¡Basta al desperdicio de residuos!

El desarrollo económico y social ha cambiado el estilo de vida y consumo de la población. Se consume más que se necesita, suponiendo un excesivo gasto de recursos naturales y energéticos para fabricar los productos y servicios que se utilizan.

El consumo origina residuos, que repercuten tanto en el deterioro del medio ambiente (aumento de temperaturas, agujero de la capa de ozono, etc.) como en el bienestar y salud de las personas (aparición de enfermedades).

La población debe cambiar su comportamiento ante el uso de los recursos naturales y la forma de consumir, con el fin de conseguir una mayor calidad de vida, cuidar el medio ambiente y garantizar el bienestar y la salud de futuras generaciones. 

Con objeto de concienciar a los consumidores de los efectos que sus modelos de consumo tienen sobre los recursos naturales, ilustrando los beneficios que se pueden derivar de adoptar comportamientos diferentes, la Comisión Europea ha presentado la última fase de la campaña Generation Awake, de la que ya se publicó información en una entrada anterior en este blog.

La campaña va dirigida a un público de entre 25 y 40 años, principalmente jóvenes adultos de las zonas urbanas y familias con hijos pequeños. 

Esta iniciativa gira en torno a un sitio web totalmente interactivo donde personajes de dibujos animados que representan un cubo de basura, un cubo de agua y bolsas,  muestran el impacto medioambiental que conllevan las decisiones de compra que se toman a diario. 

El sitio web de «Generation Awake», se ha traducido a todas las lenguas de la UE e invita a los visitantes a descubrir el valor de los residuos, ofreciéndoles alternativas de reciclaje, reutilización, intercambio o reparación, antes de deshacerse de ellos

A través del portal se puede acceder a información sobre la campaña, eficiencia de los recursos, economía verde, vídeos y una guía de consumo, donde encontrar consejos agrupados por temas, para comprender el impacto de diversos elementos y costumbres diarias en los recursos naturales y el medio ambiente. 

Mediante la reducción, la reutilización y el reciclado de los residuos todos podemos hacer nuestra aportación a un medio ambiente saludable.  

Tiene página en Facebook.

Fuentes:

Generation Awake

Comisión Europea. Medio Ambiente: ¡La campaña “Generation Awake” dice basta al desperdicio de residuos!. Comunicado de Prensa. 4 de febrero de 2014

Entrada realizada por Manuela González Ros, documentalista del Servicio de Promoción y Educación para la Salud de la Consejería de Sanidad y Política Social.

Activilandia: Hábitos saludables y ocio activo

En la actualidad es preocupante el aumento del sobrepeso y la obesidad en la población y muy especialmente, el incremento del número de niños y niñas obesos y con sobrepeso. En España, los datos de la Encuesta Nacional de Salud (ENS) 2011-2012 reflejan que un 27,8% de la población entre 2 y 17 años padece obesidad o sobrepeso, con un porcentaje similar en ambos sexos.

En el desarrollo de la obesidad confluyen numerosos factores entre los que destacan, además de los factores genéticos, las conductas alimentarias y el sedentarismo, por ser los más estudiados.

 Y, aunque resulte paradójico, una de las fórmulas en las que más se confía en la actualidad para el fomento de estilos de vida saludables entre los más jóvenes y para combatir de manera interactiva la obesidad, es el uso de las nuevas tecnologías, como videoconsolas, videojuegos, Internet, etc.

En este sentido, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) ha puesto en marcha Activilandia, una nueva iniciativa divulgativa incluida dentro del marco de la Estrategia Naos.

Activilandia se presenta como un Parque Temático Virtual, con la forma de un niño corriendo,  con distintos contenidos dedicados específicamente a promover la alimentación saludable, la práctica de la actividad física, el ocio activo y otros hábitos saludables como la higiene, el sueño adecuado, etc.

Es una plataforma virtual que combina contenidos lúdicos y educativos en formatos audiovisuales: Juegos digitales, vídeos, música, descargas, animaciones 2D y 3D, concursos, etc. Se puede acceder gratuitamente a través de Internet utilizando cualquier dispositivo: ordenador, tableta, móvil o smart TV.

Esta iniciativa se dirige fundamentalmente a niños de 6 a 12 años.

El principal objetivo de Activilandia es sensibilizar e informar sobre cómo poder adquirir ciertos hábitos saludables para prevenir el sobrepeso y la obesidad infantil y contribuir a que los niños y las familias con niños modifiquen algunas pautas y adopten estilos de vida más saludables, proporcionando información y consejos para una alimentación variada y equilibrada, juegos y actividades en familia, en la escuela, en el parque con amigos, deportes, baile, etc”.

