Niños y TIC: recomendaciones de la Asociación Americana de Pediatría para el uso de tablets

Actualmente los dispositivos móviles digitales (tabletas) han modificado los hábitos de conducta y de comunicación de niños y jóvenes, siendo uno de sus “juguetes” preferidos. Estos dispositivos se han convertido en el epicentro de su interés. Desde edades muy tempranas comienzan a usarlos, de modo que gran parte de sus actividades cotidianas se canalizan a través de la tableta, utilizada principalmente con fines de entretenimiento, o bien para aprender. Ante el excesivo uso por parte de los menores, se hace cada vez más necesario que los progenitores (o adultos responsables) controlen el uso que los niños y niñas hacen de estas tecnologías, ya que, en determinados casos, podría crear adicción a los mismos.

El Dr. Richard Graham, psiquiatra del hospital londinense de Capio Nightingale, responsable del Servicio de Adicción a la Tecnología experto en esta materia declaró: “Los niños nacen hoy en día en un entorno tecnológico y muchos padres tienden a usar los ordenadores, los iPads y los smartphones como si fueran niñeras”. Para identificar de forma temprana este problema el doctor expone algunos de los síntomas mas característicos que tienen los niños cuando sufren una adicción a esta tecnologías: Sigue leyendo

Situación del alumnado de la Universidad de Murcia en relación al Proyecto Universidad Saludable

En la Carta de Edmonton se considera Universidad Saludable a aquella que incorpora la salud entre sus valores, y lleva a cabo intervenciones dirigidas a facilitar un entorno que proteja y favorezca la salud y el bienestar físico, psíquico y social, tanto entre su personal como entre el alumnado. Al mismo tiempo, promueve conocimientos y habilidades orientados a que la comunidad universitaria adquiera estilos de vida saludables, proporcionando las infraestructuras, servicios y recursos necesarios, favorece la socialización y participación comunitaria, potencia la sostenibilidad y la solidaridad e impulsa la capacitación e investigación en promoción y educación para la salud.

La Red Española de Universidades Saludables (REUS) se constituyó en 2008 de acuerdo a los planteamientos de las Escuelas Promotoras de Salud y Universidades Saludables promovidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), con el fin de potenciar la Universidad como entorno promotor de la salud, tanto para la comunidad universitaria como para la sociedad en su conjunto.

La Región de Murcia se adhirió a la REUS desde sus inicios a través del “Proyecto de Universidad Saludable“, impulsado en la Universidad de Murcia y gestionado desde el Servicio de Promoción y Educación para la Salud de la Consejería de Sanidad y la Oficina de Universidad Saludable REUS-UMU. La finalidad del Proyecto es organizar y desarrollar intervenciones planificadas de promoción y educación para la salud, integradas en la vida diaria del centro universitario, para facilitar que la Universidad se constituya como Promotora de Salud. Así mismo, se pretende incorporar, de forma transversal, contenidos de promoción y educación para la salud en el curriculum de las titulaciones universitarias, incrementar las líneas de investigación en salud pública y facilitar recursos que faciliten la adopción de estilos de vida saludables.

Sigue leyendo

Web sobre Bienestar Emocional

La OMS define la salud como un estado completo de bienestar físico, mental y social, y no solo la ausencia de enfermedad. Describe la salud mental como “un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad.” Tanto la salud mental, como la física y la social están interrelacionadas, por tanto, la alteración de una de ellas puede provocar la alteración del resto.

La Estrategia de Promoción de la Salud y Prevención del SNS, de la que ya hemos hablado en varias ocasiones en este blog, en su análisis de situación dedica un capítulo al bienestar emocional en el que establece la importancia de los determinantes de la salud mental, que incluyen no sólo características individuales, como la capacidad para gestionar nuestros pensamientos, emociones, comportamientos e interacciones con los demás, sino también otros factores sociales, culturales, económicos, políticos y ambientales.

Según la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SemFyC), hasta dos tercios de las consultas de Atención Primaria están relacionadas con problemas emocionales, siendo los más prevalentes la ansiedad, la depresión y los trastornos del sueño, datos recogidos de la Base de Datos Clínicos de Atención Primaria en 2011. El abordaje actual de esta situación suele ser farmacológico sin tener en cuenta intervenciones sobre las emociones, que serían de utilidad para aumentar la efectividad del tratamiento. Sigue leyendo

La buena salud añade vida a los años

Concepto de envejecimiento activo. Este concepto ha ido evolucionando desde la definición de la OMS de 1990 del envejecimiento saludable (centrado en la salud) hacia un modelo mucho más integrador, como el de envejecimiento activo (OMS, 2002), definido como el proceso de optimizar las oportunidades de salud, participación y seguridad en orden a mejorar la calidad de vida de las personas que envejecen.

