PREVENIR desde pequeños. Programa ARGOS Murcia

El consumo de alcohol en los jóvenes es un problema creciente de Salud Pública. Los últimos estudios realizados indican que los adolescentes españoles comienzan a consumir bebidas alcohólicas alrededor de los 14 años y que el 75,6% de los estudiantes de entre 14 a 18 años ha consumido alcohol en el último año (Encuesta sobre uso de drogas en Enseñanzas Secundarias en España, ESTUDES, 2016).

Es un problema de gran importancia, ya que el consumo de bebidas con alcohol en adolescentes y jóvenes puede afectar de manera negativa a su salud, a sus estudios y a su desarrollo personal. Para prevenir un problema es necesario anticiparse al mismo; y en este sentido, la formación y capacitación de las familias es esencial.

Como madres y padres tenemos una importante labor en la prevención del consumo de alcohol y otras drogas, siendo responsables de la educación de nuestras hijas e hijos en relación a esta problemática; la influencia de la familia en la infancia determina en gran medida las conductas de los niños y niñas en el futuro. De aquí nace la importancia de proceder con un adecuado estilo educativo que les muestre los valores necesarios y les ayude a saber tomar las mejores decisiones de manera autónoma a lo largo de su vida. Sigue leyendo

Primer Concurso Iberoamericano de Buenas Prácticas de Promoción de Salud en Universidades: Proyectos Ganadores

La Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud(OPS/OMS), junto con la Red Iberoamericana de Universidades Promotoras de Salud (RIUPS) y la Universidad Católica del Norte (UCN) de Chile, han hecho públicos los proyectos ganadores a nivel nacional del Primer Concurso Iberoamericano de Buenas Prácticas de Promoción de la Salud en Universidades e Instituciones de Enseñanza Superior.

Al Concurso se presentaron un total de 90 proyectos de España y 18 países de Suramérica. Tal y como estaba previsto en las bases, en cada país se ha seleccionado una propuesta por cada una de las categorías (promoción de estilos de vida y conductas saludables, entorno saludable, alcance comunitario y trabajo en red). En España, las propuestas galardonadas como Buenas Practicas de Promoción de Salud en la Universidad han correspondido a las universidades de Sevilla, Alicante y Girona. A continuación describimos el proyecto que ha sido premiado en cada una de las categorías:

Categoría: “Promoción de estilos de vida y conductas saludables”

Universidad de Sevilla: “Buenas Practicas de Promoción de Salud en la Universidad de Sevilla”.

El Proyecto “Programa Forma Joven” pretende fomentar la participación activa del estudiante en la vida universitaria, estableciendo una red de mediación en la que es directamente el alumnado quien proporciona de manera activa y efectiva la información sobre diferentes estilos de vida a la comunidad universitaria. Enmarcado en este proyecto se ha creado un Club de Mediación Universitaria cuyo objetivo es informar, asesorar y orientar a las áreas de salud para fomentar hábitos de vida saludables. Entre sus actuaciones se encuentra la organización de campañas de sensibilización, celebración de Días Mundiales, desarrollo de cursos… entre otras intervenciones que fomenten una actitud responsable en el colectivo destinatario. Igualmente han generado un Banco de Buenas Prácticas de intervenciones en salud.

Categoría: “Campus Universitario/entorno saludable”

Universidad de Alicante: Universidad de Alicante: Una Universidad Saludable” .

El Programa Universidad Saludable de esta institución se basa en los cuatros pilares de las universidades promotoras de la salud. Por una parte incorporar de forma transversal las competencias sobre promoción de salud en los planes de estudio. Por otro lado y siendo uno de sus puntos “fuertes”, fomentar la intersectorialidad y la participación activa de equipos decanales con las direcciones de los centros y del alumnado, mediante la concesión de créditos a estos últimos por su colaboración en diferentes proyectos. En tercer lugar fomentar la investigación en Activos en Salud. Y por último promover un entorno saludable incorporando diversos proyectos, programas e iniciativas como son: Campus cardioprotegido (instalacion de desfibriladores), planificación de acciones formativas a la Comunidad Universitaria; Rutas saludables; celebración de días internacionales; promoción del uso de la bicicleta; proyecto de nutrición saludable en coordinación con distintos servicios universitarios y con otros programas y creación de una red social en Facebook “Alicante Universidad Saludable”.

Categoría: “Promoción de salud de alcance comunitario”

Universidad de Girona: La Universidad de Girona impulsa el Plan UDG Saludable”

Se ha creado una Cátedra de Promoción de la Salud que promueve el estudio y la investigación en el ámbito del conocimiento, mediante la organización de actividades de reflexión, debate y difusión. Esta estructura académica y operativa promueve acciones de promoción de salud en el entorno comunitario,  enmarcadas en un Plan cuya finalidad es mejorar la calidad de vida de la comunidad incorporando la promoción de la salud en el proyecto educativo y laboral de la universidad.

Los objetivos propuestos son, entre otros, impulsar acciones para ganar salud y prevenir enfermedades y conseguir entornos universitarios saludables teniendo en cuenta las esferas física, laboral y social. Entre las actuaciones llevadas a cabo destaca la incorporación del Plan al programa de gobierno de la Universidad, así como la puesta en marcha de las siguientes acciones: Universidad Cardioprotegida; acreditación de sus establecimientos de restauración como promotores de la Alimentación Mediterránea; itinerarios saludables; incorporación del programa al Plan de Formación del personal; edición de un Boletín de Universidad Saludable; colaboración y participación en plataforma de Promoción de Salud de Girona, además de en las redes de Universidades Saludables nacionales e internacionales.

Categoría: “Acciones a través de Redes de Universidades”
Universidad de Sevilla: Buenas Prácticas en la Red Andaluza de Universidades Promotoras de Salud (RAUS)
En 2009 la Consejería de Salud y Bienestar Social de la Junta de Andalucía creó la Red de Universidades Promotoras de Salud (RAUS) con el objetivo de visualizar y coordinar las acciones de las diferentes Universidades Públicas de Andalucía, permitiendo la coordinación de acciones de promoción de salud y el apoyo institucional. La RAUS está compuesta por 10 Universidades y cuenta también con el apoyo de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo. Los objetivos de la RAUS son favorecer entornos universitarios saludables, aportar cauces de formación en promoción de salud en currícula, propiciar la participación en procesos de formación de diferentes actores de la comunidad universitaria, construir una red de mediadores universitarios, propiciar la investigación aplicada al ámbito universitario, favorecer la sensibilización, el intercambio de experiencias y recursos y su difusión y proyectar las actividades de promoción de salud a otros ámbitos. Entre los resultados obtenidos destacan el reconocimiento de de Créditos Optativos de Libre Elección en las acciones formativas de promoción de la salud, la incorporación de un itinerario formativo en salud a través del Trabajo Fin de Grado; Incorporación de la mediación como estrategia de promoción de la salud mediante el desarrollo de procesos formativos basado en habilidades sociales; el empoderamiento del alumnado; visualizar los servicios que realizan promoción de la salud; promover la concienciación sobre el diseño de planes coordinados con el gobierno central.

El Concurso es una buena estrategia para fomentar el intercambio de experiencia y facilitar la exportación de buenas prácticas. Se pueden consultar el resto de proyectos galardonados en otros páises en la Web de la OPS Salud y Universidades

Posteriormente se informará sobre los proyectos galardonados a nivel internacional, fase del concurso en la que participan cada uno de los seleccionados como ganador en su país de origen.

Entrada realizada por Adelaida Lozano Polo, enfermera, técnica de Salud Pública del Servicio de Promoción y Educación para la Salud de la Consejería de Sanidad y Política Social. Proyecto de Universidad Saludable en la Universidad de Murcia. 

Programa Fifty – Fifty

“Se destinan billones al tratamiento de la enfermedad cardiovascular, pero no lo suficiente en educar y promover la salud. Ambos aspectos son fundamentales para prevenir una enfermedad que ya es la primera causa de muerte en el mundo.”           Dr. Valentín Fuster

 

Según el Instituto Nacional de Estadística, las enfermedades cardiovasculares o enfermedades del sistema circulatorio son la primera causa de mortalidad en España, responsables del 30,5% del total de defunciones. La obesidad, el tabaquismo, el sedentarismo y la tensión arterial elevada son los principales factores de riesgo en estas enfermedades.

Los datos aportados por la última Encuesta Nacional de Salud (2012) muestran que se ha producido un aumento en la mayoría de los factores de riesgo cardiovascular: el 54% de la población adulta mayor de 18 años tiene exceso de peso y el 42% presenta un estilo de vida sedentario. Además, el 24% de la población encuestada fuma diariamente y más del 40% de adultos padece hipertensión arterial.

Estos factores de riesgo no siempre se pueden eliminar, pero si es posible adquirir hábitos y conductas que los pueden reducir, mediante intervenciones, tanto individuales como grupales, que permitan cambiar el estilo de vida y mejorar las conductas relacionadas con la salud.

En Programa Fifty – Fifty, de promoción de la salud integral, es un programa de intervención en salud comunitaria cuyo objetivo fundamental es mejorar la salud integral de las personas adultas entre 25 y 50 años con algún factor de riesgo cardiovascular, ayudándolas en la adquisición de hábitos de vida saludables y en el control de los principales factores de riesgo cardiovascular auto controlables: obesidad, tabaquismo, sedentarismo e hipertensión arterial, a través de una formación específica y una dinámica de grupos de “ayuda entre iguales”.

Todo ello con la finalidad de mejorar la salud de manera integral y promover una visión positiva del concepto de salud, más centrada en los aspectos positivos que generan salud que en las limitaciones y aspectos que producen enfermedad.

El Programa Fifty-Fifty nace de la iniciativa de la Fundación SHE (Fundation for Science, Health and Education), promovida por el Dr. Valentín Fuster y de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, en el marco de la Estrategia NAOS y del Observatorio de la Nutrición y de Estudio de la Obesidad, con el fin de mejorar la salud de manera integral en personas adultas mediante la modificación de sus hábitos de salud.

Fifty – Fifty se desarrolla mediante talleres formativos y motivacionales dirigidos a la promoción de estilos de vida saludables y al control de los factores de riesgo (10 horas de formación). Dicha formación se acompaña, durante los 12 meses siguientes, de una dinámica de grupo dirigida a promover cambios internos y a brindar a los participantes la posibilidad de desarrollar capacidades distintas al simple conocimiento, que les ayuden a superarse.

En este mes de septiembre se pone en marcha como experiencia piloto en siete municipios españoles integrados en la Red Española de Ciudades Saludables: Barcelona, Cambrils (Tarragona), Guadix (Granada), Manresa (Barcelona), Molina de Segura (Murcia), San Fernando de Henares (Madrid) y Villanueva de la Cañada (Madrid).

Al finalizar el programa de salud comunitaria se realizará una evaluación científica y rigurosa de los resultados, de los procesos de implementación y del grado de satisfacción de los participantes. Se pretende así definir un modelo de buenas prácticas que pueda ser trasladado a las administraciones e instituciones públicas y privadas implicadas en la promoción de estilos de vida saludables.

Fuente: Programa Fifty-Fifty http://www.programafiftyfifty.org/index.php

Entrada realizada por Fuensanta Martínez, enfermera y técnica de Salud Publica. Servicio de Promoción y Educación para la Salud.

Vejez y Solidaridad Intergeneracional

El envejecimiento puede definirse como un proceso progresivo, natural y lento de transformación, que afecta a los seres vivos desde su nacimiento hasta su muerte, pero ¿qué es la vejez? De una forma abstracta todos sabemos qué es, aunque nos resulta difícil dar una definición concreta del concepto y recurrimos a diferentes criterios para tratar de definirla.

 Desde un punto de vista cronológico se define la vejez en función de la edad de la persona, aunque la disparidad de opiniones y la falta de unanimidad para establecer la edad de comienzo de la vejez hacen del criterio cronológico un uso restringido para estudios epidemiológicos y sociológicos.

Por otra parte, existe un criterio biológico, que marca el comienzo de la vejez cuando el deterioro del organismo se hace perceptible y está asociado al desgaste de órganos y tejidos; el criterio funcional asocia la vejez a la pérdida de funciones, tanto físicas, como psíquicas e intelectuales y la equipara a la enfermedad; el criterio socio laboral, usado con gran frecuencia en la actualidad, asocia la jubilación con el inicio de la vejez, sin considerar que la jubilación es un fenómeno bastante nuevo, que no afecta a todos por igual, existiendo diferencias entre sociedades, sexos, fenómenos de jubilación anticipada, etc.

No existe, por tanto, ningún criterio que, por sí solo defina a la vejez, ya que todos ellos se centran en un solo aspecto del individuo sin considerar la vejez de forma global. Quizá la definición más completa sea la realizada por Raquel Langarica Salazar en 1985: “El envejecimiento es una sucesión de modificaciones, morfológicas, fisiológicas y psicológicas, de carácter irreversible, que se presentan antes de que las manifestaciones externas den al individuo aspecto de anciano”.

El proceso de envejecimiento humano es distinto para cada individuo y varía dependiendo de diversos factores:

  • Factores intrínsecos o endógenos: debidos a la herencia (sexo, raza, etc.)
  • Factores extrínsecos o exógenos: relacionados con el entorno (clima, estilos de vida, hábitos de autocuidado, etc.)

Además, en la actualidad sabemos que el envejecimiento es distinto incluso entre individuos de una misma comunidad según sea su clase socioeconómica, su profesión, etc., también es diferente según procedan de una zona rural o urbana, la zona geográfica, la raza o el grupo étnico al que pertenecen.

Así mismo la enfermedad es un condicionante del envejecimiento, en especial, aquellas enfermedades que afectan directamente a la duración de la vida (tumores malignos, patologías circulatorias graves, etc.) y/o a la calidad de vida (enfermedades físicas o psíquicas invalidantes). La presencia o no de enfermedad es lo que va a determinar la diferencia entre Envejecimiento fisiológico, que permite a la persona una buena adaptación física, psíquica y social al medio ambiente y Envejecimiento patológico, cuando la incidencia de procesos degenerativos y principalmente de enfermedad impiden o dificultan a la persona adaptarse al medio. 

Cada sociedad, en su contexto histórico, ha otorgado un papel positivo o negativo a la vejez dependiendo del modelo imperante en cada momento. El status de la ancianidad depende de una combinación de muchos factores socioculturales, que incluyen las tradiciones culturales y religiosas, la estructura familiar y la organización social de la producción. La estructura familiar puede determinar que el anciano sea tratado respetuosamente, sin embargo la estructura económica puede ser insuficiente para proveer al anciano. Estos factores han condicionado el significado de vejez a través de la historia. En occidente, el término “viejo”, tiene una connotación peyorativa y se rehúye de él porque se asocia con la muerte. Sin embargo, cada vez más, hay opiniones divergentes que proponen revalorizar la palabra “viejo”, aprender a pronunciarla con cariño y respeto, como se hace en el medio rural.

A finales del siglo XX, la OMS comenzó a introducir el concepto Envejecimiento Activo, para referirse al proceso en el que se optimizan las oportunidades de bienestar físico, social y mental durante toda la vida de la persona, con el objetivo de ampliar la esperanza de vida saludable, la productividad y la calidad de vida en la vejez.

En los países desarrollados y en desarrollo, el envejecimiento de la población mundial, es un indicador de la mejora de la salud en el mundo. El número de personas con 60 años o más en todo el mundo se ha duplicado desde 1980 y se prevé que alcance los 2000 millones de aquí a 2050. Es necesario poner en marcha políticas y programas que afronten los retos que plantean las personas que están envejeciendo: Las políticas de salud tienen que adaptar la perspectiva del ciclo vital a la promoción de la salud, la prevención de las enfermedades y el acceso equitativo a la atención sanitaria. Es importante la coordinación de los Servicios Sociales para coordinar y encontrar equilibrio entre el autocuidado, los cuidados familiares y los profesionales

