5 ventajas que tiene comer el aceite de oliva crudo

Desde muchos ámbitos relacionados con la salud y la nutrición se suele señalar al aceite de oliva como uno de los alimentos clave dentro de la famosa dieta mediterránea.

Esta es la dieta que durante siglos se ha estado siguiendo a las orillas del mar Mediterráneo y que se caracteriza por estar considerada una de las más sanas del mundo.

 El aceite de oliva se extrae a partir de la fruta del olivo y puede ser:

  • Aceite de oliva simple (refinado).
  • Aceite de oliva virgen. Es el de calidad intermedia.
  • Aceite de oliva virgen extra. Se considera el mejor de todos y es el que tiene más cualidades nutricionales.

 Los dos últimos son las opciones más recomendadas por los nutricionistas porque en su producción se siguen las condiciones térmicas adecuadas para que el aceite no se vea alterado.

 Estos son algunos de los mejores beneficios que el consumo diario de aceite de oliva puede ofrecernos:

1. Es un gran aliado para la salud de tu corazón

 El aceite de oliva contiene altos niveles de anticoagulantes que sirven para mitigar el riesgo de que se formen coágulos sanguíneos y obstrucciones de las venas y arterias. Por este motivo es uno de los alimentos más adecuados que tenemos a la hora de cuidar de nuestra salud circulatoria y de nuestro corazón, sobre todo si hemos sido diagnosticados de colesterol alto y queremos combatirlo.

Sigue leyendo

En qué consiste un golpe de calor y cómo evitarlo

Los meses de verano conllevan sus propios riesgos de salud relacionados con el calor y la mayor exposición al sol; uno de los más relevantes, por las complicaciones que pueden producirse, es el riesgo de padecer un golpe de calor.

¿En qué consiste un golpe de calor?

       También llamado shock térmico. Definido de manera muy sencilla, es el aumento de la temperatura corporal (superior a los 40º centígrados) por la exposición prolongada al sol o por el ejercicio en un ambiente caluroso. Esto genera una pérdida de agua y sales esenciales para el buen funcionamiento del organismo y que la sudoración no baste para regular la temperatura del cuerpo.

La población más vulnerable a padecer el golpe de calor comprende los siguientes grupos:

  • Niños y lactantes, sobre todo los menores de un año.
  • Personas desnutridas.
  • Personas de la tercera edad.
  • Personas con adicciones a las drogas o al alcohol.
  • Personas con enfermedades crónicas.
  • Personas con la piel quemada por el sol.
  • Personas obesas.

Cómo detectar el golpe de calor Sigue leyendo