Alimentos que tienen una relación confirmada con el cáncer colorrectal

El cáncer colorrectal, habitualmente denominado cáncer de colon, es un tipo de cáncer gastrointestinal que tiene su origen en el colon o en el recto. En anteriores entradas de este blog, hemos hablado de su importancia y de la necesidad de trabajar en su prevención primaria, actuando sobre los factores de riesgo relacionados con los estilos de vida predominantes en nuestra sociedad occidental; además del tabaco, que es la principal causa de cáncer, entre el 29,3% y el 40,6% de los cánceres podrían ser prevenibles con dieta, control del peso y actividad física. En este post vamos a profundizar en la relación entre la alimentación y el cáncer de colon.

Cáncer y alimentación

La relación entre el cáncer y los alimentos es muy compleja de investigar. Entre las razones de ello tenemos que:

  • La alimentación biológicamente relevante en el desarrollo del cáncer es la ocurrida muchos años antes de la aparición del tumor.
  • Los hábitos alimentarios son muy difíciles de medir con cierta exactitud, y se precisan estudios muy costosos en tiempo y dinero para medirlos.

Estudio EPIC (European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition)

Es uno de los estudios multicéntricos más ambiciosos para valorar la asociación de la alimentación y el cáncer. El EPIC se inició en 1992 y en el participaron 10 países europeos, entre ellos España, con población de cinco  comunidades: Asturias, Granada, Guipúzcoa, Murcia y Navarra.

Entre los años 1992 y 1998 se reclutaron 519.978 voluntarios entre 35 y 70 años, y se observaron 24.195 casos nuevos de cáncer, de los cuales 1.065 fueron colorrectales.

Algunas de sus conclusiones relacionadas con el cáncer colorrectal fueron:

  • Existe un efecto protector del consumo de fibras, frutas y verduras sobre el cáncer colorrectal.
  • Hay un 42% menor de probabilidad de tener este tumor para el quintil de la población con más alto consumo de fibra con respecto al quintil con más bajo consumo de fibra. Esto significa que, si dividimos la población en cinco partes con el mismo número de personas y los agrupamos por su consumo de fibra (quintiles), en este caso el quintil más bajo es el que menos fibra toma, el segundo quintil el siguiente en ingesta de fibra, y así hasta el quinto, que sería el que más alto consumo de fibra tendría.

Alimentos: relación confirmada con el cáncer colorrectal

La comunidad científica admite actualmente como confirmada la relación entre cáncer colorrectal y los siguientes alimentos:

Fibra dietética (disminuye el riesgo):

  • El consumo de más de 20 gr/día de fibra está asociado con una reducción del 25% del riesgo del cáncer colorrectal.
  • Dentro de las fibras, el salvado de trigo parece inhibir el desarrollo de tumores de colon de forma más consistente que otras fuentes dietéticas de fibra, como avena y salvado de maíz.

Carnes procesadas (aumentan el riesgo):

La carne procesada es carne transformada a través de la salazón, el curado, la fermentación, el ahumado, u otros procesos para mejorar su sabor o su conservación.

En octubre de 2015, a raíz de una investigación del Centro Internacional de Investigación sobre el Cáncer, la OMS emitió una alerta para la carne procesada y la carne roja.

De la investigación realizada sobre 400 estudios epidemiológicos, hay suficientes pruebas de carcinogenicidad, y se estima que cada 50 gramos de carne procesada consumida diariamente aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 18%.

Carnes rojas (probable aumento de riesgo)

Según la OMS es carne roja la carne muscular de los mamíferos, incluyendo carne de res, ternera, cerdo, cordero, caballo y cabra. Excepto conejo.

De la investigación realizada sobre 700 estudios epidemiológicos, hay limitadas pruebas de carcinogenicidad, y se estima que por cada 100 gr. consumidos diariamente hay un incremento de riesgo de cáncer colorrectal de un 17%.