Los cambios que se pretende fomentar son, fundamentalmente:

  • Promover una alimentación saludable, variada y con menos calorías.
  • Consumir más frutas y verduras.
  • Consumir menos cantidad de alimentos con grasas y azúcares añadidos.
  • Consumir alimentos y comidas menos salados.
  • Beber agua como bebida de elección para la hidratación.
  • Hacer mucho ejercicio de forma habitual y divertida: jugar moviéndose, correr, saltar, montar en bicicleta, ir andando al colegio, etc.
  • Pasar menos tiempo de juegos sentados, menos horas de ordenador y televisión.
  • Practicar deporte en familia y en el colegio, con amigos, para que les resulte agradable y divertido.

Su contenido y recursos están también orientados a las familias y educadores en su conjunto, ya que parte de los recursos que aporta Activilandia deben ser aplicados por adultos para que alcancen sus objetivos. En concreto, el contenido de la sección OBSERVATORIO se dirige específicamente a madres y padres, educadores y profesores/as que deseen conocer y utilizar Activilandia como recurso didáctico.

Destacar que, pasado un tiempo de utilización de la aplicación, salta una llamada de atención que aconseja dejar de utilizar el ordenador hasta el día siguiente y salir a la calle para poner en práctica lo aprendido.

Información de interés:

Entrada realizada por Fuensanta Martínez Moreno. Enfermera. Técnica de Salud Pública del  Programa de Educación para la Salud en la Escuela. Dirección General de Salud Pública.

¡Cuento contado, plato acabado! 9º Concurso de Cuentos Ilustrados Consum

Como cada año, Consum quiere celebrar con los más pequeños el Día Mundial del Consumidor, que se celebra a nivel mundial el 15 de marzo,  a través del “Concurso de Cuentos Ilustrados” que tiene como finalidad fomentar los buenos hábitos de consumo mediante los cuentos y la creatividad.

Se convoca la novena edición del Concurso bajo el lema “¡Cuento contado, plato acabado!”, con el objetivo de despertar el sentido crítico de los consumidores más jóvenes, en torno a cómo se puede contribuir a reducir el desperdicio alimentario.

Para ello, los centros docentes pueden presentar uno o varios cuentos ilustrados que permitan al lector reflexionar sobre los motivos por los que es importante reducir el desperdicio alimentario y qué estrategia seguir para prevenirlo.

“Les proponemos nos cuenten que harían para no tirar comida ni en su casa, ni en el centro escolar. Desde cocinar las raciones justas, congelar las sobrantes o aprovecharlas para elaborar otro plato, hasta guardar almuerzos o meriendas no acabadas. Pero además, la trama del cuento debe permitir reflexionar sobre los motivos económicos, sociales y/o ambientales por los que es necesario aprovechar mejor los alimentos.”

La pérdida y el desperdicio de alimentos en todo el mundo ascienden cada año a 1300 millones de toneladas, en un planeta en el que 900 millones de personas pasan hambre. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO): “Incluso si solo una cuarta parte de los alimentos que actualmente se pierden o se desperdician en todo el mundo puede recuperarse, sería suficiente para alimentar a 900 millones de personas hambrientas en el mundo”.

A pesar de que las pérdidas de alimentos se producen en todas las etapas de la cadena de suministro de alimentos, las causas y su impacto en todo el mundo son diferentes. Las pérdidas de alimentos en los países en desarrollo afectan sobre todo a los pequeños agricultores, donde casi el 65% de las pérdidas ocurren en las etapas de producción, post-cosecha y procesamiento, mientras que en los países industrializados los residuos de alimentos a menudo se producen a nivel minorista y del consumidor debido a la mentalidad de “usar y tirar”. 

Los objetivos del concurso de cuentos ilustrados son:

  • Sensibilizar sobre los derechos del consumidor, en concreto el derecho a la salud y la educación.
  • Estimular hábitos de vida sanos y responsables.
  • Promover actitudes responsables con el entorno social y ambiental, tanto en el hogar como en el aula, para evitar desperdiciar alimentos.
  • Trabajar diversas asignaturas de un mismo proyecto: lengua, idioma, plástica, conocimiento del medio y nuevas tecnologías.
  • Fomentar el trabajo en equipo en el aula y su sentido crítico en torno al desaprovechamiento de los alimentos.

El concurso está abierto a los centros escolares y AMPAs de educación primaria (Ciclo Medio y Ciclo Superior) y Primer Ciclo de Secundaria, así como a centros escolares y/o grupos de educación especial y centros ocupacionales.

El plazo máximo de presentación de trabajos será el 3 de marzo de 2014.

De entre todos los trabajos recibidos, se seleccionará un primero, un segundo y un tercer premio para educación primaria y secundaria obligatoria, dotados con 3.000, 2.000 y 1.000€ respectivamente. Un accésit para centros de educación especial y otro para centros ocupacionales, dotados cada uno de ellos con 1.000€. Además, los trabajos premiados serán editados dentro de la colección Biblioteca de consumo de la Cooperativa Consum. Todos los centros participantes recibirán la colección de cuentos editados

  • Puede acceder a las bases pinchando aqui
  • Descargar el formulario de inscripción aquí

Otros enlaces de interés:

Entrada realizada por Fuensanta Martínez Moreno. Enfermera. Técnica de Salud Pública del  Programa de Educación para la Salud en la Escuela. Dirección General de Salud Pública.

8ª Conferencia Mundial de Promoción de la Salud

El pasado mes de junio, entre los días 10 y 14, se celebró en Helsinki, Finlandia, la 8ª Conferencia Mundial de Promoción de la Salud,  bajo el lema “Salud en todas las políticas”.

Esta 8ª conferencia, coauspiciada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Ministerio de Sanidad y Asuntos Sociales de Finlandia, ha reunido a unos 800 participantes de 120 países y se ha celebrado con los objetivos de:

  • Estimular el intercambio de experiencias sobre la promoción de la acción intersectorial;
  • Revisar los distintos enfoques para dar cuenta de las barreras y crear capacidad para la aplicación de la salud en todas las políticas;
  • Revisar los avances, impacto y alcance desde la Conferencia de Ottawa y
  • Abordar la contribución de la promoción de la salud en la renovación y la reforma de la atención primaria de la salud.

La Conferencia tiene como eje central el enfoque de Salud en Todas las Políticas (STP). La STP se basa en la comprensión de que las mejoras en la salud de la población y la acción sobre los determinantes sociales de la salud no pueden lograrse únicamente mediante un enfoque en las políticas del sector salud, sino que requiere la acción en diversos ámbitos de actuación. Además, reconoce que centrarse en el sector salud por sí solo no es suficiente para garantizar el acceso equitativo a los servicios de salud, la protección de la salud y la gestión de la sostenibilidad financiera de los sistemas de atención de la salud. La necesidad de contemplar este enfoque ha estado presente desde siempre en el desarrollo de la promoción de la salud (PS) y en las conferencias celebradas.

En el discurso de apertura de la 8ª Conferencia, la directora general de la OMS, Margaret Chan, señaló que el sector sanitario por sí solo no puede hacer frente a las amenazas a la salud que tienen su origen en áreas de actividad fuera de ese ámbito. “Son necesarias acciones de gobierno coordinadas que tengan en cuenta las consecuencias que las políticas dirigidas a otros sectores tienen para la salud”, dijo.

Chan resaltó también que, en un mundo globalizado, los retos en salud se basan en fuerzas muy concretas: “En un mundo interconectado como el nuestro, la sanidad esta siendo influida por las mismas poderosas fuerzas; el envejecimiento demográfico, la rápida urbanización y la globalización de estilos de vida no saludables. Bajo la presión de esas fuerzas, las enfermedades no contagiosas han superado a las infecciosas como la principal causa de mortalidad y discapacidad.

Señalo también que, en la actualidad, “en lugar de que las enfermedades desaparezcan conforme mejoran las condiciones de vida, el progreso socioeconómico está en realidad creando las condiciones para favorecer el ascenso de las enfermedades no transmisibles. El crecimiento económico, la modernización, y la urbanización han abierto ampliamente el punto de entrada para la propagación de estilos de vida no saludables.”

“La globalización de estilos de vida no saludables” no es un problema técnico de la salud pública sino un problema político. “En otra tendencia alarmante, la desigualdad, entre y dentro de los países, en el nivel de ingresos, oportunidades, y consecuencias en la salud, es mayor ahora que en cualquier otro momento de estas últimas décadas. Cada vez más vivimos en un mundo de países ricos llenos de gente pobre y enferma. El aumento de las enfermedades no transmisibles amenaza con ampliar estas brechas aun más”- dijo.

Así mismo, destacó que uno de los mayores problemas a los que se enfrenta la PS en la actualidad son los intereses empresariales de los agentes económicos poderosos: “Ya no son solamente los grandes del tabaco. La salud pública debe enfrentarse también a los grandes de los alimentos, a los grandes de las bebidas gaseosas, y a los grandes del alcohol”.

Para finalizar señalo que “la formulación de políticas de la salud debe ser protegida de la distorsión por parte de intereses creados o comerciales.”

Fuente:

Entrada realizada por Fuensanta Martínez, enfermera y técnica de Salud Publica. Servicio de Promoción y Educación para la Salud.

Piensa, Aliméntate, Ahorra

El pasado 5 de junio se ha celebrado, como cada año desde 1972, el Día Mundial del Medio Ambiente, fecha señalada para sensibilizar a la opinión mundial sobre temas ambientales.

No es una novedad la importancia del medio ambiente para la salud individual y colectiva. El aire que respiramos, el agua que bebemos, el entorno de trabajo o el interior de los edificios tienen una gran implicación en nuestro bienestar y nuestra salud. Ya en 1974, el conocido Informe Lalonde “A new perspective on the health of Canadians”, definía el medio ambiente como uno de los determinantes de la salud más importantes, asociado a una gran incidencia y prevalencia de enfermedad y muerte en los países en desarrollo, por entonces el 19% (Dever. “An epidemiological Model for Health Policy Analysis”. 1976).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) incluye dentro del concepto medio ambiente y salud tanto los efectos patológicos directos de las sustancias químicas, la radiación y algunos agentes biológicos, como los efectos, con frecuencia indirectos, en la salud y el bienestar derivados del medio físico, psicológico, social y estático en general; incluida la vivienda, el desarrollo urbano, el uso del terreno y el transporte.

En la actualidad, la OMS calcula que un 24% de la carga mundial de morbilidad y un 23% de la mortalidad son atribuibles a factores medioambientales. Las repercusiones sanitarias de los factores ambientales abarcan más de 80 enfermedades y tipos de lesiones. Y encabezan esta lista la diarrea, las infecciones de las vías respiratorias bajas, diversas lesiones involuntarias y el paludismo, patologías que afectan en mayor medida a la población infantil.

Fuente: Organización Mundial de la Salud

 El lema elegido para el Día Mundial del Medio Ambiente 2013 es “Piensa. Aliméntate. Ahorra”, una campaña para reducir los desechos y las pérdidas de alimentos en un planeta de siete mil millones de habitantes en el que, según la Organizaciónde las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) “una de cada siete personas se va hambrienta a la cama cada día y más de siete millones de niños de menos de 5 años mueren de hambre cada año, mientras se desperdician 1300 millones de toneladas de comida.”

Esta iniciativa, Piensa. Aliméntate. Ahorra, conjunta del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la FAO, es una llamada a todos los sectores, consumidores, minoristas, miembros del sector hostelero y responsables políticos y sociales, a reducir los 1,3 billones de toneladas de alimentos que se pierden o se desechan en todo el mundo cada año.

El PNUMA ha llevado a cabo este año otras actuaciones con la finalidad de sensibilizar a los países de todo el mundo de la necesidad de reducir la pérdida de energía resultado de la producción de alimentos. La huella ecológica de los alimentos en el medio ambiente es tan importante que el Informe sobre la Crisis Alimentaria Medio Ambiental advierte de que, si no se actúa pronto, un 25% de los alimentos producidos se perderán en 2050 debido a la degradación medio ambiental. No obstante, es posible reducir la pérdida de energía desde el cultivo, hasta el procesamiento y terminando en el consumo y reciclaje de los alimentos. Optimizando ese proceso, la producción de alimentos puede crecer sin provocar efectos negativos para el medio ambiente.

Algunos ejemplos de cómo lograrlo son: el uso de alternativas en los alimentos usados para animales, evitando los cereales, reciclar desechos, el uso de pescado que actualmente se descarta y provocar un incremento del 50% de la acuicultura. Finalmente, el informe concluye que todos debemos ser más ocurrentes y creativos para reutilizar nuestros desechos alimenticios. Entre sus recomendaciones destaca la importancia de concienciar sobre los efectos que el aumento de la población y nuestras actuales pautas de consumo tienen en el ecosistema. Por no hablar de sus repercusiones en el cambio climático.

Fuentes:

Entrada realizada por Fuensanta Martínez Moreno, enfermera y técnica de Salud Pública. Servicio de Promoción y Educación para la Salud. Dirección General de Salud Pública