Situación del alumnado de la Universidad de Murcia en relación al Proyecto Universidad Saludable

En la Carta de Edmonton se considera Universidad Saludable a aquella que incorpora la salud entre sus valores, y lleva a cabo intervenciones dirigidas a facilitar un entorno que proteja y favorezca la salud y el bienestar físico, psíquico y social, tanto entre su personal como entre el alumnado. Al mismo tiempo, promueve conocimientos y habilidades orientados a que la comunidad universitaria adquiera estilos de vida saludables, proporcionando las infraestructuras, servicios y recursos necesarios, favorece la socialización y participación comunitaria, potencia la sostenibilidad y la solidaridad e impulsa la capacitación e investigación en promoción y educación para la salud.

La Red Española de Universidades Saludables (REUS) se constituyó en 2008 de acuerdo a los planteamientos de las Escuelas Promotoras de Salud y Universidades Saludables promovidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), con el fin de potenciar la Universidad como entorno promotor de la salud, tanto para la comunidad universitaria como para la sociedad en su conjunto.

La Región de Murcia se adhirió a la REUS desde sus inicios a través del “Proyecto de Universidad Saludable“, impulsado en la Universidad de Murcia y gestionado desde el Servicio de Promoción y Educación para la Salud de la Consejería de Sanidad y la Oficina de Universidad Saludable REUS-UMU. La finalidad del Proyecto es organizar y desarrollar intervenciones planificadas de promoción y educación para la salud, integradas en la vida diaria del centro universitario, para facilitar que la Universidad se constituya como Promotora de Salud. Así mismo, se pretende incorporar, de forma transversal, contenidos de promoción y educación para la salud en el curriculum de las titulaciones universitarias, incrementar las líneas de investigación en salud pública y facilitar recursos que faciliten la adopción de estilos de vida saludables.

Para la puesta en marcha de este Proyecto, se han establecido dos Convenios de Colaboración entre la Consejería de Sanidad y la Universidad de Murcia para formalizar el compromiso de colaboración intersectorial entre ambas instituciones, en plena sintonía con el objetivo de la Unión Europea de introducir la salud en todas las políticas. 

Fruto de esta alianza se ha realizado un análisis de la situación respecto a la formación que se proporciona en promoción y educación para la salud, y sobre los servicios y recursos que facilita la universidad en esta materia. Así mismo, se ha llevado a cabo una investigación para conocer los factores relacionados con la salud en el alumnado universitario, con una perspectiva de equidad y género y un enfoque bio-psico-social, y con la finalidad de mejorar la salud y su calidad de vida. El marco muestral del estudio fue el total de estudiantes (29.576) de la Universidad de Murcia matriculados en el curso académico 2011-2012. Se realizó una selección aleatoria polietápica por conglomerados que ascendió a 843 estudiantes, en base las ramas de conocimiento y teniendo en cuenta la representatividad por curso para un nivel de confianza del 95% y un error de muestro del 0,05. Se trata de un estudio transversal realizado, entre enero y mayo de 2012, mediante encuesta anónima y autocumplimentada. El cuestionario utilizado fue una adaptación de la “Encuesta sobre salud, bienestar y calidad de vida del alumnado de la Universidad Pública de Navarra” utilizada para su I Plan de Universidad Saludable 2005-2010.


 

 

 

 

 

 

El análisis de las 946 encuestas obtenidas refleja resultados positivos  para muchos de los ítems planteados al alumnado como el clima académico y de convivencia, la igualdad entre ambos sexos, la no violencia en el centro, el estado de salud y de calidad de vida. Así mismo, la satisfacción con los estudios es en general muy elevada, aunque presentan niveles de estrés importantes en 30% de los casos a causa de las actividades académicas.

En cuanto a la calidad percibida respecto a la Universidad, los resultados son satisfactorios, alcanzando una nota media de notable, siendo los aspectos más mejorables el entorno físico y los mejor valorados la accesibilidad y la competencia profesional del profesorado.

Sin embargo, hay otros aspectos de la encuesta en los que se debe incidir para lograr un estilo de vida saludable. Aunque el peso medio es adecuado, existiendo bajas tasas de obesidad y sobrepeso, hay un porcentaje elevado de estudiantes que no toma suficiente frutas y verduras diariamente, y que se alimenta de productos hipercalóricos, existiendo alrededor de un 10% con riesgo de desarrollar un trastorno de alimentación, en mayor medida entre las mujeres.

Casi uno de cada cuatro estudiantes no realiza ninguna actividad física o deporte, aunque de media practican unas 4 horas semanales, superior a las recomendaciones de la OMS, tanto en chicas (3,8h.) como en chicos (6h.).

Entre las conductas de riesgo destaca que un 6,2% realiza prácticas sexuales sin protección, prácticamente un 30% fuma y casi un 15% ha consumido hachís en el último mes. En cuanto al consumo de bebidas alcohólicas, la mayoría de estudiantes toma alcohol de manera habitual aunque su consumo es ligero, y sólo un 10% toma bebidas alcohólicas todos los días de la semana, aunque en fines de semana el porcentaje de consumidores de riesgo se incrementa. Además, se ha detectado que un 16,6% del alumnado podría estar en riesgo de desarrollar dependencia alcohólica. Destacar por otra parte, que las conductas ante la conducción son en general favorables.

Respecto al uso de tiempo libre, el alumnado refiere dedicar 8h. a la semana a las relaciones sociales, 7,5h. al uso de Internet, 5,6h. a ver la televisión, 2,7h. a la lectura y un poco menos (2,5h.) a los videojuegos.

Mediante el Proyecto de Universidad Saludable de la Universidad de Murcia se pretende impulsar medidas dirigidas a promover los valores saludables, sostenibles y solidarios en la comunidad universitaria, en base a las necesidades detectadas en este estudio y potenciando los recursos existentes. Así mismo, se pretende impulsar el cumplimiento del Plan de Educación para la Salud en la Escuela y el Plan Regional sobre Adicciones, entre otras estrategias de la Dirección General de Salud Pública y Adicciones y del Plan de Salud de la Región de Murcia.

Entrada realizada por Paula Ortiz Morales, enfermera interna residente de la especialidad de Enfermería Familiar y Comunitaria de la Unidad Multidisciplinar de Soria, y Adelaida Lozano Polo, Enfermera del Servicio de Promoción y Educación para la Salud, responsable del Proyecto de Universidad Saludable en la Consejería de Sanidad.

  Referencia bibliográfica:

Los comentarios están cerrados.