Calor y deshidratación: medidas para la acción

“Prevenir, Identificar, Tratar”

La deshidratación es el estado resultante de una pérdida excesiva de agua del organismo, que si bien es provocada principalmente por enfermedades diarreicas, vómitos o fiebre, también se encuentra asociada a una exposición prolongada a ambientes calurosos o a los rayos del sol en temporadas de mayor calor. Además, esta pérdida de agua se acompaña de la pérdida de sales minerales como el sodio, el potasio, el bicarbonato de calcio y el fosfato.

Además del sudor y la orina, hay pérdidas diarias insensibles de líquidos que suponen 700 ml o más (dependiendo de la temperatura ambiental y la actividad física realizada), como los que perdemos a través de la piel o la respiración, por lo tanto, es importante estar consciente de lo que pasa en nuestro cuerpo y sus señales.

Más de una cuarta parte de los españoles se encuentran en riesgo de sufrir deshidratación, muchas veces debido a la falta de información sobre las formas de detectarla, pero también de cómo prevenirla. Por lo anterior, es de vital importancia contar con información que nos permita actuar a tiempo, la cual se resume en tres sencillos pasos: prevenir, identificar y tratar.

¿Cómo prevenirla?

Algunas de las medidas mayormente recomendadas son:

  • Evitar la exposición prolongada a los rayos del sol, sobretodo en horas de mayor calor (11-16 horas).
  • Si sus actividades laborales no le permiten resguardarse del sol, procure el uso de alguna gorra o sombrero que le proteja de la exposición directa.
  • Beber más líquidos de los que normalmente ingiere en otras épocas del año menos calurosas, es importante tener en cuenta que se pierden más líquidos de los que se ingieren.

  • Si se encuentra realizando algún tipo de actividad física, realice pequeñas pausas que permitan a su cuerpo reducir su temperatura; aproveche las pausas también para ingerir líquidos.
  • Estar atentos a la sensación de sed, pues es la manera en que el cuerpo nos avisa que necesita líquidos de manera inmediata.
  • Opte por usar vestimenta holgada y de colores claros; los colores oscuros absorben el calor y favorecerán las condiciones para padecer deshidratación.
  • Aunque se recomienda la ingesta de líquidos, deben evitarse las bebidas alcohólicas, azucaradas e infusiones calientes.

¿Cómo identificarla?

Si considera que no pudo seguir algunas de las recomendaciones mencionadas anteriormente y siente preocupación por un posible caso de deshidratación, a continuación se presentan algunos de los síntomas más comunes, que si bien no son iguales en todas las personas, ni se presentan de manera simultánea, nos dan una señal para la acción inmediata.

  • Piel pálida
  • Periodos prolongados sin orinar
  • Sudoración abundante
  • Pulso débil
  • Respiración superficial
  • Dolor de cabeza
  • Vómito
  • Poca elasticidad en la piel
  • Orina de color amarillo oscuro

¿Cómo tratarla?

La deshidratación se presenta en tres fases, habiendo para cada una medidas de atención diferenciadas.

Deshidratación leve: Entre sus principales síntomas se encuentran la sensación de sed, sudoración, agotamiento e incluso inapetencia. Para superar esta fase lo importante es evitar la exposición al sol y recuperar líquidos de manera inmediata, en el caso de niños, se recomienda el uso de suero oral y en adultos la ingesta de bebidas isotónicas o sueros ayuda bastante a contrarrestar el proceso de deshidratación.

Deshidratación moderada: En esta fase, la deshidratación provocará mareos, náuseas o vómitos y/o dolor de cabeza; de igual manera que en la fase anterior, reponer líquidos es el primer aspecto a considerar. En esta fase es indispensable la asistencia sanitaria, que permita valorar la severidad del problema, y pueda suministrar líquidos a la persona de manera endovenosa, si así lo precisa.

Deshidratación severa: En este momento, la persona presentará todos o algunos de los síntomas de las fases anteriores, además, puede llegar a perder el conocimiento, presentar hinchazón en la lengua, delirios  y dificultad para tragar, incluso líquidos. Al ser la etapa más crítica, lo más importante es acudir a los servicios sanitarios de forma inmediata, pues se trata de una urgencia al estar comprometida la vida de la persona.

La línea entre cada una de las fases es muy delgada, por lo tanto, se debe prestar mucha atención ante la primera manifestación de síntomas para poder controlar la deshidratación a tiempo.

Estar pendientes de las predicciones climáticas es también una medida que nos permitirá tomar precaución antes de salir de casa, en el portal de www.murciasalud.es podrá encontrar los índices extremos térmicos y más información sobre el tema.

Entrada realizada por Carlos Gómez Medina, estudiante de máster en salud pública en la Escuela de Salud Pública de México. Rotación en practicas en el Servicio de Promoción y Educación para la Salud. Consejería de Salud. Región de Murcia.

Fuentes:

  1. Organización Mundial de la Salud. Tratamiento inicial de la deshidratación en la desnutrición aguda grave. [En línea]. Disponible en: http://www.who.int/elena/titles/bbc/dehydration_sam/es/ [Consultado el 9 de junio del 2017].

2.CCM .¿Golpe de calor o deshidratación?. [En línea]. Disponible en : http://salud.ccm.net/faq/2644-golpe-de-calor-o-deshidratacion [Consultado el 9 de junio del 2017].

  1. Nutrición.org. Deshidratación Tipos, causas y consecuencias. [En línea]. Disponible en: http://www.nutricion.org/publicaciones/pdf/Deshidratación Tipos Causas y Consecuencias_Rosa María Ortega.pdf [Consultado el 9 de junio del 2017].
  2. CCM .Calor y deshidratación. [En línea]. Disponible en : http://salud.ccm.net/faq/2629-calor-y-deshidratacion [Consultado el 9 de junio del 2017].
  3. Murciasalud.es. Índice de extremos térmicos. [En línea]. Disponible en: https://www.murciasalud.es/principal.php [Consultado el 9 de junio del 2017].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *