Niños y TIC: recomendaciones de la Asociación Americana de Pediatría para el uso de tablets

Actualmente los dispositivos móviles digitales (tabletas) han modificado los hábitos de conducta y de comunicación de niños y jóvenes, siendo uno de sus “juguetes” preferidos. Estos dispositivos se han convertido en el epicentro de su interés. Desde edades muy tempranas comienzan a usarlos, de modo que gran parte de sus actividades cotidianas se canalizan a través de la tableta, utilizada principalmente con fines de entretenimiento, o bien para aprender. Ante el excesivo uso por parte de los menores, se hace cada vez más necesario que los progenitores (o adultos responsables) controlen el uso que los niños y niñas hacen de estas tecnologías, ya que, en determinados casos, podría crear adicción a los mismos.

El Dr. Richard Graham, psiquiatra del hospital londinense de Capio Nightingale, responsable del Servicio de Adicción a la Tecnología experto en esta materia declaró: “Los niños nacen hoy en día en un entorno tecnológico y muchos padres tienden a usar los ordenadores, los iPads y los smartphones como si fueran niñeras”. Para identificar de forma temprana este problema el doctor expone algunos de los síntomas mas característicos que tienen los niños cuando sufren una adicción a esta tecnologías: Sigue leyendo

Tecnologías de la Información y la Comunicación y Salud

En los últimos años, el avance en las Tecnologías de la Información y la Comunicación(TIC) y sobre todo, la globalización en el uso de Internet han supuesto, tanto en lo profesional como lo personal, un cambio en nuestra manera de comunicarnos, de relacionarnos, de acceder a la información y de difundirla.

Además, ha permitido incorporar a nuestro vocabulario nuevos términos; expresiones como esalud, epaciente, emedicina, telemedicina, Salud 2.0, mHealth… son vocablos que nos encontramos frecuentemente en nuestro día a día. Y para aquellos nacidos y formados profesionalmente antes de la “revolución de Internet”, supone un nuevo reto para la formación continua y la actualización de conocimientos, por la necesidad de conocer el mundo de internet y adaptarnos a el.

Por empezar por algún sitio, empecemos por el principio: ¿A qué nos referimos cuando hablamos de eSalud? La Organización Mundial de la Salud (OMS) en el documento Estrategia y Plan de Acción sobre e-Salud publicado en 2011, define la cibersalud, conocida también como e-Salud o e-Health, como el “apoyo que la utilización  costoeficaz y segura de las tecnologías de la información y las comunicaciones, ofrece a la salud y a los ámbitos relacionados con ella, con inclusión de los servicios de atención de salud, la vigilancia y la documentación sanitarias, así como la educación, los conocimientos y las investigaciones en materia de salud”.

Se definen también algunos componentes de eSalud, como son:

  • Registro médico electrónico (o historia clínica electrónica): Es el registro en  formato electrónico de información sobre la salud de cada paciente que puede ayudar a los profesionales de salud en la toma de decisiones y el tratamiento.
  • Telesalud (incluida la telemedicina): Consiste en la prestación de servicios de salud utilizando las TIC, especialmente donde la distancia es una barrera para recibir atención de salud.
  • mSalud (o salud por dispositivos móviles): Es un término empleado para designar el ejercicio de la medicina y la salud pública con apoyo de los dispositivos móviles, como teléfonos móviles, tabletas, dispositivos de monitoreo de pacientes y otros dispositivos inalámbricos.
  • eLearning (incluida la formación o aprendizaje a distancia): consiste en la aplicación de las TIC al aprendizaje. Puede utilizarse para mejorar la calidad de la educación, aumentar el acceso a la educación y crear formas nuevas e innovadoras de enseñanza al alcance de un mayor número de personas.
  • Educación continua en tecnologías de la información y la comunicación: desarrollo de cursos o programas de salud profesionales (no necesariamente acreditados formalmente) que facilitan habilidades en TIC de aplicación en la salud. Esto incluye los métodos actuales para el intercambio de conocimiento científico como la publicación electrónica, el acceso abierto, la alfabetización digital y el uso de las redes sociales.
  • Estandarización e interoperabilidad: la interoperabilidad hace referencia a la comunicación entre diferentes tecnologías y aplicaciones de software para el intercambio y uso de datos en forma eficaz, precisa y sólida. Esto requiere del uso de estándares, es decir, de normas, regulaciones, guías o definiciones con especificaciones técnicas para hacer viable la gestión integrada de los sistemas de salud en todos los niveles.

