Recomendaciones para la prevención de la Gripe – Campaña 2018/2019

Cada año se producen hasta 650.000 muertes por enfermedades respiratorias relacionadas con la gripe estacional, según lo evidencian las nuevas estimaciones del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esto revela un incremento respecto de la estimación mundial precedente, ya que actualmente el número de muertes casi se ha triplicado en la última década. Estas cifras indican la elevada carga de morbilidad-mortalidad por gripe y su sustancial impacto a nivel social y económico para el mundo (1).

La gripe estacional es una infección vírica aguda que se transmite fácilmente entre las personas a través de gotas expulsadas por nariz y boca al toser o estornudar y circula en todo el mundo. Puede ser leve, grave o incluso mortal. Los ingresos hospitalarios y la muerte son más frecuentes en grupos de alto riesgo. En los países industrializados la mayoría de las muertes relacionadas con la gripe se producen en mayores de 65 años (2). Las epidemias pueden causar gran absentismo laboral y escolar y pérdidas de productividad. Las clínicas y hospitales pueden verse desbordados durante los periodos de máxima actividad de la enfermedad.

Sigue leyendo

Antibióticos: “Tómatelos en serio”

Los antibióticos son los fármacos más eficaces para tratar las infecciones bacterianas, tanto en personas como en animales. Sin embargo, son un recurso escaso y de difícil renovación. Su uso indiscriminado contribuye al rápido aumento de las bacterias resistentes y, por tanto, a la pérdida de eficacia de los tratamientos.

A día de hoy, la resistencia a los antibióticos constituye una de las mayores amenazas para la salud mundial. Según un reciente estudio del Centro Europeo para la Prevención y Control de las Enfermedades (ECDE), las bacterias multirresistentes causan al año 33.000 muertes en Europa, 1.900 de ellas en España, con el gasto sanitario añadido que ello supone: unos 1.500 millones de euros en Europa, según la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS). Sigue leyendo

¿Qué es el riesgo incrementado de padecer cáncer de mama?

El pasado viernes 19 de octubre fue el Día Mundial Contra el Cáncer de Mama y numerosas instituciones se sumaron a las actividades realizadas para concienciar a la población sobre la importancia de este problema de salud global. En este mismo blog se dedicó una entrada con este propósito, en la que se detallaban las medidas de prevención más útiles contra esta enfermedad: los estilos de vida saludables y los programas de prevención poblacionales.

Estas medidas son efectivas para la población general; sin embargo, existen ciertas personas que tienen un riesgo incrementado de padecer cáncer de mama y, por tanto, requieren de programas de prevención específicos.

Tras leer el párrafo anterior es probable que se pregunte si pertenece al grupo de personas con mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama y qué significa esto. Para entenderlo mejor, es necesario hacer primero un breve apunte sobre qué significa tener un riesgo aumentado frente a una enfermedad. Sigue leyendo

19 de octubre, Día Mundial Contra el Cáncer de Mama 2018

Como todos los años, el 19 de octubre se celebra el Día Mundial Contra el Cáncer de Mama. Su objetivo es recordar la enorme importancia que para la mujer tiene esta enfermedad. El cáncer de mama es el cáncer que más frecuentemente se presenta en el sexo femenino (alrededor de un 28% del total de casos), y el que mayor mortalidad ocasiona. Se estima que 1 de cada 8 mujeres presentarán cáncer de mama a lo largo de su vida y, solo en 2018, el número de casos nuevos estimados asciende a un total de 32.825 en España.

Prevenir el cáncer

Afortunadamente, el cáncer de mama es una enfermedad que se puede prevenir mediante un estilo de vida saludable y evitando ciertas conductas. Veamos cuáles son las principales acciones que usted puede incorporar a su vida para disminuir el riesgo de desarrollar cáncer de mama: Sigue leyendo

Habilidades para la Vida

En el mundo existen alrededor de 7.000 millones de personas, cada una de ellas con sus características y particularidades intrínsecas, con pensamientos y sentimientos propios. No hay una persona igual a otra. Por tanto, sería lógico pensar que, dada la diversidad de población que existe, si no estuviéramos dotados de una serie de habilidades que nos capacitan para relacionarnos con los demás, dominaría el caos en nuestra sociedad.

Relacionarnos con los demás implica mucho más que el simple hecho de mantener una relación o un trato con alguien. Requiere, en primer lugar, que cada persona se conozca y acepte tal y como es. Conlleva además, dejar a un lado los juicios previos y tratar de entender a la otra persona, comunicarnos con los demás sin herir con nuestras palabras, solucionar problemas y conflictos de la forma más positiva posible, etc. En definitiva, dominar una serie de destrezas y capacidades que nos permitan desenvolvernos en la sociedad de manera eficaz, enfrentándonos con éxito a las diversas situaciones que nos plantea la vida.

Todas estas destrezas o capacidades se agrupan bajo el término Habilidades para la Vida (HpV). La Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1993 las define como “aquellas aptitudes necesarias para tener un comportamiento adecuado y positivo que nos permita enfrentar eficazmente las exigencias y retos de la vida diaria”.

En un principio, las  HpV se orientaron a la prevención de problemas específicos de salud pública: retrasar la edad de inicio del consumo de alcohol, tabaco y cannabis,  prevenir conductas sexuales de alto riesgo, mejorar conductas relacionadas con la salud y la autoestima, promover el ajuste social positivo, mejorar el desempeño académico y/o prevenir el rechazo de los iguales. Más tarde, se comprendió que las habilidades socio-cognitivas y de control de las emociones representan la pieza clave para el desarrollo humano, por lo que se redirigió su enfoque, proponiendo como objetivo principal de la aplicación de las mismas la promoción de la salud, aplicando este punto de vista a diversas situaciones de la vida cotidiana.

Las 10 competencias o capacidades consideradas necesarias para la vida, son las siguientes: Sigue leyendo