Promover la Salud en los Objetivos de Desarrollo Sostenible para disponer y elegir la opción más saludable: “Salud para todos y todos para la Salud”

9ª Conferencia Mundial de Promoción de la Salud, Shanghai 2016.

Del 21 al 24 de noviembre 2016 se celebró en la ciudad de Shanghai la 9ª Conferencia Mundial de Promoción de la Salud, bajo el título “Promover la salud en los Objetivos de Desarrollo Sostenible” y el eslogan “Salud para todos y todos para la Salud”. Organizada conjuntamente por la OMS y el Gobierno Chino, la conferencia ha venido marcada por dos aniversarios relevantes:

Por un lado, el 30º aniversario de la 1ª Conferencia Mundial de Promoción de la Salud, celebrada en Canadá, donde surgió, el 21 de noviembre del 1986, la Carta de Ottawa para el Fomento de la Salud. En la Carta de Ottawa, quedó patente la necesidad de fomentar el compromiso político, la acción y las inversiones para abordar la salud y la equidad, y que el sector de la salud por sí mismo no podría garantizar que las personas logren el más alto nivel de salud.

Por otro lado, el 1er año de aplicación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 (la promoción de la salud como pilar fundamental para la consecución de los ODS). La Conferencia marca un nuevo rumbo de los ODS para los próximos 15 años, con el objetivo de inspirar a los gobiernos y otras partes interesadas para que entiendan el enorme potencial de promover la salud en todos los sectores de la sociedad. Pone así de relieve los vínculos cruciales existentes entre la promoción de la salud y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Surgen así una serie de compromisos, por parte de los países participantes, que quedan reflejados en la Declaración de Shanghai sobre Promoción de la Salud en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible (aprobada el 21 de noviembre del 2016), compromisos para adoptar políticas en pro de la salud que benefician al conjunto de la sociedad. Sigue leyendo

Objetivos de Desarrollo Sostenible: por una salud global e integral en un mundo con equidad

El 1 de enero de 2016 entró en vigor la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible aprobada por Naciones Unidas, para dar respuesta a los retos actuales a nivel mundial. Se han establecido 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), con la finalidad de poner fin a la pobreza, reducir las desigualdades, luchar contra el cambio climático y promover el desarrollo social.

Se define Desarrollo Sostenible como el “desarrollo capaz de satisfacer las necesidades del presente, sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones, para satisfacer sus propias necesidades”. Para conseguir este fin se exigen esfuerzos concertados en sus distintas formas (colaboración intersectorial, alianzas, trabajo en red,…) para construir un futuro, tanto para las personas como para el propio planeta, inclusivo, es decir, que se adapte a las necesidades de cada persona, cada entorno o sociedad en su conjunto sin ningún tipo de discriminación; sostenible y resiliente o capaz superar situaciones adversas saliendo reforzadas de ellas. Tres son los elementos básicos sobre los que intervenir: el crecimiento económico, la inclusión social y el medio ambiente, teniendo en cuenta que la erradicación de la pobreza en todas sus formas y dimensiones es una condición indispensable.

Entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible queremos destacar por su relación con la Promoción de la Salud los siguientes; sin olvidar que hay cuestiones que son pre-requisitos para la salud, como son la paz y la justicia:

  • Objetivo 2. Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible. Es decir incluye cuestiones relacionadas con la alimentación saludable.

Factores socioculturales que influyen en el consumo de Cannabis

En la Región de Murcia, el consumo de cannabis sigue en frecuencia al de alcohol y tabaco, siendo la droga ilegal más consumida tanto por los adolescentes como por la población adulta.

En el año 2012, los datos del Observatorio Regional sobre Drogas muestran que el 26,5% de los escolares de 14 a18 años ha probado alguna vez en su vida esta sustancia. Un 19,8% de escolares refieren haber fumado cannabis en el último año y un 10,5% en el último mes. En población adulta, el consumo asciende a un 13,2% en el último año, un 10,2% en el último mes y un 2,1% de la población entre 15 y 64 años refiere consumirlo diariamente.

Los perjuicios en la salud del cannabis no son muy conocidos a nivel poblacional.  Principalmente están relacionados con  el efecto sobre el cerebro de uno de sus principios activos, el tetrahidrocannabiol o TCH, pero no son los únicos. El consumo de cannabis tiene consecuencias en el sistema circulatorio, respiratorio, inmunológico y reproductor, además del neurológico. Los profesionales sanitarios no dejan de recordar los peligros de su consumo y su papel de “droga puente” hacía otras más peligrosas sobre todo en la juventud. Sigue leyendo

Empoderando a las mujeres. Empoderando a la humanidad. ¡Imagínalo!

El próximo domingo 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer, una fecha en la que, desde 1909 con distintas modificaciones, numerosos países del mundo dirigen una mayor atención a los derechos de las mujeres y a la igualdad de género.