Tenemos aquí un amplio abanico de elementos, que engloba desde la utilización de las TIC para la consulta de información por usuarios y profesionales hasta su aplicación en la mejora de la planificación, la gestión, la prevención, investigación, promoción de la salud o en el diagnóstico o tratamiento.

Según datos de Internet World Stats, Web que recopila las estadísticas de uso de Internet a nivel mundial, en el año 2012 en España el 67.2% de la población utilizaba habitualmente Internet.

Centrándonos exclusivamente en la búsqueda de información sobre salud encontramos que el 61% de los internautas españoles utilizan Internet para buscar información sobre temas de salud (ej. enfermedades, lesiones, nutrición, etc.) llegando a valores del 67% en el caso del género femenino, como pone en evidencia la Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación en los hogares 2013 del Instituto Nacional de Estadística.

Por tanto, Internet se ha convertido en muchos casos en la principal fuente de información sobre salud, incluso reemplazando a los médicos en esta función.

Son numerosas las Web de información sanitaria que podemos encontrar en la Red; por poner un ejemplo, Google nos proporciona más de cinco millones y medio de resultados al buscar el término “Salud”. Es un aluvión de información, que puede ser veraz o no, sobre salud; además, los medios sociales (blogs, wikis, redes sociales…) permiten canalizar valores, opiniones, actitudes, visiones, etc. que influyen en las personas y que promueven modelos de salud tanto positivos como negativos.

Para aquellos que nos dedicamos a la promoción y la educación para la salud, es cada vez más necesaria y casi obligada, la incorporación a nuestro quehacer cotidiano de estas herramientas. Tal como se recoge en el artículo e-Salud y vídeos on-line para la promoción de la salud, publicado por Gaceta Sanitaria en 2012,  los profesionales debemos tener claro que:

  • Cualquier contenido sobre salud que se quiera transmitir está presente en las redes sociales.
  • La redes sociales son una poderosa herramienta educativa por su uso cada vez más popular y su capacidad de influenciar.
  • La Red permite estar en contacto con los más jóvenes mejor que cualquier otro medio.

Como señalan los autores, es fundamental que los profesionales de la salud, gestores sanitarios, instituciones y organismos oficiales reconozcan la importancia de internet y las redes sociales y su utilidad a la hora de divulgar información sanitaria, conozcan qué información hay disponible online para poder estar preparados ante preguntas, dudas o consultas de pacientes y usuarios y  sean los primeros en dar respuestas a los temas de salud.

Insistir siempre en que todo lo que hay en la Red no es bueno y puesto que no existe hasta el momento una regulación de la calidad de la información sanitaria en Internet, es responsabilidad de las instituciones y de los organismos sanitarios educar, dar respuestas a los temas de salud que se plantean y abrir vías de comunicación más eficaces con los usuarios, que permitan a estos al menos mantener una postura crítica respecto a la información sobre temas de salud. Pero eso es tema para otros posts.

Otros enlaces de interés:

Entrada realizada por Fuensanta Martínez Moreno. Enfermera. Técnica de Salud Pública del  Programa de Educación para la Salud en la Escuela. Dirección General de Salud Pública.

Las TIC en el control del tabaquismo (Parte II)

Continuando con el monográfico dedicado al uso de las nuevas tecnologías en la prevención del tabaquismo, presentamos hoy un resumen de otra de las ponencias que constituyeron la mesa redonda Las TIC en el control del tabaquismo: “Redes sociales y YouTube para dejar de fumar”, ponencia realizada por Francisco Camarelles, médico, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Representante de la SemFYC y Vicepresidente del CNPT. Esta mesa redonda formó parte de las IV Jornadas de Prevención y Control del Tabaquismo del CNPT, “Vislumbrando el fin del Tabaquismo”.

Las Redes Sociales han sido una revolución tecnológica y de comunicación. Según el Observatorio de Redes Sociales, un 63% de las personas que las usan lo hacen para mantener contacto con amistades y conocidos. Las redes sociales pueden servir para promover el apoyo social, compartir información, influir socialmente y para el modelado y la transmisión de normas sociales sobre el proceso del abandono del tabaco.

Las principales redes utilizadas son Twitter, Facebook y YouTube, existiendo gran cantidad de contenidos relacionados con el control del tabaquismo, pero no siempre de unas fuentes fiables. Muchos de ellos son contenidos comerciales o están basados en metodología para dejar de fumar que no ha demostrado evidencia científica.