Para que el lector se haga una idea de la importancia del aumento de riesgo causado por las carnes procesadas y carnes rojas, la comparación con el riesgo que supone el tabaco, el alcohol o la contaminación, puede ser orientativa. Se estima que las dietas ricas en carnes rojas podrían ser responsables de 50.000 muertes por cáncer al año en todo el mundo. Estas cifras contrastan con el cerca del millón de muertes por cáncer al año en todo el mundo atribuibles al consumo de tabaco, las 600.000 por año debido al consumo de alcohol, y más de 200.000 muertes anuales vinculadas con la contaminación del aire.

Alcohol (aumenta riesgo)

El consumo de alcohol está asociado con un riesgo modestamente mayor de cánceres colorrectal. Un metaanálisis de 57 estudios de control de casos y de cohortes, indicó que las personas que bebieron regularmente 50 gramos de alcohol o más diarios (aproximadamente 3,5 bebidas) tenían 1,5 veces el riesgo de presentar cáncer colorrectal que quienes no bebían o que eran bebedores ocasionales. Por cada 10 gramos de alcohol consumidos al día, había un pequeño aumento (7%) en el riesgo de cáncer colorrectal.

Los estudios de investigación sugieren que existe un incremento de riesgo a partir de un consumo de 30 gramos diarios de alcohol, independientemente del tipo de bebida (30 gramos de alcohol se encuentran en 2 tercios de cerveza, 2 vasos de vino o 2 medidas de licor al 40%).

Aunque no son alimentos, tanto el sobrepeso, como la obesidad, el aumento de la grasa abdominal, y la baja actividad física, aumentan el riesgo para contraer cáncer colorrectal.

Recomendaciones dietéticas para la prevención del cáncer colorrectal

Recomendaciones para personas sanas, basadas en los datos comentados:

  •  Aunque no sea un alimento, la mejor recomendación para reducir el cáncer y la mortalidad, es dejar de fumar si se tiene el hábito. Se estima que entre un 12 y un 21% de los cánceres colorrectales son atribuibles al tabaco.
  • Las frutas, las verduras, las legumbres, y los cereales enteros, tienen una importante cantidad de fibra. Se recomiendan 5 raciones diarias entre fruta y verduras (con un predominio de verduras sobre frutas), como estrategia para reducir el riesgo de cáncer y enfermedades crónicas.
    • Las legumbres forman parte de la dieta mediterránea, y se recomiendan una o dos veces por semana.
    • Se recomienda sustituir los cereales refinados y sus derivados (panes, harinas, arroz), por cereales enteros para incrementar el consumo de fibra y otros nutrientes beneficiosos.
  • Limitar el consumo de carnes rojas a una o dos veces por semana como mucho. Utilizar el pescado como fuente de proteínas.
  • Evitar las carnes procesadas o tomarlas solamente de forma excepcional (por ejemplo en celebraciones, o una veces a la semana).
  • Las Pautas de Dieta para los Estadounidenses en 2010, del gobierno federal, establecen que el consumo moderado de alcohol se considera tomar hasta una bebida diaria para las mujeres y hasta dos bebidas diarias para los hombres. (Sí, las mujeres metabolizan peor el alcohol que los hombres).
    • El beber demasiado alcohol se define como tomar más de tres bebidas al día o más de siete bebidas a la semana para las mujeres y más de cuatro bebidas al día o más de 14 bebidas a la semana para los hombres.
    • Una bebida equivale a un tercio de cerveza, una copa de vino o una medida de licor al 40%
    • La recomendación habitual con la que la mayoría de los médicos están de acuerdo es:  Si no acostumbra a ingerir bebidas alcohólicas, no lo haga. Si acostumbra a hacerlo, no tome más de una bebida diaria si es mujer, o más de dos si es hombre.
  • Llevar una alimentación con la que mantengamos un peso saludable, para evitar los efectos cancerígenos del exceso de peso. Realizar actividad física durante al menos 30 minutos todos los días.

Con estas recomendaciones, además de disminuir el riesgo de cáncer colorrectal, obtendremos otros beneficios añadidos sobre la salud.

Entrada realizada por Carlos Tourné García, médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria y coordinador para Atención Primaria del Programa de Prevención del Cáncer de Colon y Recto de la Consejería de Sanidad y Política Social de la Región de Murcia.

Bibliografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>