Promoción de la Salud Mental y prevención del suicidio

“El dolor mental es menos dramático que el dolor físico, pero es más común y también más difícil de soportar”
C. S. Lewis

Cada año, el 10 de Octubre se conmemora el Día Mundial de la Salud Mental. En 2018, el lema propuesto por la OMS fue “Los jóvenes y la salud mental en un mundo en transformación”. 

Según la OMS, las enfermedades mentales causan la mayor parte de las incapacidades en adolescentes, afectando a todos los aspectos de la salud y del desarrollo. Los datos son:

  1. Aproximadamente el 20% de los niños, niñas y adolescentes del mundo tienen algún tipo de trastorno o problema mental.
  2. La mitad de las enfermedades mentales comienzan antes de los 14 años, pero la mayoría de los casos ni se detectan ni se tratan.
  3.  Una de las enfermedades más prevalentes entre los jóvenes es la depresión.
  4. La depresión lleva a la persona, en numerosas ocasiones, a terminar con su vida, siendo el suicidio la segunda causa de muerte entre los 15 y los 29 años.

El suicidio es un importante problema de salud pública, en gran medida prevenible, que ocasiona un gran número de pérdida de vidas humanas (más de 800.000 personas mueren cada año en el mundo, el triple de víctimas en accidentes de tráfico), y conlleva la devastación emocional, social y económica de personas y familias. Además, el suicidio es un tema tabú en numerosas sociedades, lo que dificulta la prevención. Para dar visibilidad a este problema de salud pública y establecer compromisos y medidas prácticas y efectivas que faciliten la prevención, se celebra el Día Mundial para la Prevención del Suicidio (10 de septiembre).

En nuestro país se considera la primera causa de muerte no natural. Los datos disponibles en niños, adolescentes y jóvenes resultan especialmente preocupantes: las tasas de suicidio crecieron del 1,9 al 2,6 por cada 100.000 y del 0,5 al 1,5 por cada 100.000, para las franjas de edad de 10 a 14 en niños, y de 5 a 14 años en niñas, respectivamente.

 En adultos se da una mayor tasa de suicidios consumados en varones, hasta 3 veces más. Sin embargo el número de tentativas es mayor en mujeres. Por otro lado, por cada persona que finalmente se suicida, otras 20 llevan a cabo un intento.1

Los Factores de Riesgo que aumentan la probabilidad de se produzca un suicidio son2:

  • Trastornos mentales: más del 90% de las personas que se suicidan padecen un trastorno mental como depresión, trastornos alimenticios, esquizofrenia, abuso de alcohol u otras drogas, etc.
  • Edad: los jóvenes y las personas de edad avanzada tienen más probabilidad de realizar tentativas de suicidio, así como suicidios consumados.
  • Sexo: los hombres tienen más tasas de suicidios consumados y las mujeres mayor número de tentativas.
  • Antecedentes de tentativas de suicidio: un intento de suicidio previo es el factor de riesgo individual más importante.
  • Antecedentes familiares de suicidio.
  • Dolor crónico o enfermedad física grave.
  • Factores socio-familiares: situaciones que provoquen estrés en las personas de manera mantenida, como pueda ser: pérdida de personas importantes, pérdida de empleo, violencia de género, problemas con la ley, etc.
  • Factores de personalidad: baja autoestima, timidez, sensibilidad a la crítica de los demás, etc.

Al igual que tenemos factores de riesgo para las conductas suicidas también tenemos una serie de factores asociados a un menor riesgo de suicidio o factores de protección.3

  • Tener habilidades sociales que permitan integrar a la persona dentro de la familia, amigos comunidad teniendo una relación de trascendencia y conexión con ellos.
  • Las creencias, la práctica religiosa y la espiritualidad.
  • Poseer confianza y seguridad en uno mismo. Tener una correcta autoestima. Sensación de ser útil y valorado.
  • Estar casado, estar embarazada, y tener hijos pequeños en el hogar también son factores protectores, aunque, la presencia de los niños pequeños se asocia con un mayor riesgo de primera aparición de ideación suicida.

