“El Tabaco Rompe Corazones”: 30 años de “Día Mundial Sin Tabaco (31 de mayo)”

El 31 de mayo de 2018, la conmemoración del “Día Mundial Sin Tabaco”, promovida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), cumple 30 años.

El objetivo de esta fecha ha sido, y sigue siendo, poner de relieve los riesgos asociados con el tabaquismo, tanto para la salud como en otros ámbitos, y abogar por políticas eficaces que reduzcan su consumo. Para ello, la celebración se centra en destacar, anualmente, temas distintos relacionados con el tabaco para facilitar una visión global de las numerosas facetas y la complejidad que representa este tema. El compromiso con la cita ha sigo constante; se han desplegado a nivel mundial 30 campañas.

Desde 2007, las campañas de la OMS cuentan con versión disponible en español:

En el año 2000, comienza la difusión de campañas a través de internet (pero solo en inglés):

El resto de campañas previas (sin difusión a través de internet) fueron:

  • 1999 Leave the pack behind
  • 1998 Growing up without tobacco
  • 1997 United for a tobacco free world
  • 1996 Sport and art without tobacco: play it tobacco free
  • 1995 Tobacco costs more than you think
  • 1994 Media and tobacco: get the message across
  • 1993 Health services: our windows to a tobacco free world
  • 1992 Tobacco free workplaces: safer and healthier
  • 1991 Public places and transport: better be tobacco free
  • 1990 Childhood and youth without tobacco: growing up without tobacco
  • 1989 Women and tobacco: the female smoker: at added risk
  • 1988 Tobacco or Health: choose health

En este 30 aniversario, bajo el lema “Tabaco y cardiopatías: el tabaco rompe corazones”, la campaña quiere llamar la atención sobre:

  • La relación entre el tabaco y las cardiopatías y otras enfermedades cardiovasculares, entre ellas el accidente cerebrovascular, que, conjuntamente, son las principales causas de muerte en el mundo.
  • Posibles medidas y acciones que destinatarios importantes, entre ellos los gobiernos y el público en general, pueden adoptar para reducir los riesgos para la salud causados por el consumo de tabaco.

El Día Mundial Sin Tabaco 2018 coincide con una serie de iniciativas y oportunidades mundiales para reducir la epidemia de tabaquismo y sus repercusiones en la salud pública, que son, principalmente, un gran número de muertes y mucho sufrimiento de millones de personas en todo el mundo. Entre estas medidas se cuentan las iniciativas Global Hearts y RESOLVE apoyadas por la OMS, cuyos objetivos son reducir la mortalidad por enfermedades cardiovasculares y mejorar la atención a las mismas, así como la Tercera Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la Prevención y el Control de las Enfermedades No Transmisibles, que se celebrará en 2018.

Los peligros del consumo de tabaco para la salud cardiaca de las personas en todo el mundo

Este año, el Día Mundial Sin Tabaco se centra en las repercusiones del consumo de tabaco en la salud cardiovascular de las personas en todo el mundo.

El consumo de tabaco es un factor de riesgo importante de cardiopatía coronaria, accidente cerebrovascular y vasculopatía periférica.

A pesar de que se conocen bien los daños para la salud cardiaca que provoca el tabaco y de la disponibilidad de soluciones para reducir la morbimortalidad que ocasiona, amplios sectores de la población desconocen que es una de las principales causas de las enfermedades cardiovasculares.

Datos sobre el tabaco y sobre las cardiopatías y otras enfermedades cardiovasculares

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo, y el consumo de tabaco y la exposición al humo de tabaco ajeno contribuyen a cerca del 17% de las defunciones por cardiopatías. El consumo de tabaco es la segunda causa de enfermedades cardiovasculares, después de la hipertensión arterial.

La epidemia mundial de tabaco causa cada año más de 7 millones de defunciones, 900.000 de las cuales corresponden a personas no fumadoras que respiran humo de tabaco ajeno. Cerca del 80% de los más de 1000 millones de fumadores que hay en el mundo viven en países de ingresos medianos y bajos, que son los que soportan la mayor carga de enfermedad relacionada con este producto.

Las medidas del programa MPOWER de la OMS están en conformidad con el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT de la OMS) y pueden ser de utilidad para que los gobiernos contribuyan a reducir el consumo de tabaco y protejan a sus ciudadanos de las ENT. Estas medidas son las siguientes:

  • Monitor: vigilar el consumo de tabaco y aplicar políticas preventivas;
  • Protect: proteger a la población de la exposición al humo del tabaco prohibiendo el consumo de este producto en los espacios públicos cerrados, los lugares de trabajo y los transportes públicos;
  • Offer: prestar apoyo para abandonar el hábito tabáquico mediante ayudas generalizadas a todos los fumadores y con cobertura de costos, que incluyan un breve asesoramiento ofrecido por trabajadores sanitarios y líneas telefónicas nacionales de ayuda, sin costo para el usuario;
  • Warn: advertir de los peligros del tabaco utilizando un empaquetado neutro/normalizado y/o grandes advertencias sanitarias gráficas en todos los paquetes de tabaco, y llevar a cabo campañas eficaces en los medios de comunicación para advertir a la población de los daños que causa el consumo de este producto y la exposición al humo de tabaco ajeno.
  • Enforce: prohibir toda forma de publicidad, promoción y patrocinio del tabaco; y
  • Raise: aumentar los impuestos a los productos de tabaco y hacer que sean menos asequibles.

Objetivos de la campaña del Día Mundial Sin Tabaco 2018

Este año, las metas son las siguientes:

  • poner de relieve la relación entre el consumo de productos de tabaco y las cardiopatías y otras enfermedades cardiovasculares;
  • aumentar la concienciación de la población en general sobre las consecuencias para la salud cardiovascular del consumo de tabaco y la exposición al humo de tabaco ajeno;
  • proporcionar al público en general, los gobiernos y otros destinatarios la posibilidad de comprometerse a promover la salud cardíaca protegiendo a las personas del consumo de productos de tabaco; y
  • animar a los países a reforzar la aplicación de las medidas MPOWER de lucha contra el tabaco que figuran en el CMCT de la OMS, cuya eficacia está demostrada.

Entrada realizada por Olga Monteagudo Piqueras, Médico Especialista Medicina Preventiva y Salud Pública. Servicio de Promoción y Educación para la Salud de la Consejería de Salud de la Región de Murcia.

Los comentarios están cerrados.