Semana Mundial de la Lactancia Materna 2017

Con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que se celebra cada año del 1 al 7 de agosto, desde este blog queremos aportar una breve revisión de los beneficios para la salud de una práctica tan antigua como la propia especie humana.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños y niñas pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables. Prácticamente todas las mujeres pueden amamantar, siempre que dispongan de buena información y del apoyo de su familia y del sistema de salud.

La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva durante seis meses, la introducción de alimentos apropiados para la edad y seguros a partir de entonces y el mantenimiento de la lactancia materna hasta los 2 años o más, ya que la leche materna es un fluido cambiante que se adapta a las necesidades del bebe.

Aunque ya son conocidos los beneficios que aporta la lactancia materna, vamos a exponer brevemente algunos de ellos:

Beneficios para las madres

  • Menor riesgo de hemorragia y anemia tras el parto, porque el útero se contrae más rápidamente y disminuye el sangrado vaginal.
  • Pérdida más rápida del peso ganado durante el embarazo.
  • Menor riesgo de fracturas óseas y de osteoporosis en el periodo de la posmenopausia, ya que la remineralización ósea  tras el parto es más rápida y eficaz.
  • Disminución del riesgo de cáncer de mama y de ovario en la mujer premenopaúsica.
  • Menor riesgo de desarrollar diabetes mellitus tipo 2.
  • Aumenta la autoestima

Beneficios para los lactantes:

  • Mayor vínculo afectivo
  • Mejor estado nutritivo
  • Protección frente a las infecciones
  • Protección frente a enfermedades crónicas
  • Mejor desarrollo psicomotor e intelectual
  • Menor riesgo de muerte súbita del lactante
  • Mejor desarrollo orofacial y mandibular
  • Menor necesidad de correcciones ortodóncicas durante la infancia y adolescencia.
  • Disminución de enfermedades atópicas.

Dentro de todos estos beneficios, cabe destacar la creación de un mayor ví­nculo afectivo madre-hijo: durante el amamantamiento, los recién nacidos no sólo reciben la leche idónea para su crecimiento sino que también, mediante la unión de los cuerpos, reciben calor, estimulación táctil, visual, olfativa, gustativa y oral. El contacto físico de la madre con el recién nacido ayuda a éste a sentirse más seguro; es importante comentar que las caricias o contacto piel con piel constituyen un mecanismo liberador de endorfinas, constituyendo un potente estímulo para la prolongación del período de lactancia.

Entre los beneficios psicológicos de la lactancia materna cabe destacar que los niños y niñas desarrollan una personalidad independiente y segura; y también que permite tranquilizar al bebé. 

Otro beneficio directo es el ahorro económico que supone la lactancia materna; además también será interesante reflexionar sobre la comodidad de la lactancia materna, evitando el uso de envases además de tener la seguridad que la temperatura del alimento es la adecuada.

La magnitud de los beneficios de la alimentación al pecho sobre la salud de los lactantes es tan evidente que la OMS y la UNICEF recomiendan estrategias encaminadas a favorecer la lactancia natural y han realizado un llamamiento conjunto para que los gobiernos de todos los países la promuevan y protejan.

Una de estas estrategias es la Iniciativa Hospital Amigo del Niño (IHAN), un proyecto a nivel mundial que pretende crear un ámbito de salud favorable a la lactancia materna para conseguir el mejor comienzo posible de la vida. Tiene dos objetivos principales:

  • Transformar los hospitales y las maternidades mediante la implementación de los Diez Pasos:
  1. Disponer de una política por escrito relativa a la lactancia materna que sistemáticamente se ponga en conocimiento de todo el personal sanitario.
  2. Capacitar a todo el personal de salud de forma que esté en condiciones de poner en práctica esa política.
  3. Informar a todas las embarazadas de los beneficios que ofrece la lactancia materna y la forma de ponerla en práctica.
  4. Ayudar a las madres a iniciar la lactancia durante la media hora siguiente al alumbramiento.
  5. Mostrar a las madres como amamantar y como mantener la lactancia, aún el caso de separarse de sus bebés.
  6. No dar a los recién nacidos más que la leche materna, sin ningún otro alimento o bebida, a no ser que estén médicamente indicados.
  7. Facilitar la cohabitación de las madres y los lactantes durante las 24 horas del día.
  8. Fomentar la lactancia materna a libre demanda.
  9. No dar a los niños alimentados al pecho chupadores o chupetes artificiales.
  10. Fomentar el establecimiento de grupos de apoyo a la lactancia materna y procurar que las madres se pongan en contacto con ellos a su salida del hospital o clínica.
  • Implantar el cumplimiento del Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna en hospitales y maternidades, un conjunto de reglas destinadas a proteger la lactancia materna de prácticas comerciales poco éticas. El Código no trata de imponer la lactancia materna, sino de regular las prácticas comerciales de la industria para evitar el abuso. El código protege a consumidores y al personal de salud de presiones e influencias indebidas sobre el tipo de alimentación más saludable.

Más información:

Entrada realizada por Maria Fernández Fernández, enfermera residente de Familia y Comunitaria y Fuensanta Martínez Moreno, enfermera de Salud Pública.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *