Calor y deshidratación: medidas para la acción

“Prevenir, Identificar, Tratar”

La deshidratación es el estado resultante de una pérdida excesiva de agua del organismo, que si bien es provocada principalmente por enfermedades diarreicas, vómitos o fiebre, también se encuentra asociada a una exposición prolongada a ambientes calurosos o a los rayos del sol en temporadas de mayor calor. Además, esta pérdida de agua se acompaña de la pérdida de sales minerales como el sodio, el potasio, el bicarbonato de calcio y el fosfato.

Además del sudor y la orina, hay pérdidas diarias insensibles de líquidos que suponen 700 ml o más (dependiendo de la temperatura ambiental y la actividad física realizada), como los que perdemos a través de la piel o la respiración, por lo tanto, es importante estar consciente de lo que pasa en nuestro cuerpo y sus señales.

Más de una cuarta parte de los españoles se encuentran en riesgo de sufrir deshidratación, muchas veces debido a la falta de información sobre las formas de detectarla, pero también de cómo prevenirla. Por lo anterior, es de vital importancia contar con información que nos permita actuar a tiempo, la cual se resume en tres sencillos pasos: prevenir, identificar y tratar.

¿Cómo prevenirla?

Algunas de las medidas mayormente recomendadas son:

  • Evitar la exposición prolongada a los rayos del sol, sobretodo en horas de mayor calor (11-16 horas).
  • Si sus actividades laborales no le permiten resguardarse del sol, procure el uso de alguna gorra o sombrero que le proteja de la exposición directa.
  • Beber más líquidos de los que normalmente ingiere en otras épocas del año menos calurosas, es importante tener en cuenta que se pierden más líquidos de los que se ingieren.

  • Si se encuentra realizando algún tipo de actividad física, realice pequeñas pausas que permitan a su cuerpo reducir su temperatura; aproveche las pausas también para ingerir líquidos.
  • Estar atentos a la sensación de sed, pues es la manera en que el cuerpo nos avisa que necesita líquidos de manera inmediata.
  • Opte por usar vestimenta holgada y de colores claros; los colores oscuros absorben el calor y favorecerán las condiciones para padecer deshidratación.
  • Aunque se recomienda la ingesta de líquidos, deben evitarse las bebidas alcohólicas, azucaradas e infusiones calientes.

Sigue leyendo

Objetivos de Desarrollo Sostenible: por una salud global e integral en un mundo con equidad

El 1 de enero de 2016 entró en vigor la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible aprobada por Naciones Unidas, para dar respuesta a los retos actuales a nivel mundial. Se han establecido 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), con la finalidad de poner fin a la pobreza, reducir las desigualdades, luchar contra el cambio climático y promover el desarrollo social.

Se define Desarrollo Sostenible como el “desarrollo capaz de satisfacer las necesidades del presente, sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones, para satisfacer sus propias necesidades”. Para conseguir este fin se exigen esfuerzos concertados en sus distintas formas (colaboración intersectorial, alianzas, trabajo en red,…) para construir un futuro, tanto para las personas como para el propio planeta, inclusivo, es decir, que se adapte a las necesidades de cada persona, cada entorno o sociedad en su conjunto sin ningún tipo de discriminación; sostenible y resiliente o capaz superar situaciones adversas saliendo reforzadas de ellas. Tres son los elementos básicos sobre los que intervenir: el crecimiento económico, la inclusión social y el medio ambiente, teniendo en cuenta que la erradicación de la pobreza en todas sus formas y dimensiones es una condición indispensable.

Entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible queremos destacar por su relación con la Promoción de la Salud los siguientes; sin olvidar que hay cuestiones que son pre-requisitos para la salud, como son la paz y la justicia:

  • Objetivo 2. Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible. Es decir incluye cuestiones relacionadas con la alimentación saludable.

Contaminación Lumínica

El cielo es un derecho inalienable equivalente a todos los demás derechos socio-culturales y ambientales” UNESCO.