Si en la sociedad ya existe un estigma a la hora de hablar de enfermedad  mental cuando abordamos el tema de suicidio la cosa empeora aún más. Unos de los miedos más extendidos es el de que hablar del suicidio fomente  llevar a cabo conductas suicidas. Por otro lado culturalmente y debido a la influencia de factores religiosos, la muerte por suicidio no era una muerte aceptada e incluso a estas personas no se les hacía misa de entierro hasta el año 1983. Todos estos factores pueden intentar dar respuesta a porque el suicidio es una epidemia silenciosa de la que nadie quiere hablar o cuando se habla, se hace de manera incorrecta.

Fuente. OMS. Prevención del suicidio. Un instrumento para médicos generalistas.

Los profesionales sanitarios,  en su trabajo diario con la persona, deberían poseer las competencias y recursos que les capaciten para detectar los casos de personas con ideación suicida, porque al contrario de lo que se pueda llegar a pensar, esta problemática, en la mayoría de los casos es prevenible y abordable. Antes de llevar a cabo el suicidio, la mayor parte de las personas acuden a las consultas de Atención Primaria. De esta forma, el 75% de ellas contactaron con su médico el año anterior. El 45% lo hicieron el mes previo, mientras que sólo 1 de cada 3 contactaron con el Servicio de Salud Mental en el año anterior.2

Hay un gran trabajo por delante acabando con mitos y creencias, no haciendo culpable a la persona, facilitando de ese modo que ésta pida ayuda. Atención Primaria y los Servicios de Urgencias constituyen las puertas de entradas al Sistema, por lo tanto una formación de estos profesionales para saber detectar factores de riesgo y signos de alarma puede llegar a ser fundamental en aras de la prevención así como de un abordaje y tratamiento de forma temprana.

Otra estrategia útil para prevenir los suicidios y los intentos de suicidio es limitar el acceso a los medios más utilizados, como pueden ser los plaguicidas, las armas de fuego y algunos medicamentos. Esta medida requiere un conocimiento de los métodos preferidos en diversos grupos de la sociedad y colaboración entre múltiples sectores.4

Entendemos el suicidio como un problema de alta complejidad en el que no sólo se tienen que ver implicados en su prevención profesionales sanitarios, sino también profesionales de la educación, trabajo, agricultura, comercio, justicia, derecho, defensa, política y medios de comunicación, que de manera coordinada trabajen con un mismo objetivo.5

El papel de los medios de comunicación es fundamental en este aspecto. Según la OMS, el hablar de forma responsable sobre suicidios puede ayudar a prevenir este problema mundial. Por ello, la Confederación de Salud Mental de España ha elaborado un documento con recomendaciones para tratar este tema en los medios de comunicación.

Con todo lo expresado y recogido en estas líneas proponemos y fomentamos que se hable más de esta problemática, siempre de manera responsable, acabando con el tabú que existe en la sociedad. Entendiendo la necesidad de llevar a cabo políticas de prevención abarcando todos los niveles de atención.

La Confederación de Salud Mental de España ofrece un servicio de información y asesoramiento gratuito a través del email informacion@consaludmental.org, la web www.consaludmental.org   y de los teléfonos 915079248 y 672370187.

Si necesitas ayuda o conoces a alguien que la necesite, ponte en contacto con el Teléfono de la Esperanza (902 50 00 02) o busca información en la página de la Asociación de Investigación, Prevención e Intervención del Suicidio.

#HablaDelSuicidio

Más información:

  1. Confederación Salud Mental España. El suicidio causa la muerte de diez personas al día en España. Septiembre 2018
  2. Guía de Práctica Clínica de Prevención y Tratamiento de la Conducta Suicida. Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad.
  3. Suicidal behavior: Risk and protective factors.  Revista neuro-psiquitaria. Vol. 77, Núm. 1 (2014).

Entrada realizada por Marta Campos Moreno y José Agustín Cuevas García,  Residentes de Enfermería Familiar y Comunitaria, y Fuensanta Martínez Moreno, enfermera del Servicio de Promoción y Educación para la Salud de la Consejería de Salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

87 − = 85