El cáncer ¿es una lotería?

En un reciente estudio publicado en Science, se asegura que la mayoría de las mutaciones que conducen al cáncer se deben a errores aleatorios. Para esta conclusión se basaron en que un cambio en el número de divisiones de las células madre en un tipo de tejido está altamente relacionado con un cambio en la incidencia de cáncer en ese mismo tejido, con lo que el 65% del riesgo de cáncer podría explicarse por la división celular.

Los mismos autores afirman que, en los casos del cáncer de pulmón o del cáncer de piel, la mayoría de estos errores se deben al tabaco o a la exposición al sol, respectivamente.

La siguiente gráfica expresa desde 1975 a 2007, la evolución de la mortalidad por cáncer de pulmón. Desde el pico más alto, que ocurre unos años después de 1975, tenemos una reducción en EEUU del 36% y en Canadá del 22%.

La primera publicación gubernamental de los efectos negativos del tabaco fue hecha en 1964, y la primera ley anti-tabaco de EEUU fue en 1971, y la de Canadá en 1998.

Hasta el 40% de la disminución de la mortalidad por cáncer se achaca al abandono de este hábito.

Sigue leyendo

Influencia de la publicidad en la alimentación infantil

El sobrepreso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que supone un riesgo para la salud. Hace años, la obesidad fue declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una epidemia mundial que afecta a personas adultas y a niños. En la infancia y adolescencia es especialmente preocupante pues, además de las repercusiones futuras en la salud, resulta difícil encontrar una forma simple de medir el sobrepeso y la obesidad, porque su organismo sufre una serie de cambios fisiológicos a medida que van creciendo.

Son muchos los estudios que ponen de manifiesto la obesidad y el sobrepeso infantojuvenil. En el último Estudio de Vigilancia del Crecimiento, Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad (Aladino 2015)realizado en nuestro país, se observó una prevalencia de obesidad y sobrepeso del 41,3%. En la Región de Murcia un estudio realizado en 2012 habla de un 43.7% de prevalencia de sobrepeso y obesidad en niños de entre 2 y 14 años. En este mismo estudio se habla de una alta prevalencia de sobrepeso y obesidad en España, sobretodo en el sur y este del país.

La importancia del control del peso en la infancia Sigue leyendo

Formación gratuita online sobre “Parentalidad Positiva: Ganar Salud y Bienestar de 0 a 3 años”

El periodo de 0 a 3 años es clave para el desarrollo de los niños y las niñas. Intervenir en estos años y ofrecer un buen comienzo en la vida supone un elemento clave en la mejora de la salud y el bienestar a lo largo de todo el curso de la vida.

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad pone a disposición de padres, madres u otras figuras parentales este curso online gratuito con la intención de apoyarles en su labor de cuidado y educación en un periodo tan fundamental en su desarrollo. El curso forma parte de las acciones llevadas a cabo en el ámbito de la Estrategia de Promoción de la Salud y Prevención en el Sistema Nacional de Salud, que representa un marco de trabajo para la elaboración de políticas y la transformación de los entornos de vida, a fin de que las opciones más saludables sean las más sencillas de elegir.

¿A quién va dirigido? Sigue leyendo

Obesidad y sedentarismo infantil

Según la OMS, el sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. El índice de masa corporal (IMC) es un indicador simple de la relación entre el peso y la talla que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos. Se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2). En el caso de los niños, es necesario tener en cuenta la edad al definir el sobrepeso y la obesidad, en relación a los patrones de crecimiento infantil de la OMS.

Sigue leyendo

Por una alimentación más saludable, una escuela sin publicidad

La evidencia científica señala la obesidad como uno de los principales factores de riesgo para desarrollar enfermedades crónicas entre ellas la diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedades del aparato locomotor y algunos cánceres como el de colon, endometrio y mama. La obesidad infantil se asocia con una mayor probabilidad de obesidad, muerte prematura y discapacidad en la edad adulta. Pero además de estos riesgos futuros, los niños y niñas con obesidad sufren dificultad respiratoria, mayor riesgo de fracturas e hipertensión, y en ellos ya pueden detectarse signos de enfermedad cardiovascular en sus fases más iniciales, así como las condiciones previas al desarrollo de diabetes. Además la obesidad en la infancia tiene importantes efectos psicológicos derivados del rechazo y discriminación social, como baja autoestima, depresión y ansiedad.

En las últimas décadas estamos asistiendo en todo el mundo a un aumento alarmante de la proporción de niños y niñas que presentan obesidad o sobrepeso, tanto en países de ingresos altos como bajos. Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Banco Mundial y UNICEF, en 2014 el 6,1% de la población infantil del mundo tenía sobrepeso. En Europa esta proporción aumentó del 5,2% en 1990 al 12,6% en 2014. En el Estudio de Vigilancia del Crecimiento, Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad (ALADINO) 2013  realizado en nuestro país, se observó que un 43,0% de los escolares que participaron presentaban exceso de peso, sobrepeso y obesidad, de acuerdo con los criterios de la OMS.

Para prevenir la obesidad es fundamental promover hábitos de alimentación saludables y la realización de ejercicio físico, especialmente en las primeras etapas de la vida. La OMS, en el recientemente publicado informe de la Comisión para acabar con la obesidad infantil hace especial hincapié en la importancia de estas estrategias preventivas. Los centros educativos son escenarios ideales para la promoción de la salud en la población infantil, por ello este informe incluye entre sus recomendaciones “aplicar programas integrales que promuevan entornos escolares saludables, conocimientos básicos en materia de salud y nutrición y actividad física en niños y adolescentes en edad escolar”. Sigue leyendo