          Por contaminación lumínica se entiende la alteración de la oscuridad natural del medio nocturno producida por la emisión de luz artificial. Actualmente si observamos imágenes de la tierra tomadas desde el espacio no sería difícil identificar la localización de los centros de población. Solamente teniendo en cuenta la iluminación de las mismas podríamos identificarlas fácilmente. Hoy en día tener luz de noche se ha convertido en algo habitual en la mayoría de los lugares del mundo, la verdadera oscuridad esta desapareciendo.

            Ese exceso de luz nocturna provoca desordenes en nuestro ciclo de vigilia-sueño, ya que la alternancia entre luz/oscuridad es necesaria para que éste funcione correctamente. Es importante que el día sea “día” y la noche, “noche”; en el momento que alteramos ese ritmo debido a un exceso de iluminación nocturna se produce un descenso en la producción de melatonina, hormona fundamental en la generación del sueño. Por ello llevar un adecuado ritmo vigilia-sueño previene la aparición de ciertos tipos del cáncer, fortalece nuestro sistema inmunológico e incluso podría ralentizar el envejecimiento celular. Sigue leyendo

Situación del alumnado de la Universidad de Murcia en relación al Proyecto Universidad Saludable

En la Carta de Edmonton se considera Universidad Saludable a aquella que incorpora la salud entre sus valores, y lleva a cabo intervenciones dirigidas a facilitar un entorno que proteja y favorezca la salud y el bienestar físico, psíquico y social, tanto entre su personal como entre el alumnado. Al mismo tiempo, promueve conocimientos y habilidades orientados a que la comunidad universitaria adquiera estilos de vida saludables, proporcionando las infraestructuras, servicios y recursos necesarios, favorece la socialización y participación comunitaria, potencia la sostenibilidad y la solidaridad e impulsa la capacitación e investigación en promoción y educación para la salud.

La Red Española de Universidades Saludables (REUS) se constituyó en 2008 de acuerdo a los planteamientos de las Escuelas Promotoras de Salud y Universidades Saludables promovidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), con el fin de potenciar la Universidad como entorno promotor de la salud, tanto para la comunidad universitaria como para la sociedad en su conjunto.

La Región de Murcia se adhirió a la REUS desde sus inicios a través del “Proyecto de Universidad Saludable“, impulsado en la Universidad de Murcia y gestionado desde el Servicio de Promoción y Educación para la Salud de la Consejería de Sanidad y la Oficina de Universidad Saludable REUS-UMU. La finalidad del Proyecto es organizar y desarrollar intervenciones planificadas de promoción y educación para la salud, integradas en la vida diaria del centro universitario, para facilitar que la Universidad se constituya como Promotora de Salud. Así mismo, se pretende incorporar, de forma transversal, contenidos de promoción y educación para la salud en el curriculum de las titulaciones universitarias, incrementar las líneas de investigación en salud pública y facilitar recursos que faciliten la adopción de estilos de vida saludables.

Sigue leyendo

Frenar el cambio climático y mejorar la salud ¿Qué podemos hacer?

Este mes de diciembre se está celebrando en París la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Este fenómeno se está produciendo a causa principalmente de la actividad humana, especialmente por la liberación de grandes cantidades de CO2 a la atmosfera que está provocando un efecto invernadero, alterando la temperatura y el clima mundial con enormes consecuencias medioambientales: subida del nivel del mar, fundición de los glaciares, cambios térmicos y fluviales…

El medio ambiente, es decir, el aire que respiramos, el agua que bebemos, la vivienda en la que vivimos o los alimentos que tomamos, son determinantes de la salud en los que el cambio climático está influyendo de manera que incrementa las desigualdades en salud. Aunque las consecuencias del cambio climático las están sufriendo toda la Humanidad, son los países con infraestructuras sanitarias deficientes y aquellos con insuficientes políticas medioambientales los que serán menos capaces de dar respuesta a sus perjuicios (calor extremo,  desastres naturales,  diseminación de infecciones y enfermedades vectoriales, alimentarias o hídricas, etc.) Sigue leyendo