Alimentos que tienen una relación confirmada con el cáncer colorrectal

El cáncer colorrectal, habitualmente denominado cáncer de colon, es un tipo de cáncer gastrointestinal que tiene su origen en el colon o en el recto. En anteriores entradas de este blog, hemos hablado de su importancia y de la necesidad de trabajar en su prevención primaria, actuando sobre los factores de riesgo relacionados con los estilos de vida predominantes en nuestra sociedad occidental; además del tabaco, que es la principal causa de cáncer, entre el 29,3% y el 40,6% de los cánceres podrían ser prevenibles con dieta, control del peso y actividad física. En este post vamos a profundizar en la relación entre la alimentación y el cáncer de colon.

Cáncer y alimentación

La relación entre el cáncer y los alimentos es muy compleja de investigar. Entre las razones de ello tenemos que:

  • La alimentación biológicamente relevante en el desarrollo del cáncer es la ocurrida muchos años antes de la aparición del tumor.
  • Los hábitos alimentarios son muy difíciles de medir con cierta exactitud, y se precisan estudios muy costosos en tiempo y dinero para medirlos. Sigue leyendo

5 raciones de fruta y verdura al día

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS):

  • Un consumo suficiente de frutas y verduras podría salvar hasta 1,7 millones de vidas cada año.
  • La ingesta insuficiente de frutas y verduras es uno de los 10 factores principales de riesgo de mortalidad a escala mundial.
  • Se calcula que la ingesta insuficiente de frutas y verduras causa en todo el mundo aproximadamente un 19% de los cánceres gastrointestinales, un 31% de las cardiopatías isquémicas (infarto y angina de pecho) y un 11% de los accidentes vasculares cerebrales.

Con el objetivo de fortalecer, promover y proteger la salud en el contexto de una dieta saludable, la OMS y la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) lanzaron en Río de Janeiro, en noviembre de 2003, una iniciativa conjunta de promoción de las frutas y verduras que constituye una de las muchas medidas integradas en la aplicación de la Estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud.

En septiembre de 2004 se celebró en el Centro de la OMS para la Salud y el Desarrollo, en Kobe (Japón), el primer taller conjunto OMS/FAO sobre las frutas, las verduras y la salud. Se reunieron más de 50 expertos en salud, nutrición, agricultura y horticultura, en su mayoría de países en desarrollo, que elaboraron un marco para la promoción de las frutas y verduras en los países.

El consumo de frutas y verduras variadas garantiza un consumo suficiente de la mayoría de los micronutrientes, de fibra dietética y de una serie de sustancias no nutrientes esenciales. Además, el aumento del consumo de frutas y verduras puede ayudar a desplazar los alimentos ricos en grasas saturadas, azúcares o sal.

En el informe de una reunión consultiva de expertos organizada recientemente por la OMS y la FAO acerca de la dieta, la nutrición y la prevención de las enfermedades crónicas se recomendó como objetivo poblacional el consumo de un mínimo de 400 g diarios de frutas y verduras con el fin de prevenir enfermedades crónicas tales como las cardiopatías (enfermedades del corazón), el cáncer, la diabetes o la obesidad. El informe señala que los tubérculos como las patatas y la mandioca (yuca) no se deben contabilizar como fruta o verdura a estos efectos.

Una revisión internacional de alto nivel sobre el consumo de frutas y verduras y el riesgo de cáncer, coordinada por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC), concluyó que el consumo de frutas y verduras puede reducir el riesgo de cáncer, y en particular de cánceres gastrointestinales. El CIIC calcula que la fracción prevenible de cánceres debidos a una ingesta insuficiente de frutas y verduras oscila en todo el mundo entre el 5% y el 12%, y entre el 20% y el 30% en el caso de los cánceres gastrointestinales.

Sigue leyendo