En qué consiste un golpe de calor y cómo evitarlo

Los meses de verano conllevan sus propios riesgos de salud relacionados con el calor y la mayor exposición al sol; uno de los más relevantes, por las complicaciones que pueden producirse, es el riesgo de padecer un golpe de calor.

¿En qué consiste un golpe de calor?

       También llamado shock térmico. Definido de manera muy sencilla, es el aumento de la temperatura corporal (superior a los 40º centígrados) por la exposición prolongada al sol o por el ejercicio en un ambiente caluroso. Esto genera una pérdida de agua y sales esenciales para el buen funcionamiento del organismo y que la sudoración no baste para regular la temperatura del cuerpo.

La población más vulnerable a padecer el golpe de calor comprende los siguientes grupos:

  • Niños y lactantes, sobre todo los menores de un año.
  • Personas desnutridas.
  • Personas de la tercera edad.
  • Personas con adicciones a las drogas o al alcohol.
  • Personas con enfermedades crónicas.
  • Personas con la piel quemada por el sol.
  • Personas obesas.

Cómo detectar el golpe de calor

        Siempre es mejor prevenir, pero antes de que se produzca este problema o que entre en su fase más grave, podemos detectarlo estando atentos a sus primeros síntomas:

  • Sed intensa.
  • Sequedad bucal.
  • Sequedad de la piel.
  • Sensación de sofoco.
  • Sudoración excesiva.
  • Calambres musculares.
  • Temperatura media del cuerpo superior a los 39 grados centígrados (medida en la axila).

Hay síntomas aún más graves o que ya son problemas asociados al golpe de calor propiamente dicho:

  • Vértigos.
  • Mareos.
  • Dolores de cabeza.
  • Dolores de garganta.
  • Dolores estomacales.
  • Estados de confusión.
  • Desmayos.
  • Delirios.
  • Convulsiones.

Evitando el golpe de calor

      Conociendo en qué consiste, a qué personas les afecta más y cuáles son sus síntomas, es sencillo evitar que nos dé un golpe de calor teniendo en cuenta una serie de recomendaciones sencillas.

  • Evitar la exposición al sol en las horas centrales del día e hidratarse muy bien.

  • En el caso de los más pequeños, que  deben estar continuamente supervisados por sus padres, hay que usar protector solar infantil y no esperar a que tengan sed, procurándoles agua de manera regular.

  • También los adultos han de beber de manera más o menos continuada, aún cuando no tengan sed.

  • Evitar el consumo de bebidas alcohólicas, puesto que provocan deshidratación. Nada hidrata como el agua.

  • También es recomendable evitar el consumo de bebidas con mucha cafeína o mucho azúcar.

  • No es bueno beber agua u otras bebidas muy frías para “compensar” el calor. El contraste entre la temperatura corporal y la de lo que ingerimos puede ser contraproducente. También las bebidas muy calientes pueden resultarnos perjudiciales.

  • Será de utilidad usar algún tipo de prenda que cubra la cabeza, como gorros o viseras, puesto que es la parte de nuestro cuerpo más expuesta durante las horas de sol.

  • Debemos evitar las comidas muy calóricas o pesadas ya que las digestiones largas facilitan un aumento de la temperatura corporal. En cambio, será beneficioso si ingerimos comidas ligeras y frescas como ensaladas o piezas de fruta.

  • En caso de tomar un baño, es conveniente que el agua no esté muy fría y en todo caso, mejor si nos introducimos en ella sin brusquedades, de forma gradual.

  • Por la misma razón que recomendamos entrar en el agua poco a poco, es adecuado evitar los cambios bruscos de temperatura, por ejemplo si salimos desde un lugar climatizado con aire acondicionado, y pasamos a estar expuestos al sol y con mucho calor.

  • La ropa holgada y fresca, de fibras naturales como el algodón o el lino, siempre será mejor que la apretada y calurosa.

      Evitar un golpe de calor no es difícil, pero en ocasiones subestimamos el poder del sol y las vacaciones y las ganas de aprovecharlas hacen que descuidemos los consejos más básicos. Tenerlos en cuenta impedirá que nos llevemos un susto durante nuestros meses de verano.

Entrada realizada por María José Madarnás, freelance de MaternidadFacil.

Más información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>