Día Europeo para la Prevención del Riesgo Cardiovascular 2015

Fuente: Ministerio de Sanidad y Consumo

El 14 de marzo se celebra el Día Europeo para la Prevención del Riesgo Cardiovascular con el objetivo de sensibilizar a la población sobre la importancia de la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muerte en todo el mundo. Cada año mueren más personas por ECV que por cualquier otra causa. Afectan por igual a ambos sexos y más del 80% se producen en países de ingresos bajos y medios.

El riesgo cardiovascular es la probabilidad que tiene una persona de sufrir una enfermedad vascular, en el corazón o en el cerebro durante un periodo de tiempo, generalmente de 5 o 10 años.

La aparición de enfermedades cardiovasculares esta influenciada por dos tipos de factores de riesgo denominados factores modificables y no modificables. Los factores no modificables, sobre los que no podemos influir, son la edad, sexo y antecedentes familiares. Pero si podemos actuar sobre factores modificables como la hipertensión arterial, diabetes, tabaquismo, colesterol elevado, obesidad y  sedentarismo.

La modificación y adquisición de hábitos de vida saludable reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Para ello la OMS recomienda:

  1. Llevar una dieta sana: una dieta equilibrada es fundamental para la salud del corazón y del sistema vascular. Se recomienda consumir abundantes frutas y verduras, cereales integrales, carnes magras, pescado y legumbres, y poca sal y azúcar. 

Si necesita más información sobre dieta sana puede consultar el material “Apúntate a la vida sana”

2. Hacer ejercicio regularmente: al menos 30 minutos diarios de actividad física ayudan a mantener el sistema cardiovascular en forma. Al menos 60 minutos casi todos los días ayudan a mantener un peso normal.

Si necesita más información sobre actividad física puede consultar el material “Apúntate a la vida sana”

3. Evitar el consumo de tabaco: el tabaco daña gravemente la salud, independientemente de cómo se consuma (cigarrillos, cigarros, pipa o tabaco para mascar). La exposición pasiva al humo del tabaco también es peligrosa. Lo bueno es que el riesgo de infarto de miocardio y AVC empieza a disminuir inmediatamente después de dejar de consumir productos del tabaco y se puede reducir a la mitad en tan sólo un año.

Si necesita más información sobre tabaquismo puede consultar los folletos informativos-educativos del Programa de Información sobre Tabaquismo de la Consejería de Sanidad y Política Social

4. Controlar:

    • La tensión arterial: La hipertensión suele ser asintomática, pero puede causar infartos de miocardio o accidentes cerebrovasculares. Mídete la tensión arterial.
    • El nivel de azúcar en  sangre: El exceso de azúcar en la sangre (diabetes) aumenta el riesgo de infarto de miocardio y accidentes cerebrovasculares. Si padeces diabetes, para reducir dicho riesgo es muy importante que te controles la tensión arterial y el azúcar en la sangre.
    • El colesterol El aumento del colesterol en la sangre incrementa el riesgo de infarto de miocardio y accidentes cerebrovasculares. El control del colesterol en la sangre requiere una dieta saludable y, si fuera necesario, medicamentos apropiados.

Para conocer el riesgo individual existen diferentes maneras de calcularlo y para ello es útil recurrir al centro de salud habitual. El profesional sanitario le puede orientar sobre la adquisición de un estilo de vida saludable.

Bibliografía:

Entrada realizada por Rita Torres Tortosa enfermera del Programa de Prevención de Cáncer de Colon y Recto. Servicio de Promoción y Educación para la Salud de la Dirección General de Salud Pública y Drogodependencias. Consejería de Sanidad y Política Social

Los comentarios están cerrados.