolver y eliminar la grasa y la suciedad, que contienen la mayoría de los gérmenes; además deja un agradable olor en las manos. Si se usan adecuadamente, todos los jabones son igualmente efectivos para remover los gérmenes que causan enfermedades.
  2.  El lavado de manos con jabón puede evitar enfermedades que matan a millones de niñas y niños cada año: el lavado de manos con jabón es una de las maneras más efectivas de prevenir las enfermedades diarreicas y la neumonía, que son responsables de la mayoría de muertes infantiles. Cada año, más de 3,5 millones de niños y niñas mueren antes de su quinto cumpleaños debido a estas enfermedades. Además también puede prevenir otras infecciones como los parásitos intestinales,  gripe, infecciones oculares y cutáneas. La investigación demuestra que el lavado de manos es efectivo en prevenir la transmisión de enfermedades incluso en asentamientos pobres altamente poblados y contaminados.
  3. Los momentos críticos para el lavado de manos con jabón son después de usar el baño o de limpiar a un niño y antes de manipular alimentos: las manos son las principales portadoras de gérmenes que causan enfermedades. Se deben lavar con jabón a menudo, pero siempre después de usar el baño, después de limpiar las heces de un niño (o después de cualquier otro contacto con excretas humanas, incluidas las de los bebes y niños) y antes de manipular alimentos. Es importante asegurar que las personas tengan facilidades para lavarse las manos en esos momentos críticos. Existen soluciones simples, de bajo costo que están dentro de las posibilidades financieras y tecnológicas de todas las comunidades, aún de las más pobres.
  4. El lavado de manos con jabón es la intervención de salud más costo – efectiva: promover el lavado de manos es eficaz y barato comparado con la  financiación que requieren otras intervenciones de salud. Invertir 3,35 dólares en el lavado de manos trae los mismos beneficios a la salud que una inversión de 11 dólares en construcción de letrinas, o una inversión de 200 dólares en abastecimiento de agua para las viviendas, o una inversión de miles de dólares en vacunas.
  5. Los niños pueden ser agentes de cambio: la finalidad del Día Mundial del Lavado de Manos es motivar a los niños y niñas para que hagan suyas y compartan las prácticas apropiadas del lavado de manos y hacerlos “embajadores del lavado de manos” en cada una de las iniciativas en el nivel nacional y local.

    Logo del Día Mundial del Lavado de Manos

Cuando se trata de compartir buenas prácticas de higiene, los niños y niñas pueden actuar como agentes de cambio y transmitir las “lecciones de lavado de manos” que aprenden en la escuela a sus hogares y comunidades.

Por este motivo, distintos países del mundo van a llevar a cabo celebraciones con los niños y niñas y en las escuelas. En España, más de 4.000 centros educativos vinculados al programa educativo de UNICEF Comité Español Enrédate, trabajarán una propuesta didáctica con el fin de que niños y niñas puedan pueden convertirse en portadores de un mensaje de higiene y solidaridad.

Finalmente, recordar las palabras del célebre médico cordobés Maimónides, que en 1199 aconsejaba a sus alumnos:

“Nunca olvide lavar sus manos después de tocar a una persona enferma”

Fuentes:

Entrada realizada por Fuensanta Martínez Moreno, enfermera, técnica de Salud Pública del Servicio de Promoción y Educación para la Salud de la Consejería de Sanidad y Política Social de la Región de Murcia

Los comentarios están cerrados.