La eficacia del cribado mamográfico ¿cuestionada?

Recientemente se ha publicado en el British Medical Journal, una de las más importantes revistas médicas del mundo, los resultados de un ensayo canadiense (el Canadian National Breast Study –CNBSS-), realizado con el objetivo de comprobar si el cribado mediante mamografía es eficaz en de la prevención del cáncer de mama en mujeres. La conclusión del estudio es que la mortalidad por cáncer de mama, en el grupo que se hace las mamografías es igual que en el grupo que no se las hace. Este resultado ha tenido cierto impacto y está siendo utilizado por determinados grupos, para promover la suspensión de los programas institucionales de prevención del cáncer de mama, basados en el cribado sistemático mediante mamografía.

Programa de Prevención de Cáncer de Mama¿Cuál es la novedad de estos resultados? Pues, después de 25 años de seguimiento, sus resultados siguen siendo los mismos que publicaron en los años 1992, 2000 y en el 2002. En todas los artículos publicados por los autores de este estudio, las mujeres que al entrar al ensayo tenían entre 40 y 49 años presentan una mortalidad ligeramente superior en el grupo que se hacen la mamografía, en tanto que en las que tenían entre 50 y 59 años la mortalidad es ligeramente inferior aunque, tanto en uno en otro caso, no hay diferencias estadísticamente significativas. En definitiva, no hay nada nuevo en estos resultados, salvo que el tiempo los confirma. 

Entonces, si esto es conocido desde fecha tan temprana (1992) ¿porqué se sigue recomendando el cribado mediante mamografía para prevenir el cáncer de mama? Porque este no es el único estudio realizado. De hecho hay otros siete ensayos comunitarios aleatorios, cuyos resultados varían entre sí. Cuando se analizan en conjunto (metanálisis se denomina esta técnica), muestran  una  disminución clara de la mortalidad por cáncer de mama en el grupo asignado a mamografía en mujeres entre 50 y 74 años, más dudosos en mujeres entre 40 y 49 años y no se recomiendan, de forma genérica a toda la población femenina, en menores de 40 años.   

En cualquier caso, todos somos conscientes de que la prevención, cualquier prevención, tiene riesgos, por eso hay grupos de trabajo que revisan sistemáticamente los resultados de las investigaciones y ofrecen recomendaciones. En España la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC), en concreto el grupo que trabaja en cáncer del Programa de Actividades de Prevención y Promoción de la Salud (PAPPS), en su última revisión (2012) mantiene la recomendación del cribado mamográfico en mujeres mayores de 50 años. Dos instituciones de referencia a nivel mundial en prevención de enfermedades, mantienen la misma recomendación. En efecto, tanto el United States Preventive Services Task Force (USPSTF) estadounidense,  en su informe de 2009, como el Canandian Tasc Force in Preventive Health Care (CTFPHC) en su revisión de 2011 mantienen estas recomendaciones, a pesar de los resultados negativos  de los ensayos realizados entre mujeres canadienses.

Por  último, todas estas instituciones se obligan a revisar periódicamente sus conclusiones, incorporando los resultados de las investigaciones más recientes. Así la USPSTF ha iniciado en 2013 una nueva revisión cuyos objetivos y metodología han estado expuestos al debate público entre noviembre y diciembre de 2013. Aún no han presentado sus nuevas recomendaciones, por lo que cabe suponer que se valorarán los resultados del artículo objeto de este comentario. 

En conclusión, los resultados de este estudio relativos a la mortalidad por cáncer de mama no son una novedad, son conocidos desde 1992 y han sido incorporados en todas las revisiones realizadas desde entonces, por lo que no se justifica suprimir los programas institucionales de cribado basados en mamografías periódicas, aunque haya de tenerse en cuenta en futuras revisiones.

Entrada realizada por Francisco Pérez Riquelme, médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública.  Coordinador del Programa de Prevención del Cáncer de Mama. Servicio de Promoción y Educación para la Salud. Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad y Política Social de la Región de Murcia.

Día Europeo para la Prevención del Riesgo Cardiovascular

Hoy, 14 de marzo, se celebra el Día Europeo de la Prevención del Riesgo Cardiovascular con el objetivo de poner en conocimiento de la población los principales factores de riesgo implicados en la aparición de las enfermedades cardiovasculares y promocionar las medidas de salud y estilos de vida encaminados a evitarlos o reducirlos.