El objetivo es extender la calidad, la productividad y esperanza de vida a edades avanzadas. Además de seguir siendo activo físicamente es importante permanecer activo social y mentalmente, participando en actividades recreativas, de voluntariado o remuneradas, culturales, sociales, y educativas. El envejecimiento activo se sitúa en la base del reconocimiento de los derechos humanos de las personas mayores de independencia, participación, dignidad, atención y auto-desarrollo. Así, desde esta perspectiva, los determinantes del envejecimiento activo serían: económicos, sociales, físicos, servicios sociales y de salud, personales (psicológicos y biológicos) y comportamentales (estilos de vida).

Las políticas de acción propuestas por la OMS (2002) para potenciar los determinantes psicológicos y conductuales del envejecimiento activo son: (1) reducir los factores de riesgo asociados a enfermedades e incrementar los de protección de la salud a través de hábitos saludables y ejercicio físico; (2) promover los factores de protección del funcionamiento cognitivo; (3) promover las emociones y un afrontamiento positivo; y (4) promover la participación psicosocial.

Los profesionales de la salud enfatizan la importancia que tienen los estilos de vida (ejercicio físico, dieta, no fumar, beber moderadamente, la adherencia al tratamiento, etc.), que ejercen un papel esencial en la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad.

       Helmut Wirz. 87 años.

 Por otra parte, el declive cognitivo que ocurre con el paso del tiempo puede ser compensado con ejercicios. Incluso, la actividad intelectual a lo largo de la vida se considera un factor de protección de la demencia.

Así mismo, la auto-eficacia para envejecer o la percepción de control interno son buenos predictores de envejecimiento activo. Variables de personalidad como el optimismo y el pensamiento positivo están asociadas a satisfacción con la vida en la vejez. También sabemos que el afecto positivo reduce la mortalidad de las personas mayores. En este sentido, personas con una imagen positiva del envejecimiento (evaluadas 25 años antes) vivieron 7,5 años más que aquéllas con una imagen negativa. La actitud o afecto positivo es, por tanto,  un protector contra el declive físico y funcional en las personas mayores.

Finalmente, podemos decir que el modelo de envejecimiento activo apunta y justifica la importancia de las relaciones sociales, la competencia social, la participación y la productividad.

Conclusión

Los expertos coinciden en que el envejecimiento activo es un concepto biopsicosocial y, por tanto, no se reduce al mantenimiento de una buena salud libre de discapacidad, sino que también implica el mantenimiento óptimo de aspectos psicológicos y sociales.

En base a datos empíricos obtenidos en distintas investigaciones, cuatro son las áreas que deben promocionarse para lograr envejecer activamente: hábitos saludables o salud comportamental, funcionamiento cognitivo, funcionamiento emocional, control y estilos de afrontamiento positivos y, finalmente, participación social. Todas son importantes para el desarrollo integral del individuo.

Fuentes:

http://www.envejecimientoactivo2012.es/imserso_01/envejecimiento_activo_2012/index.htm

http://www.who.int/topics/ageing/es/

Envejecimiento activo . Mª Dolores Zamarrón Cassinello. Universidad Autónoma de Madrid. Facultad de Psicología.

Recursos:

Carpeta para actos y eventos. Envejecimiento y salud. OMS

Ciudades Globales Amigables con los Mayores.Una guía

Sigamos activos para envejecer bien. Folleto

Hacia una Atención Primaria adaptada a los mayores. Folleto

Maltrato de ancianos y alcohol

Libro Blanco del Envejecimiento activo. Editado por la Junta de Andalucía, recoge un total de 130 recomendaciones sobre medidas que se deben de llevar a cabo en temas de salud, educación, seguridad, intergeneracionalidad y participación, para mejorar la calidad de vida de las personas mayores.

El año 2012 ha sido declarado como «Año europeo del envejecimiento activo y de la solidaridad intergeneracional» con el objetivo de promover la creación en Europa de un envejecimiento activo y saludable en el marco de una sociedad para todas las edades. El día 7 de abril, día mundial de la salud, se dedica este año precisamente al tema del envejecimiento y la salud, con el lema “la buena salud añade vida a los años”.