Dolor de espalda en escolares: medidas de prevención

En el post publicado el pasado 19 de febrero “Dolor de espalda en escolares: situación actual” identificamos los principales factores de riesgo que se asocian con el dolor de espalda en escolares, factores que podemos clasificar en cuatro grupos. Desde el entorno escolar  podemos actuar en mayor o menor medida sobre estos factores de riesgo, mediante la implementación de programas educativos de higiene postural y realizando cambios en el entorno.

Factores antropométricos: forma física, movilidad y flexibilidad y fuerza muscular.

En general, se puede conseguir una mejora de la forma física, aumentando el nivel de actividad física de los niños y niñas.

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI), en el marco de la Estrategia de Promoción de la Salud y Prevención en el Sistema Nacional de Salud, ha elaborado recomendaciones sobre actividad física por grupos de población. Para el grupo de escolares de entre 5 y 17 años estas recomendaciones son:

  • Realizar al menos 60 minutos (1 hora) al día de actividad física moderada a vigorosa; estos 60 minutos pueden alcanzarse también sumando periodos más cortos a lo largo del día.
  •  Incluir, al menos 3 días a la semana, actividades de intensidad vigorosa y actividades de fortalecimiento muscular y de mejora de la masa ósea que incluyan grandes grupos musculares.
  •  Reducir los periodos sedentarios prolongados.

Al mismo tiempo, para ayudar a que el alumnado alcance las recomendaciones de tipo, intensidad y frecuencia de actividad física según su edad, se han elaborado diferentes materiales curriculares:

  • Para la etapa de Educación Infantil,  el Ministerio ha editado la guía Actividad física y Salud de 3 a 6 años, cuyo objetivo es fortalecer las competencias sobre estimulación motriz temprana en la primera infancia. Es muy importante que los niños y niñas vayan adquiriendo ciertas habilidades motrices a esta edad y consigan una adecuada fuerza muscular que les permitirá, en etapas posteriores, iniciarse en la práctica de los deportes.
  • En las etapas de Educación Primaria y Secundaria, dentro de la asignatura de educación física, se pueden realizar ejercicios específicos y adaptados a cada grupo de edad para trabajar la movilidad, flexibilidad y fuerza muscular del alumnado. Las Unidades Didácticas Activas son un material curricular orientado a incrementar, al menos en el 50% de la duración de la clase, el porcentaje de actividad física de intensidad moderada a vigorosa, con el fin de acercarse a las recomendaciones internacionales de actividad física en niños y adolescentes.

Además, en los centros escolares se puede fomentar la práctica diaria de ejercicio mediante la implantación de recreos activos. Existen distintas formas de hacerlo; una de ellas consiste en estructurar el patio en diferentes zonas de actividad (baile, fútbol, juegos pintados en el suelo, mate, combas…) y organizar al alumnado para que rote semanalmente por cada zona.

Factores relacionados con la escuela: mobiliario y mochilas.

El alumnado pasa muchas horas sentado en el colegio e instituto. Por esto, es importante que el mobiliario se adecúe a las características antropométricas de cada uno, en la medida de lo posible. A veces es difícil adaptar el mobiliario porque en una misma clase nos encontramos con niños y niñas de diferentes tamaños; y en algunas etapas educativas el crecimiento es muy rápido. Sería recomendable valorar a principio y a mitad de curso qué mobiliario necesita cada niño y cada niña, y no dar por supuesto que todo el alumnado de un mismo curso puede utilizar sillas y mesas del mismo tamaño.

La postura que debemos observar en el alumnado para asegurarnos de que el tamaño del mobiliario es adecuado es la siguiente:

  • Sentado con la espalda recta apoyada en el respaldo y los pies apoyados en el suelo por delante de las patas de la silla.
  • En esta posición las rodillas y las caderas forman un ángulo de 90º, de forma que permanecen a la misma altura.

Recomendaciones para adecuar el mobiliario estándar:

  • Si la silla es demasiado pequeña las rodillas se sitúan por encima de las caderas y la espalda no puede mantenerse recta. Cambiar a una silla mayor.
  • Si la silla es demasiado grande los pies no pueden realizar el apoyo completo en el suelo y la posición de la pelvis es inestable. En este caso podemos adaptar la silla colocando una caja para apoyar los pies.
  • La mesa deberá estar aproximadamente a la altura de los codos, de forma que permita el apoyo de los antebrazos sin que se eleven sus hombros y sin que la espalda se encorve.

Las medidas de higiene postural son importantes, pero debemos tener en cuenta que los cambios de postura frecuente son necesarios. Se recomienda no permanecer sentado más de 45-60 minutos. Un recurso que se puede utilizar en el aula para reducir el tiempo en que el alumnado permanece sentado mediante descansos activos y a la vez didácticos es ¡Dame 10! Este programa consiste en una serie de materiales curriculares de diversas asignaturas con actividades dirigidas a reducir el tiempo de sedentarismo del alumnado durante el horario lectivo. Está dirigido al alumnado de segundo ciclo de Educación Infantil, a toda la etapa de Educación Primaria y a primer curso de Educación Secundaria Obligatoria.

En cuanto a las mochilas, los expertos recomiendan que el alumnado no transporte más del 10% de su peso corporal. Muchas familias optan por las mochilas con ruedas para evitar que sus hijos lleven sobre la espalda un exceso de peso. El uso de estas mochilas NO soluciona este problema ya que, en la mayoría de los centros, el alumnado tiene que subir escaleras cargando este tipo de mochilas de manera inadecuada. Además, utilizar mochilas con ruedas puede suponer que los niños y niñas transporten material innecesario por no tener que cargarlo en la espalda.