Clásicamente,  los principales  factores de riesgo a evitar han sido el tabaquismo, el aumento del colesterol, la hipertensión, la diabetes sin control, la obesidad y el sedentarismo; sin embargo, diferentes sociedades científicas alertan  de la importante contribución que suponen otros factores menos conocidos como  la apnea del sueño, el estrés, la contaminación, el consumo de drogas y la presencia de enfermedad cardiorenal.

La Organización Mundial de la Salud recuerda que las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en todo el mundo y que el 80% de las muertes prematuras que ocasiona este conjunto de enfermedades se podrían evitar siguiendo un estilo de vida saludable que conlleve la reducción de los factores de riesgo mencionados.

Las medidas preventivas recomendadas para reducir el riesgo de padecer una  enfermedad cardiovascular son principalmente:

  • Evitar el tabaquismo activo o pasivo
  • Evitar la obesidad y sobrepeso
  • Mantener una dieta sana y equilibrada
  • Realizar ejercicio físico a diario
  • Llevar un control adecuado de las enfermedades crónicas, como la hipertensión, diabetes e hipercolesterolemia

Para mas información consulte:

Entrada realizada por Inmaculada Castro Rodríguez. Medico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública. Técnica de Salud Pública del Servicio de Promoción y Educación para la Salud de la Consejería de Sanidad y Política Social.

¡Basta al desperdicio de residuos!

El desarrollo económico y social ha cambiado el estilo de vida y consumo de la población. Se consume más que se necesita, suponiendo un excesivo gasto de recursos naturales y energéticos para fabricar los productos y servicios que se utilizan.

El consumo origina residuos, que repercuten tanto en el deterioro del medio ambiente (aumento de temperaturas, agujero de la capa de ozono, etc.) como en el bienestar y salud de las personas (aparición de enfermedades).

La población debe cambiar su comportamiento ante el uso de los recursos naturales y la forma de consumir, con el fin de conseguir una mayor calidad de vida, cuidar el medio ambiente y garantizar el bienestar y la salud de futuras generaciones. 

Con objeto de concienciar a los consumidores de los efectos que sus modelos de consumo tienen sobre los recursos naturales, ilustrando los beneficios que se pueden derivar de adoptar comportamientos diferentes, la Comisión Europea ha presentado la última fase de la campaña Generation Awake, de la que ya se publicó información en una entrada anterior en este blog.

La campaña va dirigida a un público de entre 25 y 40 años, principalmente jóvenes adultos de las zonas urbanas y familias con hijos pequeños. 

Esta iniciativa gira en torno a un sitio web totalmente interactivo donde personajes de dibujos animados que representan un cubo de basura, un cubo de agua y bolsas,  muestran el impacto medioambiental que conllevan las decisiones de compra que se toman a diario. 

El sitio web de «Generation Awake», se ha traducido a todas las lenguas de la UE e invita a los visitantes a descubrir el valor de los residuos, ofreciéndoles alternativas de reciclaje, reutilización, intercambio o reparación, antes de deshacerse de ellos

A través del portal se puede acceder a información sobre la campaña, eficiencia de los recursos, economía verde, vídeos y una guía de consumo, donde encontrar consejos agrupados por temas, para comprender el impacto de diversos elementos y costumbres diarias en los recursos naturales y el medio ambiente. 

Mediante la reducción, la reutilización y el reciclado de los residuos todos podemos hacer nuestra aportación a un medio ambiente saludable.  

Tiene página en Facebook.

Fuentes:

Generation Awake

Comisión Europea. Medio Ambiente: ¡La campaña “Generation Awake” dice basta al desperdicio de residuos!. Comunicado de Prensa. 4 de febrero de 2014

Entrada realizada por Manuela González Ros, documentalista del Servicio de Promoción y Educación para la Salud de la Consejería de Sanidad y Política Social.

Recomendaciones sobre los cigarrillos electrónicos

El uso de los cigarrillos electrónicos se ha incrementado en los últimos años, especialmente debido a la creencia de que son inocuos o bien a que son una herramienta útil para dejar de fumar. Esta información es controvertida, por no decir que es falsa.

