Preguntas y respuestas sobre la Resistencia a los Antibióticos

La resistencia a los antibióticos se ha convertido en uno de los problemas de salud pública más apremiantes en el mundo. La resistencia a los antibióticos puede hacer que las enfermedades que antes se trataban fácilmente con antibióticos se conviertan en infecciones peligrosas y se prolongue el sufrimiento de niños y adultos. Las bacterias resistentes a los antibióticos pueden propagarse a los miembros de la familia, los compañeros de clase y los compañeros de trabajo, y pueden amenazar la comunidad. Las bacterias resistentes a los antibióticos frecuentemente son más difíciles de matar y más caras de tratar. En algunos casos, las infecciones resistentes a los antibióticos pueden llevar a la discapacidad grave o incluso a la muerte.

Aunque algunas personas piensan que son las personas quienes se vuelven resistentes a ciertos fármacos, son las bacterias, no las personas, las que se hacen resistentes a los fármacos.

P: ¿Qué es un antibiótico?

R: Los antibióticos, también llamados fármacos antimicrobianos, son medicamentos que luchan contra las infecciones causadas por bacterias, tanto en los seres humanos como en los animales. Los antibióticos luchan contra las infecciones al matar a las bacterias o dificultar su desarrollo y reproducción. Los antibióticos no tienen ningún efecto contra los virus.

El término “antibiótico” originalmente se refería a un compuesto natural que mata a las bacterias, como ciertos tipos de moho o sustancias químicas producidas por organismos vivos. Técnicamente, el término “antimicrobiano” se refiere tanto a los compuestos naturales como a los sintéticos (fabricados por el hombre); sin embargo, muchas personas usan la palabra “antibiótico” para referirse a los dos.

P: ¿Qué tipos de infecciones son causadas por virus y NO deben tratarse con antibióticos?

R: Las infecciones virales no deben ser tratadas con antibióticos. Las infecciones comunes que son causadas por virus incluyen las siguientes:

  • Influenza (gripe).
  • La mayoría de los casos de dolor de garganta.
  • La mayoría de los casos de tos y bronquitis.
  • Muchas infecciones de los senos paranasales (sinusitis).
  • Muchas infecciones de oído.

P: ¿Qué es la resistencia a los antibióticos?

R: La resistencia a los antibióticos es la capacidad de las bacterias de resistir los efectos de un antibiótico. La resistencia a los antibióticos ocurre cuando las bacterias se modifican de una manera que reduce la eficacia de los medicamentos, las sustancias químicas u otros agentes diseñados para curar o prevenir las infecciones. Las bacterias sobreviven y se siguen reproduciendo y causando daño.

P: ¿Por qué las bacterias se están volviendo resistentes a los antibióticos?

R: El uso excesivo y el uso indebido de antibióticos puede promover el desarrollo de bacterias resistentes a estos. Cada vez que una persona toma antibióticos, mueren las bacterias que son sensibles al antibiótico (o sea, las bacterias que este todavía puede atacar) pero quedan vivas las bacterias resistentes, que pueden crecer y reproducirse. De esta manera, el uso de antibióticos puede aumentar la cantidad de bacterias que son resistentes a fármacos.

Los antibióticos no son eficaces contra las infecciones virales como el resfriado común, la gripe, la mayoría de los dolores de garganta, la bronquitis y muchas infecciones sinusales (de los senos paranasales) y de oído. El uso extenso de antibióticos para estas enfermedades es un ejemplo de cómo el uso excesivo de antibióticos puede promover la propagación de resistencia a los antibióticos. El uso correcto de antibióticos es clave para controlar la propagación de esta resistencia.

P: ¿Cómo debo usar los antibióticos de manera que me proteja a mí y proteja a mi comunidad de la resistencia a estos?

R: Algunas cosas que puede hacer para ayudar a prevenir la resistencia a los antibióticos son las siguientes:

  • Decirle a su profesional de atención médica que le preocupa la resistencia a los antibióticos.
  • Preguntarle si hay medidas que puede tomar para sentirse mejor y conseguir alivio de los síntomas sin usar antibióticos.
  • Tomar el antibiótico que le hayan recetado exactamente como se lo diga su profesional de atención médica.
  • Desechar todo medicamento restante.
  • Preguntarle a su profesional de atención médica qué vacunas se recomiendan para usted y su familia, para prevenir las infecciones que requieren antibióticos.
  • Nunca saltar dosis ni dejar de tomar un antibiótico antes de lo recetado, a menos que su profesional de atención médica se lo diga.
  • Nunca tomar antibióticos para una infección viral como un resfriado o la gripe.
  • Nunca presionar a su profesional de atención médica para que le recete un antibiótico.
  • Nunca guardar los antibióticos para utilizarlos la próxima vez que se enferme.
  • Nunca tomar los antibióticos que fueron recetados para otra persona.

REFERENCIAS:

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades 

Programas de Optimización de Uso de los Antibióticos (PROA)

Entrada realizada por Olga Monteagudo Piqueras, Médico Especialista Medicina Preventiva y Salud Pública. Servicio de Promoción y Educación para la Salud de la Consejería de Salud de la Región de Murcia.

II JORNADAS – DÍA MUNDIAL DE LA SALUD

Este 2018, las II Jornadas del Día Mundial de la Salud, organizadas por el Consejo de Estudiantes de la Universidad de Murcia – CEUM  y la Oficina de Universidad Saludable REUS-UMU, se realizan en el Campus Universitario de La Merced los días 10 y 11 de abril, en horario de 10 a 18 horas.

Cuentan con la participación y apoyo de la Consejería de Salud y diversas asociaciones y organismos de la Comunidad de Murcia –Centro Regional de Hemodonación; Assex, Sexualidad Educativa; No Te Prives; D”Genes, Asociación de Enfermedades Raras–, así como las delegaciones de alumnos de las Facultades de Medicina (Damedium), Enfermería (Daenfe) y Psicología y Logopedia de la Universidad de Murcia.

Las numerosas actividades programadas para conmemorar el Día Mundial de la Salud están distribuidas según las titulaciones que las organizan: Sigue leyendo

Nueva Estrategia Nacional sobre Adicciones

La nueva Estrategia Nacional sobre Adicciones, aprobada en Consejo de Ministros el 9 de febrero del 2018 con duración hasta 2024,  es un marco de referencia para Administraciones Públicas y entidades con un enfoque integrado y basado en la evidencia para el desarrollo de planes y programas relacionados con las adicciones objeto de su competencia.

Esta nueva Estrategia priorizara sus actuaciones en los menores, en su prevención y protección; en las mujeres ya que su tratamiento suele retrasarse al afrontar más dificultades y encontrarse con más barreras en el acceso a la atención, y en los mayores de 64 años, consumidores crónicos de la época de los 80 y 90, con el objetivo de conocer sus actuales necesidades y contribuir a su plena integración.

Disminuir el consumo de alcohol por parte de los menores y retrasar su edad de inicio, continúa siendo uno de los mayores retos; un 31,9% de los estudiantes de enseñanzas secundarias de 14 a 18 años realiza un consumo de riesgo de alcohol en fin de semana. En España, casi el 80% de los jóvenes han consumido alcohol antes de los 18 años. El alcohol es la sustancia que produce mayores efectos negativos tanto el que lo consume como sobre terceros, de todas las sustancias que pueden generar adicción. Sigue leyendo

Salud Sexual, ¿de qué hablamos?

Estamos acostumbrados a ver los libros de anatomía separados por órganos, segmentos del cuerpo o sistemas. Quizás esto nos ha generado un concepto fragmentado del ser humano. Como si sus partes funcionaran por separado.

Nada mas lejos de la realidad. Somos un todo en constante interacción: fluidos, señales eléctricas, emociones, músculos, movimiento y reposo; todo fluyendo en una dirección dentro de ese continuo entre la salud y la falta de la misma.

La sexualidad es una parte mas de ese TODO que compone nuestro “Yo soy”. Y una parte muy importante. En nuestra cultura occidental asociamos la sexualidad al aspecto más físico y al concepto de placer desde la esfera mas sensitiva. Sin embargo, la sexualidad no deja de ser una forma de comunicación con nuestro propio YO y un encuentro con el OTRO. El amor, el afecto y la intimidad sexual son parte de este lenguaje y juegan un papel importante en las relaciones saludables. De esta buena comunicación depende que nos sintamos satisfechos o no con nuestra esencia de quiénes somos, que se forja desde el comienzo de la vida y cesa cuando ésta se extingue.

 ¿De qué hablamos cuando nos referimos a la “salud sexual”? Sigue leyendo