Desde el centro educativo se pueden adoptar medidas dirigidas a reducir el peso de las mochilas:

  • Limitar el número de libretas: compartiendo una libreta para varias asignaturas o utilizando archivadores.
  • Disponer de espacios para que el alumnado pueda dejar el material más pesado (atlas, diccionarios…) y el que no necesiten llevar a casa.
  • Coordinar y/o reducir los deberes para que no tengan que llevar todos los libros y libretas a casa.
  • Realizar regularmente recomendaciones a familias y alumnado sobre las mochilas escolares: tipo de mochila, objetos que deben llevar y la forma correcta de llevarla.

Recomendaciones para el uso correcto de las mochilas:

  • La zona de la espalda debe ser reforzada o acolchada. Si lleva un cinturón acolchado para la cintura el peso se reparte mejor.
  • Los tirantes deben ser anchos y acolchados. Se deben regular a la misma altura para que la mochila quede por encima de los glúteos. Así, irá pegada al cuerpo.
  • El tamaño de la mochila no debe ser mayor que el de la espalda del niño. Es importante que lleve varios compartimentos para poder repartir la carga y llevar las cosa ordenadas.
  • Los libros más pesados se deben colocar en la parte que va pegada a la espalda.

Además, en relación con las mochilas con ruedas hay que tener en cuenta que:

  • El tirador debe ser regulable en altura, de tal forma que el niño o niña pueda llevarla cómodamente sin inclinarse. Se debe llevar al lado del cuerpo.
  • Es aconsejable no transportarla siempre con la misma mano. Para subir los bordillos coger el tirador con las dos manos.
  • La mejor forma de llevar este tipo de mochilas es empujándola hacia delante. También se puede llevar al lado del cuerpo tirando de ella sin inclinar ni rotar el cuerpo. Evitar llevarla detrás del cuerpo.
  • Para subir escaleras: agacharse flexionando rodillas y caderas sin doblar la espalda. Coger la mochila con las dos manos pegándola al pecho y llevarla así hasta que lleguemos arriba. No subir la escalera con la mochila colgada en un lado ni tirando del asa

Factores psicosociales: familia, entorno y recursos sociales, factores emocionales.

Cada vez hay más evidencia sobre la influencia que las emociones y su manejo tienen sobre la salud general. En el dolor de espalda juegan un importante papel las creencias y comportamientos asociados al dolor. Hoy en día se sabe que cuando se produce un episodio de dolor de espalda el reposo absoluto está contraindicado. Tanto en población juvenil como en adulta se recomienda mantenerse lo más activo posible, restringiendo sólo aquellos movimientos que provocan dolor.

La escuela es un lugar privilegiado para las relaciones sociales y, por tanto, donde los niños y niñas aprenden y ensayan la relación con los demás y desarrollan el concepto de sí mismos. La promoción de la salud mental es una parte integral de la promoción de la salud que tiene como objetivo la protección, el apoyo, el soporte emocional y el bienestar social, así como crear las condiciones individuales, sociales y ambientales que permitan el desarrollo psicofisiológico óptimo, con el mayor respeto por la cultura, la equidad, la justicia social y la dignidad personal. Por esto es importante el desarrollo de programas educativos que trabajen contenidos como la autoestima, asertividad, habilidades sociales, el conocimiento de uno mismo y las relaciones sociales, la toma de decisiones, resolución de conflictos, comunicación, etc.

Además, en internet existen otros recursos, como la Web Bienestar Emocional donde profesionales y población general puede encontrar información sobre habilidades para mejorar su estilo de vida y aprender a manejar emociones y estrés.

Factores relacionados con los estilos de vida: sobrepeso, obesidad, tabaco, alcohol, hábitos alimenticios, trabajo, deporte, inactividad física, actividades sedentarias.

La etapa escolar es la época de la vida en que las personas se hallan más receptivas para el aprendizaje, adquiriéndose los principales hábitos de vida que se consolidarán con los años. Para que estas conductas saludables se adquieran y perpetúen a lo largo del tiempo es necesario planificar y desarrollar intervenciones educativas, con un enfoque positivo y cercano a la realidad. Además, la planificación de estas intervenciones se ha de realizar con una perspectiva comunitaria que incluya a la familia y a la sociedad y con un abordaje transversal, como propone el Plan de Educación para la Salud en la Escuela de la Región de Murcia.

En España se han puesto en marcha varios planes y programas encaminados a la promoción de la alimentación y la actividad física saludable. Uno de estos programas es el “Programa PERSEO” (Programa Piloto Escolar de Referencia para la Salud y el Ejercicio, contra la Obesidad), en el marco de la Estrategia NAOS (Estrategia para la Nutrición, la Actividad Física, la Obesidad y la Salud), y promovido por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN). Este programa incluye iniciativas educativas y de sensibilización, destinadas a estimular la motivación de niños y niñas hacia el movimiento, que se pueden encontrar en la Web Educa Naos.

Fuentes:

  • Higiene postural. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Mª Ángeles Pardo. Edusport.
  • Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Profesionales. Promoción de la Salud en la Escuela
  • Literature Research for the EU-funded Project: Pain in the back: Avoiding back pain in children and teenagers.
  • Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. CNICE. Ludos. Área de Educación Física. Moviland. En busca del hueso perdido, juego interactivo sobre huesos y articulaciones.

Entrada realizada por Encarna Mira  Requena, Fisioterapeuta y alumna del Máster de Salud Pública y Fuensanta Martínez Moreno, Enfermera de Salud Pública (Servicio de Promoción y Educación para la Salud).

Los comentarios están cerrados.