Por ello, y una vez analizada la información disponible por un grupo de expertos en tabaquismo, la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad y Política Social ha establecido unas recomendaciones, dirigidas a la población general, sobre el uso de los cigarrillos electrónicos; Las recomendaciones son las siguientes:

1. Se recomienda a toda la población, muy especialmente a menores y adolescentes, no usar los cigarrillos electrónicos.

¿Por qué?: El cigarrillo electrónico es un dispositivo que contiene sustancias que al ser inhaladas de forma reiterada son nocivas para la salud, entre ellas la nicotina o el propilenglicol. Los datos de los que disponemos actualmente sobre los cigarrillos electrónicos nos muestran que tienen efectos perjudiciales para la salud, especialmente a nivel respiratorio y, si llevan nicotina, también a nivel circulatorio.

2. Se recomienda no usar los cigarrillos electrónicos, con o sin nicotina, en ningún espacio de uso público.

¿Por qué?: El vapor que se elimina al consumir cigarrillos electrónicos contiene componentes químicos que provienen de las sustancias incluidas en los cartuchos recargables. No se trata de simple vapor de agua. Los análisis realizados de estas sustancias muestran que algunas son tóxicas. Por ello se recomienda no usar los cigarrillos electrónicos y evitar la exposición a su vapor especialmente en el caso de menores, embarazadas y personas con problemas cardiacos.

3.      No se recomienda el uso de cigarrillos electrónicos para dejar de fumar.

¿Por qué?: A día de hoy, los cigarrillos electrónicos no han mostrado que sean un método válido para dejar de fumar y por eso no han sido aprobados por la Agencia Española del Medicamento. Existen métodos que si han demostrado ser eficaces para dejar de fumar y que están autorizados para su uso. Consulte a los profesionales sanitarios. Por otra parte sabemos que mantiene el gesto de fumar y por tanto dificulta el abandono de esta conducta.

Los cigarrillos electrónicos son mecanismos que sirven para inhalar vapores y eliminar un humo similar al del tabaco. Consiste en un dispositivo eléctrico, con una batería y un atomizador para calentar el aire, y un depósito o cartucho que contiene los ingredientes, así como una boquilla para inhalar.

Imagen: Saltó E. Taller Vaping & eCigarettes. En XII Jornadas SEDET: Abordaje del tabaquismo. Lo que hemos cambiado. Valencia: SEDET. 2013

Los ingredientes que contienen los cigarrillos electrónicos son muy variados, siendo el principal de ellos, en la mayoría de los casos, la nicotina. Para producir el efecto de vaporización y eliminación del humo contienen otros elementos y compuestos químicos, como el propilenglicol. Además se les añaden saborizantes de todo tipo: chocolate, frutas variadas, saborizantes específicos de marcas de tabaco, etc. Muchas estas sustancias están aprobadas para el uso humano, aunque por otras vías diferentes a la inhalatoria. Además todavía se desconoce su seguridad de uso tras calentarlas y al combinarlas.

Un importante tema a tener en cuenta son las sustancias químicas que se desprenden tras calentar todos estos ingredientes y que pasan a formar parte del vapor que se emite. Entre estas sustancias se han detectado, además de nicotina y propilenglicol,  otras similares a las existentes en el humo de tabaco, como nitrosaminas, formaldehido, acetaldehído, benzo(a)pireno, partículas PM2.5 y partículas metálicas (sodio, hierro, aluminio, cobre, magnesio, plomo, cromo, manganeso, potasio, zinc y níquel). Algunos de estos compuestos son cancerígenos.

La presencia de estas sustancias en el vapor del cigarrillo electrónico implica la contaminación de los espacios interiores, especialmente si hay varias personas usándolos, lo que se conoce como “vapeando”.

Diversos estudios han mostrado que el consumo de cigarrillos electrónicos puede tener efectos perjudiciales para la salud a corto plazo. Estos efectos son debidos a algunos de sus componentes:

  • Por un lado la nicotina, por si sola es un tóxico y una droga muy adictiva. El uso de cigarrillos electrónicos con nicotina conlleva los riesgos propios para la salud de esta sustancia: problemas en el sistema nervioso central, sistema endocrino, músculo-esquelético, sistema respiratorio, aparato gastrointestinal, efectos metabólicos o cardio-circulatorios, por ejemplo elevación de la tensión arterial, lesiones vasculares o el infarto.
  • Por otra parte, hay datos de que el propilenglicol a corto plazo irrita los ojos, la garganta y la vía respiratoria, no conociéndose todavía todos sus efectos a largo plazo, aunque se sabe que en niños expuestos aumenta el riesgo de asma.
  • La glicerina es una sustancia que se puede usar por vía oral, pero parece estar relacionada con neumonías graves al utilizarla por vía inhalatoria.

