9 de septiembre: tomando conciencia con los trastornos relacionados con el alcohol durante el embarazo.

Alcohol en el embarazo y lactancia: ¿por qué correr riesgos?

 Participa en el Twitter Chat. Lunes 18 a 19 horas. Envía tu pregunta a #TeafResponde

 El papel e impulso de los programas y acciones de la Dirección General de Salud Pública y Adicciones (DGSPyA) en la prevención, manejo y detección de los trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF) ha sido ampliamente reconocido por el Plan Nacional de Drogas Ministerio de Sanidad, y por las propias ONGs y expertos nacionales e internacionales que han visitado las experiencias de la Región. Por primera vez en España, en nuestra Región sanitarios, piscólogos, educadores, investigadores, agentes sociales fueron convocados para reflexionar como ayudar a crear ambientes más saludables y felicidad para los niños/as con TEAF. Esta agenda de colaboración ha permitido establecer vínculos e intercambio de ideas y profesionales.

No hay un nivel de bebida de alcohol que sea seguro en el embarazo ni tampoco cuando se está buscando el embarazo.

La exposición prenatal al alcohol es la principal causa conocida y prevenible de retraso mental y de malformaciones congénitas en el mundo occidental. Los trastornos del espectro alcohólico fetal (conocido con el acrónimo: TEAF) incluyen discapacidades físicas o intelectuales, como también problemas de conducta y aprendizaje que un individuo puede presentar cuando ha sido expuesto al alcohol durante su desarrollo prenatal . Estos síntomas pueden variar de leves a graves. Las necesidades terapeúticas para personas con TEAF deben ser diferentes para cada persona dependiendo de los síntomas y de la edad del diagnóstico.

Al mismo tiempo, los estudios han demostrado que algunos factores de protección ambiental pueden reducir los efectos en los niños/as con TEAF y ayudar a que las personas con estas afecciones alcancen su máximo potencial. Los trastornos secundarios no son problemas con los que las personas nacen pero pueden presentarse como consecuencia de tener un TEAF. Estos trastornos (problemas de salud mental, fracaso escolar, problemas con la ley, comportamiento sexual inadecuado…) pueden mejorarse mucho o prevenirse con tratamientos adecuados.

Calcular la prevalencia de los TEAF es difícil y varia de unos estudios a otros. En el mundo occidental, se estima que se dan de 0,4 a 3 casos de las formas más severas conocidas como síndrome alcohólico fetal por cada 1000 recién nacidos vivos[1]. El valor medio aplicable a España estaría en los 2/1000[2]. Trabajos clínicos y con búsqueda activa en la etapa escolar alcanzan los 9 casos de SAF por cada 1000 individuos.[3] La prevalencia de los TEAF por lo menos se ha estimado en 4 veces más casos que de SAF[4]. Los datos en España son desconocidos, pero en base a las estimaciones en los estudios en países desarrollados supondría en torno al 2% de la población escolar[5].

Todos los TEAF son susceptibles de ser detectados y tratados de forma precoz. La efectividad de la atención temprana se relaciona directamente con la precocidad de la intervención, la intensidad de la misma y la gravedad del caso.

Cuando usted bebe, también bebe su bebé y esto puede causar TEAF. Es posible que no sepa enseguida si su hijo fue afectado. Los TEAF incluyen una variedad de discapacidades físicas y mentales que no siempre son fáciles de identificar al nacimiento. Puede que algunos de estos efectos no se noten hasta que el niño esté en la escuela.

El diagnóstico del TEAF a veces es complejo y requiere una cuidadosa historia clínica de exposición, examen médico y evaluación del neurodesarrollo.

La UE identifica entre las acciones prioritarias a desarrollar en los Estados Miembros para disminuir los atracones de alcohol y el consumo entre los jóvenes[1] las siguientes:

  1. La reducción de la exposición al alcohol durante el embarazo.
  2. La creación de ambientes más saludables para la infancia.

Además, tanto la UE como la OMS instan a la identificación de medidas y buenas prácticas destinadas a minimizar los impactos en salud con especial atención al consumo de alcohol durante el embarazo[2].

En este marco de referencia, NACER y CRECER SIN-OH es un proyecto de investigación integral de prevención, disminución de daño y manejo de los trastornos neurocomportamentales asociados con la exposición prenatal a alcohol y otras drogas a través de la salud medioambiental pediátrica desde el inicio del embarazo hasta el final de la adolescencia. Soportado por el PND, permite colaborar a la DGSPyA y al Servicio Murciano de Salud para liderar una experiencia de buenas prácticas para el continente que comienza a dar sus primeros resultados.

Los objetivos generales del programa:

  • Estimar la prevalencia de exposición a neurotóxicos ambientales en general, y a alcohol y otras drogas en particular, al inicio del embarazo en la Región de Murcia.
  • Analizar los trastornos del crecimiento y neurodesarrollo por la exposición prenatal a alcohol y otras drogas asociados en los niños y niñas EN RIESGO y la interacción con otros factores medioambientales
  • Estimar la prevalencia de TEAF en la Región de Murcia

Actualmente se ha recabado información a más de 5.000 parejas embarazadas sobre los riesgos medioambientales, incluido las drogas, de las Áreas de Salud dependientes de las maternidades de Murcia, Los Arcos y Cartagena.

Alrededor del 40-45% de las mujeres embarazadas en la Región de Murcia siguen tomando algo de alcohol al inicio del embarazo. Desde la puesta en marcha de programas de prevención específicos ha ido disminuyendo desde el 70% en 2010 hasta el actual.