La mayoría de Web tienen ahora presencia en las redes sociales, porque se ha visto que es una fuente de información muy importante y que llega a gran cantidad de población siendo un canal excelente para la difusión de recursos. En este sentido son algunos ejemplos:

Los estudios realizados para ayudar a dejar de fumar, muestran la relación entre el apoyo social y los resultados obtenidos. De tal manera que niveles más altos de conectividad y apoyo social positivo están asociados con mejores tasas de abandono del consumo de tabaco y prevención de recaídas. En este sentido, las redes sociales podrían convertirse en una importante herramienta de apoyo social. Sin embargo en la actualidad existen pocos estudios específicos para evaluar la eficacia de las redes sociales en deshabituación tabáquica, siendo un campo interesante a explorar.

Respecto a la utilidad de Twitter en la prevención y control del tabaquismo, en un estudio publicado recientemente en Tobacco Control se ha observado que los contenidos están relacionados con mensajes personales de apoyo a personas que están dejando de fumar, difusión de noticias sobre tabaquismo y enlaces a Web comerciales. Esta revisión concluye que es necesario realizar estudios específicos sobre la efectividad de Twitter para dejar de fumar. 

Por tanto, respecto a la eficacia de las redes sociales para el control del tabaquismo nos queda mucho que saber, sin embargo es una oportunidad de comunicación con la población que no hay que perder de vista, dada la utilización de las mismas especialmente entre la juventud. No obstante, podrían utilizarse como un canal de comunicación y de facilitación de recursos a la población general o a profesionales. Pero para ello los actores implicados en la prevención y el control del tabaquismo, además de utilizar las redes sociales con estos fines, deben avanzar en la investigación sobre su uso y las características que han de tener para que sean más efectivos.

Más información en: http://educacionpapps.blogspot.com.es/2013/04/redes-sociales-para-dejar-de-fumar.html

Fuentes:

Entrada realizada por Adelaida Lozano Polo, enfermera, técnica de Salud Pública del Servicio de Promoción y Educación para la Salud de la Consejería de Sanidad y Política Social y representante en el CNPT de la Federación de Asociaciones de Enfermeria Comunitaria y Atención Primaria (FAECAP).

 

 

 

 

 

 

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en el control del tabaquismo (Parte I)

Como todos los años desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo instituyó en 1987, el próximo 31 de mayo se celebrará el Día Mundial sin Tabaco. Se trata de una intervención dirigida a fomentar la reflexión y  el debate sobre el tabaquismo, con la finalidad de impulsar acciones que contribuyan a reducir esta epidemia.

Desde este espacio de promoción de la salud queremos dedicar el mes de mayo a destacar algunos aspectos relacionados con la actualidad en prevención del tabaquismo que nos parecen especialmente significativos, por lo que cada semana realizaremos una entrada a propósito del tema, centrándonos en el uso de las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Entre las Conclusiones de las IV Jornadas del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo del pasado marzo, se destaca que las TIC son un elemento innovador para la prevención y control del tabaquismo, que cada vez tiene mayor importancia, sobre todo entre un segmento de la población: los jóvenes.

Resumimos aquí una de las ponencias presentadas en la mesa redonda Las TIC en el control del tabaquismo: Blogs y Webs en prevención y control del tabaquismo”

Internet se ha convertido en un recurso global de interconexión que utilizan más de 2.400.000 de personas en el mundo. A través de las  páginas webs, archivos accesibles desde Internet, se proporciona información y otros recursos. La Web está cambiando la forma de intercomunicarse de las personas, especialmente desde que se ha desarrollado la Web 2.0, un conjunto de herramientas para informar, organizar información, comunicar… y que permite relacionarse, opinar, orientar, promover, etc. Son webs que conectan sus servicios entre sí y permite a los usuarios y usuarias participar en Internet, interactuar y colaborar entre sí. Entre los tipos de comunidades Web 2.0 se encuentran los Blogs, Wikis, RSS, Redes Sociales (Twitter, Linkedin, Facebook…), Health 2.0, etc.

La utilización de los recursos Web 2.0 en el campo de la salud es muy diversa, siendo más usual el uso de los Blogs y los RSS que otros recursos como las redes sociales, especialmente por su todavía desconocimiento. Los Blogs son sitios web en el que se comparten pensamientos, se comentan noticias, textos o artículos. La información se va actualizando de forma frecuente y se recopila cronológicamente.

En la actualidad, hay gran cantidad de información disponible en Internet y cada vez se hace más complejo discernir entre aquellos recursos con información fiable. Para ayudar a los internautas se han establecido unas recomendaciones mínimas a cumplir por las Web sanitarias y un Decálogo para el uso de las Web en Salud.