Así mismo, las investigaciones que hasta ahora se han realizado sobre la eficacia de los cigarrillos electrónicos para dejar de fumar no aportan suficiente evidencia. No hay estudios sobre la seguridad y toxicidad de estos productos. Tampoco han sido aprobados por ninguna agencia de medicamentos.

Otra cuestión importante a tener en cuenta desde el punto de vista de la salud pública y la prevención del tabaquismo, es la relación que existe con el consumo de tabaco. Los datos que tenemos nos hacen pensar que se puede convertir en una nueva puerta de entrada al uso de drogas (nicotina, cannabis….).

La juventud está muy influenciada por la publicidad y por las modas. El cigarrillo electrónico está empezando a usarse en este colectivo bajo la falsa premisa de “salubridad”. Esto puede hacer que disminuya la percepción del riesgo y que se inicien en el consumo habitual de cigarrillos electrónicos, arrastrados también por la presión del grupo por querer usar las últimas nuevas tecnologías.  De esta manera, estaremos facilitando una nueva adicción hacia la nicotina, que de por sí sola ya es suficientemente tóxica.

Todas estas cuestiones nos hacen concluir que los cigarrillos no son inocuos, por tanto no son sanos y, al no conocer el alcance a largo plazo de su uso, no debemos recomendarlo. Tampoco se han de utilizar como método para dejar de fumar hasta que no se apruebe su uso, una vez demostrada su eficacia, seguridad y se hayan establecido las indicaciones y posología, tal y como recomienda la Organización Mundial de la Salud:

“Hasta que los sistemas de liberación de nicotina se consideren seguros y eficaces, y de calidad aceptable por un organismo regulador nacional competente, los consumidores deben ser advertidos fuertemente de no utilizar cualquiera de estos productos, incluyendo los cigarrillos electrónicos”

Para saber más:

Entrada realizada por Adelaida Lozano Polo, enfermera, técnica de Salud Pública del Servicio de Promoción y Educación para la Salud de la Consejería de Sanidad y Política Social.

Promoción de la alimentación saludable y prevención del cáncer

El cáncer es una de las enfermedades más frecuentes en el mundo y la segunda causa de muerte en los países industrializados. En la aparición del cáncer influyen tanto factores genéticos como factores ambientales, que pueden ser físicos (radiaciones ultravioleta e ionizantes), químicos (asbestos, componentes del humo del tabaco, aflatoxinas, arsénico, etc.) y biológicos (infecciones por algunos virus, bacterias o parásitos). El envejecimiento es otro factor fundamental en la aparición de cáncer.

En los países industrializados, más del 90% de los cánceres se pueden atribuir al estilo de vida y a influencias del medio ambiente: El consumo de bebidas alcohólicas y tabaco, la mala alimentación, la inactividad física, la contaminación ambiental, etc. son factores de riesgo en la aparición de distintos tipos de cáncer.

Aproximadamente, una tercera parte de los cánceres están relacionados directamente con la alimentación. Ya en 1984, el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos estableció que un 35 por ciento de los tumores tenían su origen o estaban relacionados con factores alimentarios.

En 1997 el Fondo Internacional para la Investigación del Cáncer, junto con el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer (AICR), publicó el informe Alimentos, Nutrición y Prevención del Cáncer: Una Perspectiva Global que no dejaba lugar a dudas sobre la íntima relación existente entre cáncer y dieta.  En un segundo informe, Alimentos, Nutrición, Actividad Física y la Prevención del Cáncer: Una perspectiva mundial publicado en 2007, se presentan nuevas pruebas científicas y se establecen objetivos y recomendaciones para la prevención.

La evidencia mejor conocida entre alimentación y cáncer es aquella que indica una relación inversa entre este problema de salud y el consumo de verduras. El consumo de verdura (y de forma menos definitiva el de frutas) ha demostrado un efecto protector frente a la mayor parte de los cánceres más frecuentes. Los mecanismos causantes de ello son multifactoriales, al ser múltiples los componentes de frutas y verduras; los más estudiados son las vitaminas (C, E, A, β-carotenos y licopeno) y los minerales (selenio y cinc) con propiedades antioxidantes.

