Día Mundial del Sida 2015: Jóvenes y VIH

Aunque ya han pasado más de 30 años de los primeros casos de sida en el mundo y  20 de la aparición del tratamiento antirretroviral para combatir la enfermedad, la infección sigue estando presente en nuestra sociedad, a pesar de los esfuerzos de los responsables sanitarios, de las políticas de prevención  y de las campañas de sensibilización.

Hasta ahora, la información difundida acerca de esta infección ha girado en torno a tres pilares básicos: el conocimiento de la enfermedad, sus vías de transmisión y las formas de prevenirla, además de fomentar actitudes solidarias con los afectados.

Los jóvenes de hoy en día han nacido y se desarrollan en un mundo con sida, esta realidad les obliga a tomar actitudes preventivas y mantenerlas en el tiempo, para conseguir erradicar la infección y también para evitar otras enfermedades de transmisión sexual.Pero se ha bajado la guardia en su prevención, debido a la percepción de que el VIH/sida es una enfermedad crónica y no mortal como en sus comienzos. Saber que se puede vivir con sida produce el efecto de falsa seguridad. Además muchos jóvenes, por ignorancia o despreocupación, también por el consumo de drogas recreativas o alcohol en determinados momentos, olvidan la importancia de mantener relaciones sexuales protegidas.

La mayor incidencia de nuevos diagnósticos de VIH en la Región de Murcia se sitúa entre los 30 y los 34 años, según el Servicio de Epidemiología de la Consejería de Sanidad.

Es necesario sensibilizar a los jóvenes sobre la importancia de solicitar la prueba del VIH para diagnosticar precozmente la infección, tratarla adecuadamente y poder controlar esta pandemia a largo plazo. También normalizar la integración laboral y familiar de las personas afectadas.

Los educadores, los padres y la sociedad en general tienen la responsabilidad de:

  1. Facilitar a los jóvenes información y recursos para afrontar los retos y problemas de la vida diaria.
  2. Enseñarles a tomar decisiones maduras, autónomas y responsables.
  3. Dotarles de habilidades para el desarrollo de conductas sexuales saludables
  4. Ofrecerles información sobre sida y otras infecciones de transmisión sexual (ITS) y las formas de prevenirlas.
  5. Desarrollar actividades de prevención del VIH con un enfoque global, en el contexto de la promoción de la salud sexual, prevención de las ITS y de los embarazos no deseados.
  6. Aumentar, mejorar e intensificar las intervenciones de los programas educativos sobre la infección por VIH/sida dirigidos a los jóvenes.

En definitiva, prepararlos para vivir en un mundo con sida de forma responsable y protegida.

Entrada realizada por Pepa Ballester, enfermera. Programa de Información y Educación Sanitaria sobre Sida. Servicio de Promoción y Educación para la Salud. Dirección General de Salud Pública y Adicciones.

Fuentes

Los comentarios están cerrados.