Recomendaciones sobre Actividad Física

 

En septiembre del año pasado os presentamos la Estrategia de Promoción de Salud y Prevención de la Enfermedad en el Sistema Nacional de Salud que está poniendo en marcha el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en colaboración con otras instituciones públicas, así como con los departamentos de salud pública de las distintas Comunidades Autónomas y diferentes sociedades científicas.

Con la Estrategia se pretende ganar años de vida en buena salud y para ello se proponen 5 líneas prioritarias de acción para abordar de manera integral la actividad física, la alimentación, el consumo de tabaco, el consumo de riesgo de alcohol, así como para fomentar el bienestar emocional y la seguridad, en diferentes entornos. Las propuestas a implementar son:

  1. Consejo integral en estilos de vida en Atención Primaria de Salud a menores, embarazadas y adultos, vinculados con recursos de la Comunidad
  2. Programas de parentalidad positiva
  3. Prevención de la fragilidad y caídas en personas mayores
Centrándonos en el tema de la actividad física, desde la Estrategia y en colaboración con el Consejo Superior de Deportes del Ministerio de Educación Cultura y Deportes se han elaborado unas Recomendaciones sobre la Actividad Física para la Salud y reducción del Sedentarismo con el objeto de informar a la población sobre la cantidad, la intensidad, la frecuencia y la duración de la actividad física que es beneficiosa para la salud en los distintos colectivos poblacionales. El modo de vida actual, promueve en gran medida el sedentarismo y la inactividad física; ello está provocando efectos perjudiciales en la salud. De hecho, es uno de los cinco principales factores de riesgo a nivel mundial, siendo responsable de un 5,5% de las muertes en el mundo y de un 7,7% en países desarrollados. En el continente europeo, se estima que un 7,9% de las muertes están relacionados con la falta de actividad física.

Fuente: WHO. Global health risks. Mortality and burden of disease attributable to selected major risks. 2009.

La actividad física se asocia a múltiples beneficios para la salud en todas las edades, en ambos sexos y en diferentes circunstancias socioeconómicas. Ser físicamente activo es muy relevante para mejorar y mantener la salud. Con la intención de mejorar el bienestar, la salud y la esperanza de vida y prevenir enfermedades crónicas se han realizado estas recomendaciones, dirigidas a facilitar que la población sea más activa físicamente.

Por una parte se ha elaborado un documento informativo que específica, por grupos de población, las recomendaciones para llevar una vida activaEste documento es de gran utilidad dado que homogeniza las recomendaciones a nivel nacional e internacional, y especifica las necesidades de cada colectivo poblacional en función de su edad.

Por otra parte, se han elaborado materiales dirigidos al entorno escolar con la finalidad de promover la actividad física en los escolares, de manera transversal y mediante la educación para la salud. Para ello se han realizado dos propuestas:

  • Unidades Didácticas Activas (UDAs) Es un material dirigido a las etapas de Educación Primaria y Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y ha sido diseñado para ajustarse a los contenidos curriculares de cada curso en el área de Educación Física, con el fin de aumentar la intensidad de las actividades físicas realizadas en la asignatura de Educación Física.
  • Descansos Activos Mediante Ejercicio Físico: DAME10 Material dirigido a fomentar “descansos activos” y romper los tiempos en actitud sedentaria en la escuela en el alumnado de segundo ciclo de Educación Infantil, Educación Primaria y primer ciclo de ESO. Contempla diferentes ejercicios de5 a 10 minutos de duración, para que se puedan trabajar en el aula contenidos curriculares, en todas las áreas de conocimiento, de una manera sencilla, divertida y significativa para el alumnado.

 

 

Todos estos recursos sin duda podrán ayudarnos a llevar una vida más activa y saludable, sin olvidar que podemos contar con los profesionales de atención primaria para adaptar las recomendaciones a nuestras características personales.

Referencias Bibliográficas:

Entrada realizado por Adelaida Lozano Polo y Fuensanta Martínez Moreno, enfermeras y máster en salud pública, técnica del Servicio de Promoción y Educación para la Salud de la Consejería de Sanidad y Política Social.

Los comentarios están cerrados.