En Nacer y Crecer sin OH, a las parejas embarazadas que reúnen criterios de alto riesgo ambiental les proponemos participar en el seguimiento de ELIJO MAS SANO (EMS). EMS es una agenda de intervención precoz e integral en el manejo y seguimiento de los niños/as en alto riesgo de trastornos del neurocomportamiento por exposición a alcohol/drogas. En los últimos 2 años sido evaluados hasta ahora a más de 300 familias en Riesgo. Hemos revisado el seguimiento en los primeros 164 familias.

¿Cuáles son los criterios para considerar un embarazo EN ALTO RIESGO por exposición a alcohol u otras drogas ilegales? Criterios de Inclusión en EMS (mínimo uno): 1 :>20 gr/día alcohol (equivale a 2 cervezas o 2 vinos o 1 cubata de media diaria)  y/o 3 atracones de alcohol >/=40 gr (al menos 4 cervezas o 4 vinos o 2 cubatas en una sesión) en etapa periconcepcional, embarazo o lactancia. 2: exposición fetal (activa o pasiva) al menos una vez a la semana a cualquier droga ilegal. Los datos se obtuvieron de la ‘hoja verde’ de cribado ambiental seleccionada como BUENA PRÁCTICA DEL SISTEMA NACIONAL DE SALUD, evaluación clínica, social y del neurodesarrollo.

¿Cuántas parejas embarazas de alto riesgo ambiental por exposición a alcohol y drogas ilegales? Alrededor de un 15% cumple algunos de los criterios de arriba. Al realizarse el cribado en el primer trimestre de embarazo, la mayoría de ellas abandona el consumo al enterarse del embarazo. Lo mejor es dejar de beber, y si tiene dudas puedes hablar con tu matrona o médico.

Resultados:

  • 164 pacientes (81 niños;83 niñas). Semana gestacional (SG) media 37,4 (mín 25, max 42). El 28% (46) fueron prematuros (<37 SG).
  • Al nacimiento (en los recién nacidos a término): peso, talla y perímetro cefálico fue 3025,72 gramos (mín 1800,máx 4390), 49,47 cm(mín 42,máx 57,5) y 33,76 cm (mín 24, máx 37,0) respectivamente.
  • En 28 (23,7%) presentaban un PC<p10 (diámetro de la cabeza pequeño); 36 (30,5%), peso < p10 y 12 (10,16%) talla < p10. A los 2 años 12 pacientes no han normalizado sus curvas de crecimiento y del diámetro de la cabeza.
  • Malformaciones congénitas mayores: 15,09% del grupo. Por orden de frecuencia: cardiovasculares, genitourinarias y digestivas. 
  • Comorbilidades cromosómicas: 6 (3,65%). Es importante recordar el carácter genotóxico y mutagénico del alcohol.
  • 47 mostraron una edad mental inferior a la cronológica. 7 muy objetivable clínicamente.
  • A los 2 años, con trastornos neurocomportamentales/exposición alcohol/drogas ilegales: 47 (28,65%).
  • Rasgos faciales típicos de la exposición a alcohol: 48 (29%) tenían algún rasgo facial afectado: 4 (2,43%) presentaron una hendidura palpebral <-2DE (ojos pequeños redondos), 20 (12,2%) un surco nasolabial fino ( escala 4-5) y  24 (14,6%) labio superior fino (escala 4-5).

Conclusiones: apreciamos en el grupo de niños/as en riesgo una elevada morbilidad con trastornos neurocomportamentales y malformaciones. El diagnóstico temprano podría ser clave para disminuir el daño neurológico, incrementar la conciencia de prevención de daño y aumentar el bienestar de las familias y comunidades. Son muy pocas las experiencias en el mundo de intervención integrativa tan precoz en el TEAF como la que se desarrolla en la Región de Murcia en el que de forma generosa y colaborativa trabajamos profesionales de la salud pública, servicios sociales, ámbito educativo, profesionales sanitarios y no sanitarios de atención primaria y especializada.

‘El reto como responsable del proyecto, es poder llegar a construir un legado de tejido social de apoyo y unentornos más saludables en la comunidad para una enfermedad mucho más frecuente de lo que creemos. Romper telarañas y prejuicios es clave. Innovar de la mano de los afectados también’. JA Ortega García.

Hay muchas preguntas que pueden surgir y para eso hemos preparado un TWITTER CHAT durante estas jornadas para la concienciación donde colectivos ciudadanos, profesionales y DGSP queremos responder a todas ellas.

Envía tu pregunta con el hastag #TeafResponde el lunes de 18 a 19 horas nos vemos. Algunos ejemplos de preguntas:

  • ¿El consumo de alcohol por parte del padre puede afectar al bebé?
  • ¿Por qué algunos embarazos toman alcohol y sus hijos son sanos?
  • El consumo de alcohol durante el embarazo puede realmente causar defectos de por vida?
  • ¿Si me tomo una copia de vino o cerveza pasa a la lactancia?
  • ¿Hay algún tipo de alcohol, como el vino o la cerveza, que sea seguro para beber ocasionalmente durante el embarazo?
  • Tomé alcohol antes de enterarme que estaba embarazada ¿Qué debo hacer?

[1] Sampson et al 1997, CDC, 2015

[2] Romera et al 1997

[3] May PA, 2014, May PA et al. 2009

[4] Sampson et al 1997

[5] CDC, 2015, May PA, 2014, May PA et al. 2009.

[6] Plan on Youth Drinking and on Heavy Episodic Drinking (Binge Drinking) (2014-2016) Committee on National Alcohol Policy and Action (CNAPA), 2014

[7] European action plan to reduce the harmful use of alcohol 2012–2020, WHO Regional Office for Europe, Denmark, 2012.EU strategy to support Member States in reducing alcohol related harm, Brussels, 2006.

Entrada realizada por Juan Antonio Ortega, Médico Pediatra, Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *