Habilidades para la Vida

En el mundo existen alrededor de 7.000 millones de personas, cada una de ellas con sus características y particularidades intrínsecas, con pensamientos y sentimientos propios. No hay una persona igual a otra. Por tanto, sería lógico pensar que, dada la diversidad de población que existe, si no estuviéramos dotados de una serie de habilidades que nos capacitan para relacionarnos con los demás, dominaría el caos en nuestra sociedad.

Relacionarnos con los demás implica mucho más que el simple hecho de mantener una relación o un trato con alguien. Requiere, en primer lugar, que cada persona se conozca y acepte tal y como es. Conlleva además, dejar a un lado los juicios previos y tratar de entender a la otra persona, comunicarnos con los demás sin herir con nuestras palabras, solucionar problemas y conflictos de la forma más positiva posible, etc. En definitiva, dominar una serie de destrezas y capacidades que nos permitan desenvolvernos en la sociedad de manera eficaz, enfrentándonos con éxito a las diversas situaciones que nos plantea la vida.

Todas estas destrezas o capacidades se agrupan bajo el término Habilidades para la Vida (HpV). La Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1993 las define como “aquellas aptitudes necesarias para tener un comportamiento adecuado y positivo que nos permita enfrentar eficazmente las exigencias y retos de la vida diaria”.

En un principio, las  HpV se orientaron a la prevención de problemas específicos de salud pública: retrasar la edad de inicio del consumo de alcohol, tabaco y cannabis,  prevenir conductas sexuales de alto riesgo, mejorar conductas relacionadas con la salud y la autoestima, promover el ajuste social positivo, mejorar el desempeño académico y/o prevenir el rechazo de los iguales. Más tarde, se comprendió que las habilidades socio-cognitivas y de control de las emociones representan la pieza clave para el desarrollo humano, por lo que se redirigió su enfoque, proponiendo como objetivo principal de la aplicación de las mismas la promoción de la salud, aplicando este punto de vista a diversas situaciones de la vida cotidiana.

Las 10 competencias o capacidades consideradas necesarias para la vida, son las siguientes: Sigue leyendo

Preguntas y respuestas sobre la Resistencia a los Antibióticos

La resistencia a los antibióticos se ha convertido en uno de los problemas de salud pública más apremiantes en el mundo. La resistencia a los antibióticos puede hacer que las enfermedades que antes se trataban fácilmente con antibióticos se conviertan en infecciones peligrosas y se prolongue el sufrimiento de niños y adultos. Las bacterias resistentes a los antibióticos pueden propagarse a los miembros de la familia, los compañeros de clase y los compañeros de trabajo, y pueden amenazar la comunidad. Las bacterias resistentes a los antibióticos frecuentemente son más difíciles de matar y más caras de tratar. En algunos casos, las infecciones resistentes a los antibióticos pueden llevar a la discapacidad grave o incluso a la muerte.

Aunque algunas personas piensan que son las personas quienes se vuelven resistentes a ciertos fármacos, son las bacterias, no las personas, las que se hacen resistentes a los fármacos.

P: ¿Qué es un antibiótico?

R: Los antibióticos, también llamados fármacos antimicrobianos, son medicamentos que luchan contra las infecciones causadas por bacterias, tanto en los seres humanos como en los animales. Los antibióticos luchan contra las infecciones al matar a las bacterias o dificultar su desarrollo y reproducción. Los antibióticos no tienen ningún efecto contra los virus. Sigue leyendo

PREVENIR desde pequeños. Programa ARGOS Murcia

El consumo de alcohol en los jóvenes es un problema creciente de Salud Pública. Los últimos estudios realizados indican que los adolescentes españoles comienzan a consumir bebidas alcohólicas alrededor de los 14 años y que el 75,6% de los estudiantes de entre 14 a 18 años ha consumido alcohol en el último año (Encuesta sobre uso de drogas en Enseñanzas Secundarias en España, ESTUDES, 2016).

Es un problema de gran importancia, ya que el consumo de bebidas con alcohol en adolescentes y jóvenes puede afectar de manera negativa a su salud, a sus estudios y a su desarrollo personal. Para prevenir un problema es necesario anticiparse al mismo; y en este sentido, la formación y capacitación de las familias es esencial.

Como madres y padres tenemos una importante labor en la prevención del consumo de alcohol y otras drogas, siendo responsables de la educación de nuestras hijas e hijos en relación a esta problemática; la influencia de la familia en la infancia determina en gran medida las conductas de los niños y niñas en el futuro. De aquí nace la importancia de proceder con un adecuado estilo educativo que les muestre los valores necesarios y les ayude a saber tomar las mejores decisiones de manera autónoma a lo largo de su vida. Sigue leyendo

Dolor de espalda en escolares: medidas de prevención

En el post publicado el pasado 19 de febrero “Dolor de espalda en escolares: situación actual” identificamos los principales factores de riesgo que se asocian con el dolor de espalda en escolares, factores que podemos clasificar en cuatro grupos. Desde el entorno escolar  podemos actuar en mayor o menor medida sobre estos factores de riesgo, mediante la implementación de programas educativos de higiene postural y realizando cambios en el entorno.

Factores antropométricos: forma física, movilidad y flexibilidad y fuerza muscular.

En general, se puede conseguir una mejora de la forma física, aumentando el nivel de actividad física de los niños y niñas.

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI), en el marco de la Estrategia de Promoción de la Salud y Prevención en el Sistema Nacional de Salud, ha elaborado recomendaciones sobre actividad física por grupos de población. Para el grupo de escolares de entre 5 y 17 años estas recomendaciones son: Sigue leyendo

Nueva Estrategia Nacional sobre Adicciones

La nueva Estrategia Nacional sobre Adicciones, aprobada en Consejo de Ministros el 9 de febrero del 2018 con duración hasta 2024,  es un marco de referencia para Administraciones Públicas y entidades con un enfoque integrado y basado en la evidencia para el desarrollo de planes y programas relacionados con las adicciones objeto de su competencia.

Esta nueva Estrategia priorizara sus actuaciones en los menores, en su prevención y protección; en las mujeres ya que su tratamiento suele retrasarse al afrontar más dificultades y encontrarse con más barreras en el acceso a la atención, y en los mayores de 64 años, consumidores crónicos de la época de los 80 y 90, con el objetivo de conocer sus actuales necesidades y contribuir a su plena integración.

Disminuir el consumo de alcohol por parte de los menores y retrasar su edad de inicio, continúa siendo uno de los mayores retos; un 31,9% de los estudiantes de enseñanzas secundarias de 14 a 18 años realiza un consumo de riesgo de alcohol en fin de semana. En España, casi el 80% de los jóvenes han consumido alcohol antes de los 18 años. El alcohol es la sustancia que produce mayores efectos negativos tanto el que lo consume como sobre terceros, de todas las sustancias que pueden generar adicción. Sigue leyendo