Si dudas, hazte la prueba: la infección por VIH

 A día de hoy, la única “vacuna” de que disponemos para prevenir el incremento de afectados a causa de la infección por VIH es recibir una información veraz y completa sobre esta enfermedad para adoptar un comportamiento responsable. Las instituciones tienen la competencia y la responsabilidad de informar y educar a los ciudadanos sobre lo que supone la infección y facilitarles el acceso a los medios precisos para llevar a cabo conductas preventivas. Éstas son competencias de promoción y educación para la salud.

Las estrategias de lucha contra el VIH/sida deben basarse en la consideración de que éste es un problema que afecta a toda la sociedad y que todas las personas somos susceptibles de contraer la enfermedad. En la actualidad, han cambiado radicalmente nuestros comportamientos y nuestras actitudes respecto al sexo y somos más conscientes de la vulnerabilidad a la que nos vemos sometidos ante comportamientos sexuales no protegidos. Sigue leyendo

Consejos para unas vacaciones infantiles saludables (II)

Siguiendo con la entrada anterior, vamos a dar varias recomendaciones y consejos que nos pueden ayudar a prevenir algunas situaciones de riesgo que aumentan su incidencia con la llegada del verano.

Accidentes de tráfico:

  • Es importante que, en los vehículos, se utilice siempre un sistema de retención infantil homologado, adecuado a la talla y peso del menor, ya que en caso de accidente puede salvar su vida, o en caso de lesiones, que éstas sean  menos graves.
  • Los niños y niñas con altura igual o inferior a 135 cm deberán utilizar SIEMPRE un sistema de retención homologado y adaptado a su peso y altura, y viajar SIEMPRE en los asientos posteriores. No obstante, es recomendable seguir utilizando silla con respaldo hasta que alcancen los 150 cm de altura.
  • Sujetar la silla a un sistema estandar de fijación de seguridad Isofix; es más seguro que sujetarla al cinturón.
  • Asegurarse de que la silla está bien anclada y sujeta al vehículo.
  • Colocar la silla el mayor tiempo posible en sentido contrario al de la marcha
  • No bajar la guardia en trayectos cortos, pues son los que mayor siniestralidad tienen.
  • Dar ejemplo, y ponerse el cinturón de seguridad.

Fuente: Dirección General de Tráfico. Sistemas de Retención Infantil

Intoxicaciones alimentarias: Sigue leyendo

Consejos para unas vacaciones infantiles saludables (I)

El verano es época de relax, de vacaciones y de disfrutar. Debido al aumento de temperaturas, de desplazamientos en coche y actividades relacionadas con el agua, así como las características meteorológicas propias de esta estación, se produce un cambio en nuestra rutina habitual, que supone un mayor riesgo de sufrir accidentes durante el desarrollo de algunas actividades, especialmente en la población infantil. 

Según recientes informes, las causas más comunes de muerte por accidentes infantiles en los países que pertenecen a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) son los accidentes de tráfico (41%), seguido de los ahogamientos (15%), lesiones intencionales (14%), otras lesiones (16%), incendios (7%) y caídas (4%). Las quemaduras solares, golpes de calor, picaduras e intoxicaciones alimentarias son problemas de salud que se producen especialmente en verano y que pueden tener consecuencias negativas. Sigue leyendo

Por una alimentación más saludable, una escuela sin publicidad

La evidencia científica señala la obesidad como uno de los principales factores de riesgo para desarrollar enfermedades crónicas entre ellas la diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedades del aparato locomotor y algunos cánceres como el de colon, endometrio y mama. La obesidad infantil se asocia con una mayor probabilidad de obesidad, muerte prematura y discapacidad en la edad adulta. Pero además de estos riesgos futuros, los niños y niñas con obesidad sufren dificultad respiratoria, mayor riesgo de fracturas e hipertensión, y en ellos ya pueden detectarse signos de enfermedad cardiovascular en sus fases más iniciales, así como las condiciones previas al desarrollo de diabetes. Además la obesidad en la infancia tiene importantes efectos psicológicos derivados del rechazo y discriminación social, como baja autoestima, depresión y ansiedad.

