29 de octubre, Día Mundial del Ictus

El día 29 de octubre se celebra el día mundial del ictus. El ictus o accidente cerebrovascular (ACV) es un problema de salud grave y mas frecuente de lo que mucha gente piensa. En España se presentan al año un total de 130.000 casos de los cuales 80.000 fallecen o quedan con alguna discapacidad grave. Se puede decir que una de cada seis personas sufrirán un ictus a lo largo de su vida.

 El ACV constituye la segunda  causa de mortalidad global en España, la primera en mujeres doblando la cifra de fallecimientos por cáncer de mama, y la tercera en hombres. Además, muchos de los pacientes supervivientes quedan con limitaciones funcionales con distinto grado de invalidez, dependiendo de la gravedad de la enfermedad.  Actualmente en España cerca de 300.000 personas padecen algún grado de discapacidad por esta causa.

Un ACV o ictus sucede cuando de forma repentina se interrumpe el flujo sanguíneo de una parte del cerebro por un trombo o embolia, o bien cuando se rompe un vaso sanguíneo cerebral generando una hemorragia. La consecuencia  es que las células cerebrales dejan de recibir oxigeno y nutrientes de la sangre produciendo un estado de sufrimiento celular denominado isquemia. Las células en situación de isquemia están en riesgo de morir y si esto ocurre se produce el infarto o muerte celular en un área del cerebro que será tan extensa como el área de tejido afectada por la disminución del flujo sanguíneo.

Las células cerebrales son capaces de sobrevivir en situación de isquemia durante varias horas, por eso la intervención médica inmediata es fundamental para frenar el área de isquemia y disminuir o evitar el infarto cerebral. El área cerebral infartada resulta irreparable y suele dejar secuelas graves que repercuten en la calidad de vida de los afectados. Después de un ictus solo un tercio de los afectados recupera totalmente su capacidad funcional, otro tercio queda con secuelas y otro tercio fallece. El ictus es la causa principal de invalidez grave del adulto.

El ictus, aunque se puede presentar a cualquier edad, es mucho mas frecuente en personas mayores de 65 años con factores de riesgo asociados, aunque últimamente se ha detectado un aumento de su incidencia en menores de 45 años con hábitos de vida malsanos e incorrectos.

Para actuar contra la enfermedad podemos seguir tres pasos:

  1.  Prevenir la enfermedad controlando adecuadamente sus factores de riesgo.
  2.  Reconocer los síntomas de presentación del ACV.
  3. Avisar con rapidez al servicio de emergencias.

1º. Los principales factores de riesgo que podemos controlar para evitar la aparición de la enfermedad son:

  • La hipertensión arterial.
  • La enfermedad cardiaca, en especial la conocida como fibrilación auricular.
  • La diabetes.
  • El consumo de tabaco.
  • La hipercolesterolemia (colesterol elevado).

También debemos evitar la obesidad, el consumo de alcohol, la vida sedentaria y las dietas ricas en sal y grasas. Se ha demostrado que hasta un 80% de todos los ACV se pueden prevenir controlando los factores de riesgo.

Acuda a su centro de salud de forma periódica, hágase determinaciones de colesterol y glucosa en sangre, tómese la tensión arterial, controle su peso, si es fumador deje el tabaco, procure llevar una dieta sana y haga ejercicio físico. Los profesionales sanitarios le asesorarán sobre todas estas cuestiones.

2º. Es importante reconocer los síntomas de presentación del ACVEl AVC se presenta de forma súbita y sin avisar, los síntomas dependen del área cerebral afectada y son muy diversos, pero generalmente debuta con alguno de estos síntomas:

  • Falta de sensibilidad, sensación de acorchamiento o debilidad muscular repentina en la cara, el brazo o la pierna, especialmente si es en el mismo lado del cuerpo
  • Estado de confusión repentina, o perdida o dificultad en la articulación del habla.
  • Problemas de visión repentinos, con ceguera total o parcial en uno o ambos ojos
  • Problemas repentinos al caminar, mareos o pérdida del equilibrio y la coordinación
  • Dolor de cabeza severo, repentino, sin causa conocida.

    Fuente: Consejería de Sanidad y Política Social de la Región de Murcia. Servicio Murciano de Salud. Después de un ictus. Guía de manejo del ictus para pacientes y familiares

 3º  Avise al Servicio de Emergencias Medicas 112.

Si identifica estos síntomas en alguna persona de su entorno o en usted mismo no espere y avise al servicio de emergencias médicas. La atención sanitaria durante las tres primeras horas después del ACV es crucial para el pronóstico, pasado este tiempo las terapias contra el ictus pierden su eficacia. Cuanto mas rápido se actúe mas probabilidades tendrá de recuperarse y menos de quedar con secuelas o morir.

Más información en:

Entrada realizada por Inmaculada Castro Rodríguez, médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública y Mª del Mar Rodríguez Martínez, enfermera de Salud Pública. Servicio de Promoción y Educación para la Salud. Consejería de Sanidad y Política Social de la Región de Murcia.

Los comentarios están cerrados.