Para la promoción de la salud en las personas mayores, es necesario establecer políticas económicas y de educación, que permitan mejorar sus niveles de salud, manteniendo un óptimo bienestar físico, social y mental a lo largo de toda la vida. Para ello es preciso:

  • Fomentar la participación de jóvenes y mayores en el mercado de trabajo, mediante actividades de formación y aprendizaje permanente que facilite la trasmisión de conocimientos entre generaciones
  • El refuerzo de la cohesión social, la inclusión y la participación a lo largo de la vida de cada persona, asegurando las oportunidades y el acceso a los servicios, las actividades políticas, sociales, recreativas y culturales; el voluntariado, que ayuda a mantener las redes sociales y reducir el aislamiento, todo esto contribuye a la realización personal y al bienestar de las personas mayores y de los jóvenes.
  • El reconocimiento de los valores de cada grupo de edad y de su contribución a la sociedad, promoviendo la percepción de las actitudes positivas respecto de todos los grupos de edad, prestando atención a sus opiniones e inquietudes para hacerles partícipes en los procesos que pueda afectarles.
  • El fomento de la salud, la prevención y el diagnóstico precoz de enfermedades a lo largo de todo el ciclo vital, así como la rehabilitación, que lleven a un envejecimiento activo y sano y a una vida independiente.
  • La adaptación de los sistemas de seguridad social de modo que estén en condiciones de ofrecer pensiones sostenibles y adecuadas que contribuyan a reducir el número de personas, en especial mujeres, que viven por debajo del umbral de la pobreza.

La solidaridad intergeneracional es un componente clave para el envejecimiento activo y saludable, dado que los seres humanos necesitan nutrirse y vincularse entre si. Las relaciones son parte esencial de sus vidas y abre las puertas a nuevas formas de solidaridad familiar y social, que repercute sobre el cuidado de los hijos y de las personas en situación de discapacidad, la necesidad de compartir responsabilidades domésticas y el desarrollo comunitario.

Es responsabilidad de los gobiernos reforzar la solidaridad entre generaciones, como uno de los aspectos más importantes para la mejora de la cohesión social y el desarrollo de una cultura participativa de la que formen parte las mujeres y los hombres de todas las edades. La creación de redes que difundan las actividades desarrolladas en materia de relaciones intergeneracionales se muestra como un instrumento eficaz para la trasmisión de ideas y el aprendizaje mutuo.

Para facilitar la eliminación de las barreras entre generaciones, el día 29 de abril se celebra el Día Europeo de la Solidaridad Intergeneracional. Entre las numerosas actividades que se realizan, desde hace años se invita a las escuelas de la UE a que abran sus puertas a las generaciones mayores, para entablar diálogo entre generaciones con objetivos específicos: compartir conocimientos y habilidades para aprender unos de otros, incrementar la conciencia de la diversidad. En 2013 fueron más de 600 centros escolares europeos que participaron en el Día Europeo de la Solidaridad Intergeneracional: http://www.generationsatschool.eu/

El año 2013, designado “Año Europeo de los Ciudadanos”, se presenta también como una buena oportunidad para que profesores, alumnos y las personas mayores organicen debates sobre Europa y qué se puede hacer para que jóvenes y mayores construyan una Europa mejor.

 Fuentes:

 Entrada realizada por Francisca Luna, enfermera. Técnica de Salud Pública del Servicio de Promoción y Educación para la Salud. Consejería de Sanidad y Política Social. Programa de Prevención del Cáncer de Mama.

 

 

 

 

 

La buena salud añade vida a los años

Concepto de envejecimiento activo. Este concepto ha ido evolucionando desde la definición de la OMS de 1990 del envejecimiento saludable (centrado en la salud) hacia un modelo mucho más integrador, como el de envejecimiento activo (OMS, 2002), definido como el proceso de optimizar las oportunidades de salud, participación y seguridad en orden a mejorar la calidad de vida de las personas que envejecen.

El objetivo es extender la calidad, la productividad y esperanza de vida a edades avanzadas. Además de seguir siendo activo físicamente es importante permanecer activo social y mentalmente, participando en actividades recreativas, de voluntariado o remuneradas, culturales, sociales, y educativas. El envejecimiento activo se sitúa en la base del reconocimiento de los derechos humanos de las personas mayores de independencia, participación, dignidad, atención y auto-desarrollo. Así, desde esta perspectiva, los determinantes del envejecimiento activo serían: económicos, sociales, físicos, servicios sociales y de salud, personales (psicológicos y biológicos) y comportamentales (estilos de vida).

Las políticas de acción propuestas por la OMS (2002) para potenciar los determinantes psicológicos y conductuales del envejecimiento activo son: (1) reducir los factores de riesgo asociados a enfermedades e incrementar los de protección de la salud a través de hábitos saludables y ejercicio físico; (2) promover los factores de protección del funcionamiento cognitivo; (3) promover las emociones y un afrontamiento positivo; y (4) promover la participación psicosocial.

Los profesionales de la salud enfatizan la importancia que tienen los estilos de vida (ejercicio físico, dieta, no fumar, beber moderadamente, la adherencia al tratamiento, etc.), que ejercen un papel esencial en la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad.

       Helmut Wirz. 87 años.

 Por otra parte, el declive cognitivo que ocurre con el paso del tiempo puede ser compensado con ejercicios. Incluso, la actividad intelectual a lo largo de la vida se considera un factor de protección de la demencia.

Así mismo, la auto-eficacia para envejecer o la percepción de control interno son buenos predictores de envejecimiento activo. Variables de personalidad como el optimismo y el pensamiento positivo están asociadas a satisfacción con la vida en la vejez. También sabemos que el afecto positivo reduce la mortalidad de las personas mayores. En este sentido, personas con una imagen positiva del envejecimiento (evaluadas 25 años antes) vivieron 7,5 años más que aquéllas con una imagen negativa. La actitud o afecto positivo es, por tanto,  un protector contra el declive físico y funcional en las personas mayores.

Finalmente, podemos decir que el modelo de envejecimiento activo apunta y justifica la importancia de las relaciones sociales, la competencia social, la participación y la productividad.

Conclusión

Los expertos coinciden en que el envejecimiento activo es un concepto biopsicosocial y, por tanto, no se reduce al mantenimiento de una buena salud libre de discapacidad, sino que también implica el mantenimiento óptimo de aspectos psicológicos y sociales.

En base a datos empíricos obtenidos en distintas investigaciones, cuatro son las áreas que deben promocionarse para lograr envejecer activamente: hábitos saludables o salud comportamental, funcionamiento cognitivo, funcionamiento emocional, control y estilos de afrontamiento positivos y, finalmente, participación social. Todas son importantes para el desarrollo integral del individuo.

Fuentes:

http://www.envejecimientoactivo2012.es/imserso_01/envejecimiento_activo_2012/index.htm

http://www.who.int/topics/ageing/es/

Envejecimiento activo . Mª Dolores Zamarrón Cassinello. Universidad Autónoma de Madrid. Facultad de Psicología.

Recursos:

Carpeta para actos y eventos. Envejecimiento y salud. OMS

Ciudades Globales Amigables con los Mayores.Una guía

Sigamos activos para envejecer bien. Folleto

Hacia una Atención Primaria adaptada a los mayores. Folleto

Maltrato de ancianos y alcohol

Libro Blanco del Envejecimiento activo. Editado por la Junta de Andalucía, recoge un total de 130 recomendaciones sobre medidas que se deben de llevar a cabo en temas de salud, educación, seguridad, intergeneracionalidad y participación, para mejorar la calidad de vida de las personas mayores.

El año 2012 ha sido declarado como «Año europeo del envejecimiento activo y de la solidaridad intergeneracional» con el objetivo de promover la creación en Europa de un envejecimiento activo y saludable en el marco de una sociedad para todas las edades. El día 7 de abril, día mundial de la salud, se dedica este año precisamente al tema del envejecimiento y la salud, con el lema “la buena salud añade vida a los años”.