Las evidencias proceden de estudios básicos que identificaron el papel de estos nutrientes frente a los radicales libres, de estudios descriptivos que han puesto de manifiesto que las diferencias geográficas en la incidencia de distintos canceres pueden ser explicados por las diferencias en el consumo de frutas y verduras y de estudios analíticos que muestran asociaciones inversas entre los niveles plasmáticos de antioxidantes y diversos tipos de cáncer.

Otros estudios evidencian la relación entre el consumo fibra dietética y la protección frente al cáncer de  colon y recto. La “hipótesis de la fibra dietética” (Burkitt  y Trowell 1972-1975), afirmaba que las dietas ricas en alimentos que contienen el material de la pared celular muestran una acción protectora frente a una serie de enfermedades. Esta relación entre fibra y cáncer de colon y recto esta basada en los efectos de la fibra insoluble, al disminuir esta el tiempo de tránsito e incrementar la masa fecal, además de su capacidad de adherencia y dilución de los ácidos biliares y otros carcinógenos. 

Las mayores evidencias de la relación entre ingesta de lípidos y cáncer se ha centrado en el cáncer de colon y los cánceres dependientes de hormonas como los de mama, próstata, ovario y endometrio. Esta asociación entre ingesta de lípidos y cáncer se produce a partir del consumo de lípidos animales y ácidos grasos saturados.

Las recomendaciones para la prevención del cáncer relacionadas con la alimentación, que se pueden consultar detalladamente en el resumen en español del informe, son las siguientes:

  • Recomendación 1: Mantenimiento del peso corporal – Mantener el menor peso posible dentro de los márgenes normales del peso corporal.
  • Recomendación 2: Actividad física – Mantenerse físicamente activo como parte de la vida cotidiana.
  • Recomendación 3: Alimentos y bebidas que promueven el aumento de peso:
    • Limitar el consumo de alimentos de alta densidad energética.
    • Evitar el consumo de bebidas azucaradas.
  • Recomendación 4: Alimentos vegetales – Consumir sobre todo alimentos de origen vegetal.
  • Recomendación 5: Alimentos de origen animal – Limitar la ingesta de carnes rojas y no consumir carnes elaboradas.
  • Recomendación 6: Bebidas alcohólicas – Limitar el consumo de bebidas alcohólicas.
  • Recomendación 7: Conservación, elaboración, preparación:
    • Limitar el consumo de sal
    • No consumir cereales (granos) o leguminosas (legumbres) contaminados por hongos.
  • Recomendación 8: Suplementos alimentarios – Procurar satisfacer los requerimientos nutricionales solo por medio de la dieta.
  • Recomendación especial 1: Lactancia materna - Las madres deben amamantar a sus hijos; los lactantes deben ser amamantados. 
  • Recomendación especial 2: Sobrevivientes de cáncer - Seguir las recomendaciones para la prevención del cáncer.

Las estrategias de promoción de la salud han de incidir en la importancia de instaurar hábitos alimentarios sanos basados en una alimentación correcta, variada y completa, con una dieta equilibrada, desde la infancia y teniendo en cuenta todos los ámbitos de actuación: Escolar, familiar y comunitario, sanitario y empresarial.

En la Región de Murcia son varias las iniciativas que tienen como finalidad la promoción de estilos de vida saludables relacionados, entre otros factores, con la alimentación y la actividad física. Podemos destacar el Plan de Educación para la Salud en la Escuela,  y el Proyecto de Universidad Saludable de la Universidad de Murcia. También, el fomento de la lactancia materna integral en todas las áreas de salud y la promulgación de normativa relacionada con la alimentación en los comedores escolares: Decreto n.º 97/2010, de 14 de mayo, por el que se establecen las características nutricionales de los menús y el fomento de hábitos alimentarios saludables en los Centros Docentes no Universitarios son otras intervenciones reseñables de promoción de la salud. 

Además, se está desarrollando el programa de prevención del cáncer de colon y recto, para la detección precoz del cáncer de colon y recto mediante la detección de sangre oculta en heces a todas las personas de entre 50 y 69 años.

Fuentes:

Entrada realizada por Mariano Martínez Tomás, enfermero del Programa de Prevención del Cáncer de Colon y Recto en el Área de Salud I. Servicio de Promoción y Educación para la Salud. Consejería de Sanidad y Política Social de la Región de Murcia.