Dolor de espalda en escolares: medidas de prevención

En el post publicado el pasado 19 de febrero “Dolor de espalda en escolares: situación actual” identificamos los principales factores de riesgo que se asocian con el dolor de espalda en escolares, factores que podemos clasificar en cuatro grupos. Desde el entorno escolar  podemos actuar en mayor o menor medida sobre estos factores de riesgo, mediante la implementación de programas educativos de higiene postural y realizando cambios en el entorno.

Factores antropométricos: forma física, movilidad y flexibilidad y fuerza muscular.

En general, se puede conseguir una mejora de la forma física, aumentando el nivel de actividad física de los niños y niñas.

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI), en el marco de la Estrategia de Promoción de la Salud y Prevención en el Sistema Nacional de Salud, ha elaborado recomendaciones sobre actividad física por grupos de población. Para el grupo de escolares de entre 5 y 17 años estas recomendaciones son: Sigue leyendo

Dolor de espalda en escolares: situación actual

El cambio en los estilos de vida de las familias, el aumento de las actividades de ocio sedentario y el exceso de actividades extraescolares hace que hoy en día los niños y niñas tengan muchas menos oportunidades para moverse. Si a esto le sumamos la falta de espacios verdes en las ciudades y el aumento de inseguridad en las calles, entenderemos porqué los escolares de hoy son más sedentarios que en el pasado. Este sedentarismo, así como la adopción de hábitos posturales incorrectos, puede contribuir al aumento de dolor de espalda inespecífico que se observa en escolares.

El dolor de espalda inespecífico es aquel que se produce por un mal funcionamiento de la musculatura, asociado habitualmente a una limitación de la movilidad e influenciado por las posturas y movimientos y que no es debido a una enfermedad general o sistémica (infecciones, cáncer, enfermedades reumáticas, osteoporosis, etc.). Los estudios nos muestran que el porcentaje de niños y niñas que han padecido dolor de espalda aumenta a partir de los 10 años de edad y, alrededor de los 15 años encontramos que el porcentaje de jóvenes con dolor de espalda es similar al de adultos. Este dato es importante, puesto que los adolescentes que padecen dolor de espalda a diario, pueden padecerlo de forma crónica en la edad adulta.

En España, se realizan periódicamente estudios que monitorizan tanto las conductas relacionadas con la salud como los estilos de vida de la población escolarizada. Estas encuestas oficiales aportan información relevante para planificar y evaluar actuaciones en el ámbito sanitario y educativo. Sigue leyendo

Salud Sexual, ¿de qué hablamos?

Estamos acostumbrados a ver los libros de anatomía separados por órganos, segmentos del cuerpo o sistemas. Quizás esto nos ha generado un concepto fragmentado del ser humano. Como si sus partes funcionaran por separado.

Nada mas lejos de la realidad. Somos un todo en constante interacción: fluidos, señales eléctricas, emociones, músculos, movimiento y reposo; todo fluyendo en una dirección dentro de ese continuo entre la salud y la falta de la misma.

La sexualidad es una parte mas de ese TODO que compone nuestro “Yo soy”. Y una parte muy importante. En nuestra cultura occidental asociamos la sexualidad al aspecto más físico y al concepto de placer desde la esfera mas sensitiva. Sin embargo, la sexualidad no deja de ser una forma de comunicación con nuestro propio YO y un encuentro con el OTRO. El amor, el afecto y la intimidad sexual son parte de este lenguaje y juegan un papel importante en las relaciones saludables. De esta buena comunicación depende que nos sintamos satisfechos o no con nuestra esencia de quiénes somos, que se forja desde el comienzo de la vida y cesa cuando ésta se extingue.

 ¿De qué hablamos cuando nos referimos a la “salud sexual”? Sigue leyendo

Nueva convocatoria del Distintivo “Sello Vida Saludable”

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha convocado por segundo año el distintivo de calidad de centros docentes “SELLO VIDA SALUDABLE”, un reconocimiento público para aquellos centros educativos que fomentan el aprendizaje de la salud y asumen, en su proyecto educativo, prácticas de vida saludable y una educación física que permita el adecuado desarrollo personal y social a lo largo de la escolarización del alumnado.

Los entornos donde se desarrolla la vida cotidiana de las personas, como el lugar de trabajo, el barrio, el hogar, los centros docentes, las ciudades, etc. pueden proporcionar oportunidades para promocionar la salud de los individuos. Y entre todos ellos, por su potencial para la promoción de estilos de vida saludables en niños, niñas y adolescentes, destacan los centros educativos: escuelas e institutos.

En post anteriores -como los dedicados a  Escuelas Promotoras de Salud,  Equidad, Educación y Salud e Intervenciones de educación para la salud en la Escuela–  hemos destacado como, en las últimas décadas, son muchos los centros escolares que, conscientes de la relación existente entre la educación y la salud, promueven el desarrollo de programas de salud escolar; programas educativos integrales, holísticos y que se desarrollan a largo plazo.

El distintivo de calidad “Sello Vida Saludable” supone Sigue leyendo

Por una alimentación más saludable, una escuela sin publicidad

La evidencia científica señala la obesidad como uno de los principales factores de riesgo para desarrollar enfermedades crónicas entre ellas la diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedades del aparato locomotor y algunos cánceres como el de colon, endometrio y mama. La obesidad infantil se asocia con una mayor probabilidad de obesidad, muerte prematura y discapacidad en la edad adulta. Pero además de estos riesgos futuros, los niños y niñas con obesidad sufren dificultad respiratoria, mayor riesgo de fracturas e hipertensión, y en ellos ya pueden detectarse signos de enfermedad cardiovascular en sus fases más iniciales, así como las condiciones previas al desarrollo de diabetes. Además la obesidad en la infancia tiene importantes efectos psicológicos derivados del rechazo y discriminación social, como baja autoestima, depresión y ansiedad.

En las últimas décadas estamos asistiendo en todo el mundo a un aumento alarmante de la proporción de niños y niñas que presentan obesidad o sobrepeso, tanto en países de ingresos altos como bajos. Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Banco Mundial y UNICEF, en 2014 el 6,1% de la población infantil del mundo tenía sobrepeso. En Europa esta proporción aumentó del 5,2% en 1990 al 12,6% en 2014. En el Estudio de Vigilancia del Crecimiento, Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad (ALADINO) 2013  realizado en nuestro país, se observó que un 43,0% de los escolares que participaron presentaban exceso de peso, sobrepeso y obesidad, de acuerdo con los criterios de la OMS.

Para prevenir la obesidad es fundamental promover hábitos de alimentación saludables y la realización de ejercicio físico, especialmente en las primeras etapas de la vida. La OMS, en el recientemente publicado informe de la Comisión para acabar con la obesidad infantil hace especial hincapié en la importancia de estas estrategias preventivas. Los centros educativos son escenarios ideales para la promoción de la salud en la población infantil, por ello este informe incluye entre sus recomendaciones “aplicar programas integrales que promuevan entornos escolares saludables, conocimientos básicos en materia de salud y nutrición y actividad física en niños y adolescentes en edad escolar”. Sigue leyendo