Consecuencias del Tabaquismo en la Salud: actualización de las evidencias científicas

Hemos oído en numerosas ocasiones que el consumo de tabaco es un importante problema de salud pública, de hecho, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el tabaco causa 1 de cada 10 muertes en adultos  y se cobra casi 6 millones de vidas anualmente. En España, en 2006 se estimó que fallecieron más de 58.000 personas a causa del tabaquismo (Hernández-García et al, 2010). Es decir, que diariamente fallecen unas 161 personas (124 hombres y 37 mujeres) por fumar.

De hecho, fumar es el estilo de vida que más mortalidad causa a nivel mundial, estando relacionado con 6 de las 8 principales causa de muerte. Esta situación es debida a dos cuestiones, por un lado a la elevada prevalencia del consumo de tabaco, aunque ha  ido disminuyendo en los últimos años, y por otro lado a los numerosos efectos perjudiciales para la salud que conlleva el tabaquismo.

Fuente: Organización Mundial de la Salud. Informe sobre la situación mundial de las enfermedades no transmisibles 2010, Resumen de orientación. OMS, Ginebra, 2011

Hace ya más de 50 años que se demostró que el consumo del tabaco provocaba enfermedades importantes. Gracias al informe del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. (USDHHS) sobre el Tabaco y la Salud, emitido en 1964 y que recopilaba la evidencia al respecto, se iniciaron los programas de prevención y control.

Justo hace un año se publicó el informe número 32 del USDHHS  Las consecuencias del Tabaquismo en la Salud- 50 años de progreso” en el que se detalla las evidencias científicas existentes que muestran los serios efectos que el tabaquismo tiene en el cuerpo humano. A día de hoy se sabe que más de 30 enfermedades están directamente causadas por el consumo de tabaco y unas 10 patologías se relacionan con la exposición al humo ambiental de tabaco.

Llama la atención que aún 50 años después de las primeras evidencias se hayan identificado nuevas enfermedades causadas por el tabaquismo entre las que destacan por su alta frecuencia, la diabetes, la artritis reumatoide o el cáncer colorrectal. A continuación se  muestran dos imagenes del resumen ejecutivo del informe en las que se recopilan las patologías relacionadas con el tabaquismo activo y pasivo. En ellas, se ha destacado en rojo las enfermedades de las que hay nuevas evidencias sobre su relación causal con el tabaco.

Fuente: 2014 Informe del Cirujano General: Las consecuencias para la salud de los fumadores-50 años de progreso. Resumen Ejecutivo.

Fuente: 2014 Informe del Cirujano General: Las consecuencias para la salud de los fumadores-50 años de progreso. Resumen Ejecutivo

Así mismo, el informe indica que “además de provocar múltiples enfermedades, el consumo de cigarrillos tiene muchos efectos adversos en el cuerpo, como causar inflamación y alterar el funcionamiento inmunitario.”

Precisamente, con la intención de actualizar los conocimientos sobre los efectos prejudiciales del consumo de tabaco, el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) ha incluido una mesa en las VI Jornada de Prevención y Control del Tabaquismo del CNPT, que se celebra el 17 de abril en Barcelona, cuyo título es: “Nuevas evidencias en la morbilidad asociada al tabaco: diabetes y disfunción eréctil.” Para mayor información, inscripciones o envíos de comunicaciones consultar en: http://www.cnpt.es/VI-Jornada-CNPT/

Retomando el informe, otra parte importante del mismo está destinada a reflejar la situación y evolución del consumo de tabaco, la mortalidad que provoca y los gastos sanitarios que conlleva en EEUU, así como la eficacia de las distintas políticas de control del tabaquismo. Muchas de estas medidas son estrategias de promoción de la salud, como es el caso de:

  • El aumen­to en el precio de los productos del tabaco, incluido el incremento de los impuestos al mismo: Previene la iniciación del con­sumo del tabaco, promueven la cesación y reducen la prevalencia e intensidad tanto en población juvenil como entre los adultos.
  • Las medidas legislativas que prohíben fumar: Reduce la exposición al humo ambiental de tabaco y disminuyen el consumo.
  • Las cam­pañas en los medios de comunicación masivos, los programas comunitarios integrales y los programas estatales integrales de control del tabaquismo: Previenen la iniciación del consumo del tabaco así como reducen la prevalencia tabáquica tanto en población adulta como en la juvenil.

De acuerdo a estos datos que se muestran en el informe es necesario seguir impulsando las políticas de control de tabaquismo dirigidas a prevenir el inicio al consumo de tabaco, a aumentar el abandono de su consumo y a reducir la exposición al humo ambiental de tabaco, tal y como propone el Convenio Marco de la OMS para el control del Tabaco. Hay que tener en cuenta que estas políticas han de aplicarse con perspectiva de equidad con la finalidad de reducir  las desigualdades en salud, pero esto ya será motivo de otra entrada.

Entrada realizada por Adelaida Lozano Polo, enfermera del Servicio de Promoción y Educación para la Salud de la Dirección General de Salud Pública y Drogodependencias. Consejería de Sanidad y Política Social

Fuentes Bibliográficas:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *