¿PODEMOS PREVENIR EL CÁNCER COLORRECTAL (CCR)?

Programa de Prevención de Cáncer de Colon y Recto

En sucesivas entradas en este blogs (10/06/2014 y 08/01/2015) describimos como la evidencia científica disponible señala que las intervenciones de prevención primaria en el Cáncer de Colon y Recto, como la modificación de la dieta y el consumo de antioxidantes, podrían incidir en las diversas etapas del desarrollo de estos canceres e incluso previamente a la aparición de los pólipos adenomatosos (que son las lesiones precursoras de la mayoría de canceres colorrectal es) o durante el crecimiento de éstos, así como también en el proceso de su transformación a carcinoma.

En esta nueva entrada nos preguntamos acerca de ¿Qué hábitos o estilos de vida se asocian a un incremento del riesgo de padecer cáncer de colon y recto? Diversos factores de riesgo relacionados con el estilo de vida y el desarrollo económico de los países occidentales se asocian a una mayor incidencia de cáncer colorrectal.

Factores relacionados con hábitos y estilos de vida

1.   Actividad física: Se estima que el ejercicio físico regular reduce el riesgo de cáncer colorrectal en un 40%, independientemente del índice de masa corporal[i]

El nivel de actividad, intensidad, frecuencia y duración del ejercicio físico, así como la actividad mantenida en el tiempo, parecen estar asociados a una mayor reducción del riesgo[ii].

 

 

2.   Obesidad y balance energético: Diferentes estudios han mostrado una asociación entre el contenido de grasa corporal y el riesgo de cáncer colorrecta. Esta asociación es menos evidente en el cáncer de recto que en el de colon. Así mismo, los estudios epidemiológicos muestran que la reducción del peso tiene un efecto beneficioso en la prevención de esta neoplasia. Evidencias más recientes sugieren que la obesidad central (acumulación de grasa en el abdomen) incrementa el riesgo de cáncer colorrectal con independencia del índice de masa corporal. La consistencia de resultados entre obesidad, obesidad central e inactividad física y el riesgo de cáncer colorrectal apoya la hipótesis de que la resistencia a la insulina, con la consiguiente hiperinsulinemia asociada, constituye un factor de riesgo de base,[i],[iii],[iv][v],[vi],[vii], [viii].

 

3.   Consumo de Alcohol:

Un meta-análisis muestra una asociación positiva entre la ingesta de alcohol y el desarrollo de cáncer colorrectal. Esta asociación se incrementa con el mayor consumo aumentando el riesgo de forma considerable,[ix],[x].

 

 

4.    Consumo de Tabaco: Estudios realizados a largo plazo muestran un aumento del riesgo de cáncer colorrectal. Esta asociación guarda relación con el número de cigarrillos, tiempo de exposición al tabaco, intensidad y edad en que se empezó a fumar. Los diferentes factores confusores estudiados (actividad física, alcohol, dieta) no reducen el efecto observado[xi]. Este riesgo parece ser más elevado para el cáncer de recto que para el de colon[xii], [xiii].

 

En resumen: Las evidencias sobre los hábitos de vida y el riesgo de cáncer colorrectal sugieren  que es recomendable la realización de ejercicio físico, evitar el sobrepeso y la obesidad y evitar el consumo de tabaco y alcohol.

Entrada realizada por José Cruzado Quevedo, Coordinador para Atención Primaria del Programa de Prevención de Cáncer de Colon y Recto dela Regiónde Murcia. Servicio de Promoción y Educación para la Salud de la Consejería de Sanidad.

 Sitios web donde consultar:

Referencias bibliográficas:

[i] IARC Working Group on the Evaluation of Cancer-Preventive Agents.Weight control andphysical activity.IARC Sci Publ.2002.

[ii] SamadAK, Taylor RS, Marshall T, Chapman MA. A meta-analysis of the association of physicalactivity with reduced risk of colorectal cancer. Colorectal Dis. 2005;7:204-13.

[iii] Moghaddam AA, Woodward M, Huxley R. Obesity and risk of colorectal cancer: a metaanalysis of 31 studies with 70,000 events. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev. 2007;16:2533-47.

[iv]LarssonSC, Wolk A. Obesity and colon and rectal cancer risk: a meta-analysis of prospectivestudies. Am J ClinNutr.2007;86:556-65.

[v]Dai Z, Xu YC, Niu L. Obesity and colorectal cancer risk: a meta-analysis of cohort studies.World J Gastroenterol.2007;13:4199-206.

[vi]Renehan AG, Tyson M, Egger M, Heller RF, Zwahlen M. Body-mass index and incidence ofcancer: a systematic review and meta-analysis of prospective observational studies. Lancet.2008;371:569-78.

[vii]Pischon T, Lahmann PH, Boeing H, Friedenreich C, Norat T, Tjonneland A, et al. Body size and risk of colon and rectal cancer in the European Prospective Investigation Into Cancer and Nutrition (EPIC). J Natl Cancer Inst. 2006;98:920-31.

[viii]Pisani P. Hyper-insulinaemia and cancer, meta-analyses of epidemiological studies.Arch PhysiolBiochem. 2008;114: 63-70.

[ix] Cho E, Smith-Warner SA, Ritz J, Van den Brandt PA, Colditz GA, Folsom AR, et al. Alcohol intake and colorectal cancer: a pooled analysis of 8 cohort studies. Ann Intern Med. 2004;140 : 603-13.

[x]Moskal A, Norat T, Ferrari P, Riboli E. Alcohol intake and colorectal cancer risk: a dose-responsemeta-analysis of published cohort studies. Int J Cancer. 2007;120:664-71.

[xi]Botteri E, Iodice S, Raimondi S, Maisonneuve P, Lowenfels AB. Cigarette smoking and adenomatous polyps: a meta-analysis. Gastroenterology.2008; 134: 388-95.

[xii]Paskett ED, Reeves KW, Rohan TE, Allison MA, Williams CD, Messina CR, et al. Association between cigarette smoking and colorectal cancer in the Women’s Health Initiative. J Natl Cancer Inst. 2007;99: 1729-35.

[xiii] Hooker CM, Gallicchio L, Genkinger JM, Comstock GW, Alberg AJ. A prospective cohortstudy of rectal cancer risk in relation to active cigarette smoking and passive smoke exposure.Ann Epidemiol. 2008; 18: 28-35.

 

Los comentarios están cerrados.