Además, hay diferentes organismos que se encargan de comprobar la calidad de las Webs y proporcionar un sello que identifique el cumplimiento de los criterios de calidad establecidos, entre los que se encuentran: Web Médica Acreditada (WMA), MedCIRCLE, Utilization Review Accreditation Commission (URAC), Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, Organización Mundial de la Salud (OMS), entre otras.

Respecto a la efectividad de las intervenciones vía Internet para dejar de fumar todavía no hay suficiente evidencia que aclarare las características necesarias de estos recursos. Una revisión sistemática de la Cochrane  en este tema concluye que:

  • Internet puede proporcionar un beneficio adicional a otras intervenciones para dejar de fumar
  • Las intervenciones basadas en Internet pueden ayudar a dejar de fumar, especialmente cuando la información está adaptada a las características de las personas que las utilizan, y cuando aseguran contactos automatizados y frecuentes con las personas que están dejando de fumar.
  • Se ha observado que estas intervenciones son más atractivas a jóvenes y mujeres fumadoras, y menos llamativas a personas fumadoras que refieren estar deprimidas

En esta revisión los autores comentan que estudios previos han mostrado que Internet es útil para cambiar comportamientos (Japuntich 2006; Strecher 2006; Swartz 2006; Graham 2007) y que se trata de una intervención atractiva por su bajo coste para sus usuarios y usuarias (Swartz, 2006). Igualmente refieren que existe evidencia de que las intervenciones personalizadas y que proporcionan apoyo son más efectivas que los sitios Web.

Un estudio posterior, publicado en 2012, que ha analizado el coste-efectividad de los programas informáticos y otras ayudas electrónicas para dejar de fumar, concluye que estos recursos pueden aumentar la probabilidad de abandono del consumo de tabaco en comparación con ninguna intervención o con el uso de materiales genéricos de autoayuda. Estos mismos autores refieren en su estudio que:

  • No hay diferencias en tamaño del efecto entre intervenciones dirigidas a fumadores preparados para dejar de fumar y las dirigidas a fomentar un intento en fumadores no preparados.
  • Se necesitan más investigaciones sobre las formas de entrega de las ayudas electrónicas, el contenido de las mismas, y la aceptación de estos recursos en poblaciones desfavorecidas. 
  • Se requiere investigar la relación entre la participación de los usuarios y las usuarias en el diseño de estas intervenciones y el impacto en la eficacia de las mismas.

Teniendo en cuenta todos estos indicios, y siendo conscientes de que todavía debemos realizar más estudios que clarifiquen las características más apropiadas de las webs y los blogs para cada grupo de población destinataria, parece oportuno avanzar en el desarrollo de intervenciones vía Internet para ayudar a las personas a dejar de fumar, así como para prevenir el inicio al consumo de tabaco. Estas intervenciones deben contemplar la perspectiva de género y de equidad para ser más efectivas.

Algunos de los principales recursos Web con información o recursos de prevención del tabaquismo son:

 Fuentes consultadas:
  • Internet World Stats: http://www.internetworldstats.com/
  • Webs y buscadores en ciencias de la Salud. Escuela Nacional de Medicina del Trabajo. Instituto Carlos III. Ministerio de Economía y Competitividad. 2.ª edición. Madrid, mayo de 2012
  • Conesa C, Aguinaga E. Evaluación de la calidad de las páginas web con información sanitaria: una revisión bibliográfica. Disponible en: http://www.ub.edu/bid/23/conesa2.htm 
  •  Civljak M, Sheikh A, Stead L, Car J. Intervenciones con internet para el abandono del hábito de fumar (Revision Cochrane traducida). Cochrane Database of Systematic Reviews 2010. Issue 9. Art. No.: CD007078. DOI: 10.1002/14651858.CD007078
  • Chen YF, Welton N, Yahaya I, Aveyard P, Bauld L, Wang D,  Fry-Smith A, Munafò MR. Effectiveness and cost-effectiveness of computer and other electronic aids for smoking cessation: a systematic review and network meta-analysis. Health Technol Assess 2012;16(38):1–205

Entrada realizada por Adelaida Lozano Polo, enfermera, técnica de Salud Pública del Servicio de Promoción y Educación para la Salud de la Consejería de Sanidad y Política Social y representante en el CNPT de la Federación de Asociaciones de Enfermeria Comunitaria y Atención Primaria (FAECAP).