¿Los antioxidantes influyen en la prevención del cáncer colorrectal?

Después de las fiestas navideñas caracterizadas por las comilonas y comienzo del nuevo año 2015, en el que os deseamos lo mejor, retomamos la publicación de entradas hablando sobre alimentación y prevención de enfermedades.

En entradas anteriores de este blog hemos descrito  cómo las intervenciones de prevención primaria en el Cáncer de Colon y Recto (en adelante CCR), principalmente las dirigidas a la adquisición y mantenimiento de buenos hábitos alimentarios, pueden influir en el desarrollo de estos cánceres, en la aparición de las lesiones precursoras de la mayoría de los CCR (los pólipos adenomatosos) o durante el crecimiento de éstos.

En la actualidad, la influencia de la dieta en la prevención del cáncer es evidente y son muchas las investigaciones que destacan la importancia de consumir alimentos que contengan determinados nutrientes o elementos químicos, con la finalidad de  prevenir la aparición de esta enfermedad. Algunos de estos elementos son los antioxidantes, entre los que destacan los beta carotenos, la vitamina E, el selenio y las vitaminas A, B y C.

Los antioxidantes son compuestos químicos que el cuerpo usa para eliminar los radicales libres sobrantes. Los radicales libres son sustancias químicas muy reactivas que introducen oxígeno en las células, produciendo la oxidación de sus partes, alteraciones en el ADN, y que provocan cambios que aceleran el envejecimiento del cuerpo. Esto es debido a que el oxígeno, aunque imprescindible para la vida, es también un elemento químico muy reactivo. El propio cuerpo genera radicales para su propio uso (controlar el tono muscular, eliminar bacterias, regular la actividad de órganos y vasos, etc.) Al mismo tiempo genera antioxidantes para eliminar los radicales libres que sobran, ya que estas sustancias son muy agresivas.

El cuerpo adquiere los antioxidantes a través del consumo de alimentos ricos en antioxidantes aunque también se pueden administrar de forma artificial mediante suplementos de compuestos antioxidantes.

Ello nos ha hecho plantearnos la siguiente cuestión: ¿La administración de “suplementos de antioxidantes” disminuye el riesgo de padecer CCR?

Los estudios realizados para conocer los efectos de los antioxidantes en relación con la prevención del CCR indican que:

  • Con referencia a los betas carotenos que están sobre todo en la zanahoria, espinacas, tomates, ciruela, albaricoque, lechuga, sandía, judías verdes, grosella, naranja, etc., no hay asociación entre la administración de betacarotenos y la incidencia de CCR.
  • En relación con la Vitamina E que se encuentra en muchos alimentos, principalmente de origen vegetal, sobre todo en los de hoja verde (el brócoli, las espinacas), semillas, entre ellos la soja, el germen de trigo , la levadura de cerveza, etc., los resultados de diferentes estudios muestran que los suplementos de vitamina E no reducen de forma significativa el desarrollo de CCR.
  • Con respecto al Selenio que se encuentra de forma natural en los frutos secos, el pan, los cereales, el pescado, las carnes, las lentejas, la cáscara de las patatas y los huevos, tan solo un estudio diseñado para evaluar la eficacia del selenio (200 µg/día) en la prevención de la recurrencia del cáncer de piel no asociado a melanoma (Nutritional Prevention Cancer Trial) muestra una disminución no significativa de la incidencia de CCR.
  • En relación a las vitaminas A, B y C, estudios de cohortes muestran que las vitaminas A y B podrían reducir el riesgo de CCR pero no demuestran que la vitamina C posea un papel protector en relación con su desarrollo.

Por último, los resultados de un meta-análisis muestran que los antioxidantes no parecen tener un efecto beneficioso en la prevención de la recurrencia de los adenomas colorrectales.

Así pues, las evidencias sobre los suplementos de antioxidantes y el riesgo de CCR nos dicen que los antioxidantes no se asocian con una reducción del riesgo de CCR en la población de riesgo medio ni elevado y por tanto no se recomienda administrar suplementos de antioxidantes para la prevención del CCR.

Más información en:

Bibliografía:

  1. Bjelakovic G, Nikolova D, Simonetti RG, Gluud C. Antioxidant supplements for preventing gastrointestinal cancers. Cochrane Database Syst Rev. 2008:CD004183.
  2. Mannisto S, Yaun SS, Hunter DJ, Spiegelman D, Adami HO, Albanes D, et al. Dietary carotenoids and risk of colorectal cancer in a pooled analysis of 11 cohort studies. Am J Epidemiol. 2007;165: 246-55.
  3. Malila N, Virtamo J, Virtanen M, Pietinen P, Albanes D, Teppo L. Dietary and serum alphatocopherol, beta-carotene and retinol, and risk for colorectal cancer in male smokers. Eur J Clin Nutr 2002; 56: 615-621.
  4. Clark LC, Combs GF Jr, Turnbull BW, Slate EH, Chalker DK, Chow J, et al. Effects of selenium supplementation for cancer prevention in patients with carcinoma of the skin. A randomized controlled trial. Nutritional Prevention of Cancer Study Group. JAMA. 1996;276:1957-63.
  5. Lippman SM, Klein EA, Goodman PJ, Lucia MS, Thompson IM, Ford LG, et al. Effect of selenium and vitamin E on risk of prostate cancer and other cancers: the Selenium and Vitamin E Cancer Prevention Trial (SELECT). JAMA. 2009;301:39-51. [PMID: 19066370]
  6. Ritenbaugh C, Streit K, Helfand M. Routine supplementation to prevent cancer: a summary of the evidence from randomized controlled trials for the U.S. Preventive Task Force.
  7. Bjelakovic G, Nagorni A, Nikolova D, Simonetti RG, Bjelakovic M, Gluud C. Meta-analysis: antioxidant supplements for primary and secondary prevention of colorectal adenoma. Aliment Pharmacol Ther. 2006; 24:281-91.

Entrada realizada por Mª Rita Torres Tortosa, enfermera de Salud Pública del Servicio de Promoción y Educación para la Salud. Consejería de Sanidad y Política Social de la Región de Murcia.

Los comentarios están cerrados.