En las últimas décadas estamos asistiendo en todo el mundo a un aumento alarmante de la proporción de niños y niñas que presentan obesidad o sobrepeso, tanto en países de ingresos altos como bajos. Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Banco Mundial y UNICEF, en 2014 el 6,1% de la población infantil del mundo tenía sobrepeso. En Europa esta proporción aumentó del 5,2% en 1990 al 12,6% en 2014. En el Estudio de Vigilancia del Crecimiento, Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad (ALADINO) 2013  realizado en nuestro país, se observó que un 43,0% de los escolares que participaron presentaban exceso de peso, sobrepeso y obesidad, de acuerdo con los criterios de la OMS.

Para prevenir la obesidad es fundamental promover hábitos de alimentación saludables y la realización de ejercicio físico, especialmente en las primeras etapas de la vida. La OMS, en el recientemente publicado informe de la Comisión para acabar con la obesidad infantil hace especial hincapié en la importancia de estas estrategias preventivas. Los centros educativos son escenarios ideales para la promoción de la salud en la población infantil, por ello este informe incluye entre sus recomendaciones “aplicar programas integrales que promuevan entornos escolares saludables, conocimientos básicos en materia de salud y nutrición y actividad física en niños y adolescentes en edad escolar”. Sigue leyendo

5 raciones de fruta y verdura al día

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS):

  • Un consumo suficiente de frutas y verduras podría salvar hasta 1,7 millones de vidas cada año.
  • La ingesta insuficiente de frutas y verduras es uno de los 10 factores principales de riesgo de mortalidad a escala mundial.
  • Se calcula que la ingesta insuficiente de frutas y verduras causa en todo el mundo aproximadamente un 19% de los cánceres gastrointestinales, un 31% de las cardiopatías isquémicas (infarto y angina de pecho) y un 11% de los accidentes vasculares cerebrales.

Con el objetivo de fortalecer, promover y proteger la salud en el contexto de una dieta saludable, la OMS y la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) lanzaron en Río de Janeiro, en noviembre de 2003, una iniciativa conjunta de promoción de las frutas y verduras que constituye una de las muchas medidas integradas en la aplicación de la Estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud.

En septiembre de 2004 se celebró en el Centro de la OMS para la Salud y el Desarrollo, en Kobe (Japón), el primer taller conjunto OMS/FAO sobre las frutas, las verduras y la salud. Se reunieron más de 50 expertos en salud, nutrición, agricultura y horticultura, en su mayoría de países en desarrollo, que elaboraron un marco para la promoción de las frutas y verduras en los países.

El consumo de frutas y verduras variadas garantiza un consumo suficiente de la mayoría de los micronutrientes, de fibra dietética y de una serie de sustancias no nutrientes esenciales. Además, el aumento del consumo de frutas y verduras puede ayudar a desplazar los alimentos ricos en grasas saturadas, azúcares o sal.

En el informe de una reunión consultiva de expertos organizada recientemente por la OMS y la FAO acerca de la dieta, la nutrición y la prevención de las enfermedades crónicas se recomendó como objetivo poblacional el consumo de un mínimo de 400 g diarios de frutas y verduras con el fin de prevenir enfermedades crónicas tales como las cardiopatías (enfermedades del corazón), el cáncer, la diabetes o la obesidad. El informe señala que los tubérculos como las patatas y la mandioca (yuca) no se deben contabilizar como fruta o verdura a estos efectos.

Una revisión internacional de alto nivel sobre el consumo de frutas y verduras y el riesgo de cáncer, coordinada por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC), concluyó que el consumo de frutas y verduras puede reducir el riesgo de cáncer, y en particular de cánceres gastrointestinales. El CIIC calcula que la fracción prevenible de cánceres debidos a una ingesta insuficiente de frutas y verduras oscila en todo el mundo entre el 5% y el 12%, y entre el 20% y el 30% en el caso de los cánceres gastrointestinales.

Sigue leyendo