Día Mundial Sin Tabaco 2015: Alto al comercio ilícito de productos de tabaco

La celebración del Día Mundial sin Tabaco tiene por objeto impulsar el desarrollo de políticas eficaces de control del tabaquismo, generar debate social sobre esta problemática, sensibilizar a la población sobre los efectos del consumo de tabaco y sobre las medidas efectivas para su prevención y tratamiento. El objetivo final de la OMS con la celebración de este día es contribuir a proteger a las generaciones presentes y futuras de las consecuencias para la salud debidas no sólo al tabaquismo, sino también a la exposición al humo de tabaco.

Cada año, para el Día Mundial sin Tabaco la OMS aborda un tema diferente sobre las distintas medidas de control de tabaquismo establecidas en el Convenio Marco para el Control del Tabaco , con la intención de promover que los países colaboren en su desarrollo. Este año la temática elegida se dirige a poner fin al comercio ilícito de los productos del tabaco, utilizando para ello el lemaAlto al comercio ilícito de productos de tabaco”. Los datos disponibles refieren que el tabaco ilícito podría constituir hasta una décima parte de los cigarrillos consumidos en el mundo, siendo un importante motivo de inquietud a escala mundial, en particular en lo que se refiere a la salud, el derecho y la economía, la gobernanza y la corrupción.

Conscientes de la vulneración que el comercio ilícito supone a las estrategias de control del tabaquismo, especialmente a las dirigidas a prevenir el inicio al consumo de tabaco haciendo más accesibles y asequibles sus productos a la población juvenil, la Comunidad Internacional adoptó en noviembre de 2012 el Protocolo para la eliminación del comercio ilícito de productos de tabaco. Para la entrada en vigor de este Protocolo se hace preciso la firma de 40 Estados, y por ello la OMS ha centrado su atención en conseguir el apoyo necesario para su implantación.

España es uno de los países que se han adherido al Protocolo, cuya principal finalidad es eliminar todas las formas de comercio ilícito de productos de tabaco, proporcionando instrumentos para prevenir y contrarrestar el comercio ilegal; como una licencia para la fabricación, la importación y la exportación de productos de tabaco y equipos de fabricación, así como un sistema de seguimiento y localización para todos los productos de tabaco. Esta noticia muestra por tanto, el compromiso del Gobierno Español con las estrategias de control del comercio ilícito del tabaco.

Acabar con el comercio ilícito de tabaco constituiría una medida eficaz para desincentivar su consumo, especialmente entre aquellos más jóvenes y en los grupos con menores ingresos.  Ha de tenerse en cuenta que la venta de productos de tabaco de manera ilegal, sin impuestos, hace que estos se puedan adquirir a un precio más económico, haciéndolos más accesibles a la población juvenil. Por tanto, el tabaco ilegal vulnera la estrategia sanitaria de prevenir el tabaquismo mediante la subida del precio. Medida ampliamente efectiva y que fue precisamente impulsada en la celebración del Día Mundial sin Tabaco del año pasado: “Subir los impuestos al tabaco”.

Según datos del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), organización que agrupa al movimiento de prevención del tabaquismo en nuestro país y que forma parte de la Red Europea de Prevención del Tabaquismo (ENSP),  el comercio ilegal de tabaco supone el 11,3% de todos los cigarrillos consumidos en España  y acarrea una pérdida recaudatoria de 1.300 millones de euros anuales.   En 2013 se estima que el consumo de cigarrillos ilegales ascendió a 4.400 millones de cigarrillos.  De tal manera que el comercio ilícito impide el impacto preventivo producto del aumento de los impuestos de tabaco, justo en la población más vulnerable y que más se podría beneficiar de esta otra medida de control de tabaquismo.

Recordemos que a nivel mundial el tabaquismo ocasiona casi 6 millones de fallecimientos cada año, más de 600.000 en personas no fumadoras, consecuencia del humo de tabaco y que en nuestro país ronda las 55.000 muertes anuales por ambas causas. Y es que, a pesar de observarse una mejora en los últimos años en cuanto al control del Tabaquismo tal como señala el informe de la OMS sobre la Epidemia Global de Tabaquismo de 2013, aún es preciso incrementar las medidas de control acompañadas de intervenciones de ayuda a la cesación tabáquica, debiendo ser éstas homogéneas y accesibles a toda la población.

A nivel europeo se han llevado a cabo distintas acciones para la prevención y el abandono del tabaquismo.  Actualmente, la Unión Europea ha lanzado la campaña Imparables, que tiene como objetivo animar a las personas fumadoras a abandonar el tabaco. Para ayudar a la cesación tabáquica, ofrece una herramienta eficaz, iCoach. Se trata de una plataforma gratuita digital en línea disponible en 23 lenguas oficiales de la UE. Constituye una guía para aquellas personas que quieren dejar de fumar, con una serie de herramientas interactivas. Ofrece informes personalizados sobre los progresos conseguidos, así como consejos y técnicas para aumentar su motivación para dejar de fumar, en aquellas personas que aún se lo están planteando.

Por su parte, la Sociedad Españolade Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) como cada año ha puesto en marcha la XVI Semana sin Humo, cuyo lema es  “Empezó con una calada, acabó con una vida.Entre los objetivos de esta edición se encuentran, informar a las personas fumadoras sobre la ayuda que se les puede ofrecer a este respecto desde su Centro de Salud. Pretende también motivar al Equipo de Atención Primaria para que lleve a cabo intervenciones con personas fumadoras y otras dirigidas a la prevención de tabaquismo pasivo. Este año, como novedad ha propone el uso de la “Receta para dejar de fumar” que incluye consejos para orientar a las personas fumadoras en su intento de abandono del tabaco.

Gran parte de todas estas medidas son estrategias de promoción de salud dirigidas por un lado a modificar el entorno con medidas políticas y hacer así más difícil acceder al tabaco, y por tanto reduciendo la incidencia y prevalencia. Por otra parte, también están dirigidas a fomentar la cesación tabáquica, haciendo más accesibles los recursos existentes para dejar de fumar.

Entrada realizada por Mª Pilar Mira Escolano, Residente de Medicina Preventiva y Salud Pública, y Adelaida Lozano Polo, Enfermera, técnica en Salud Pública del Servicio de Promoción y Educación para la Salud de la Consejería de Sanidad y Política Social

Más información

 

Los comentarios están cerrados.