Este año, la entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer, ONU-Mujeres  ha lanzado la campaña “Empoderando a las mujeres. Empoderando a la humanidad. ¡Imagínalo!”. La finalidad es poner de relieve, 20 años después, la Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing, resultado de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer de 1995.

Esta histórica conferencia permitió establecer la agenda para la consecución de los derechos de las mujeres. Aunque los logros alcanzados desde entonces han sido muchos, también persisten importantes y numerosas deficiencias. Algunos ejemplos: en el mundo mueren cada día 800 mujeres por causas relacionadas con el embarazo que pueden evitarse, una de cada tres mujeres sigue sufriendo violencia física o sexual y persisten prácticas que ponen en peligro la salud y la vida de las mujeres y las niñas, como el matrimonio infantil, la ablación genital femenina, las restricciones alimenticias, etc. Sigue leyendo

Conferencias Mundiales de Promoción de la Salud: desde Ottawa hasta Helsinki

Desde la primera Conferencia Mundial de Promoción de la Salud, celebrada en Ottawa, Canadá en 1986, y donde se establecieron las áreas de acción prioritarias sobre las que se considera necesario incidir para mejorar la salud de los individuos y de las poblaciones (recogidas en la Carta de Ottawa), se han desarrollado numerosas políticas y estrategias orientadas a capacitar a las personas para que aumenten el control sobre su salud y la mejoren.

Las posteriores Conferencias Mundiales, celebradas en Adelaida (1988), Sundsvall (1991), Jakarta (1997), Ciudad de México, Bangkok (2005) y Nairobi (2009), han promovido un marco de actuación basado en la elaboración de políticas públicas saludables, la creación de ambientes favorecedores de la salud, el desarrollo de habilidades personales, el refuerzo de la acción comunitaria y la reorientación de los servicios hacia la salud.

Así, en la Declaración de Adelaida (1988) se hace hincapié en la necesidad de establecer políticas públicas favorables a la salud y se pone de relieve la necesidad de evaluar las repercusiones de las decisiones políticas en la salud, señalando que “los gobiernos y todas las otras entidades que ejercen el control sobre los recursos son responsables ante su gente de las consecuencias para la salud de sus políticas, o de la ausencia de políticas”.

Años más tarde, la Conferencia de Sundswall (1991) permitió identificar numerosos ejemplos y planteamientos para crear ambientes favorables a la salud que pudieran ser utilizados por los responsables políticos, los encargados de las decisiones y los activistas comunitarios en los sectores de la salud y el medio ambiente. La finalidad era que, “el ambiente –el ambiente físico, el ambiente socioeconómico y el ambiente político- apoye a la salud en lugar de dañarla.”

La Cuarta Conferencia Mundial sobre Promoción de la Salud, celebrada en Yakarta, Indonesia en 1997, examinó la repercusión hasta el momento de la Carta de Ottawa e incorporó a nuevos actores con el fin de afrontar los retos mundiales. Fue la primera de las Conferencias Mundiales sobre Promoción de la Salud que se celebró en un país en desarrollo y la primera que incluyó al sector privado de una manera activa. Las pruebas presentadas en la conferencia y las experiencias del decenio anterior indicaron que las estrategias de promoción de la salud contribuyen por igual a la mejora de la salud y la prevención de las enfermedades en los países desarrollados y en desarrollo.

Estos resultados ayudaron a renovar el compromiso con las estrategias claves y llevaron a un mayor refinamiento de los enfoques para asegurar su pertinencia. La Declaración de Yakarta sobre la Adaptación de la Promoción de la Salud al siglo XXI identificó cinco prioridades:

  1. Promover la responsabilidad social por la salud.
  2. Aumentar las inversiones en el desarrollo de la salud.
  3. Consolidar y ampliar las alianzas estratégicas en pro de la salud.
  4. Ampliar la capacidad de las comunidades y empoderar al individuo.
  5. Consolidar la infraestructura necesaria para la promoción de la salud.

Posteriormente, la Declaración de México (2000) estableció un compromiso para posicionar a la promoción de la salud como una estrategia fundamental en la agenda política y de desarrollo de los países, compromiso reafirmado en la Carta de Bangkok en 2005, donde se establecen las medidas, compromisos y promesas necesarias para abordar los factores determinantes de la salud en un mundo globalizado. Así mismo, la Carta de Bangkok insta a todas las partes interesadas a unirse en una alianza mundial de promoción de la salud, que impulse compromisos y medidas a nivel mundial y local.

La 7ª Conferencia Mundial de Promoción de la Salud, tuvo lugar en Nairobi (Kenia) en 2009 y es la única celebrada hasta el momento en un país africano. Uno de sus resultados fundamentales fue el Llamamiento de Nairobi, que “define las estrategias clave y los compromisos que deben cumplirse urgentemente para subsanar las deficiencias en la ejecución en la esfera de la salud y el desarrollo, haciendo uso de la promoción de la salud para lograrlo”. El llamamiento establece más de 70 acciones encaminadas a subsanar las deficiencias en la promoción de la salud.

La 8ª y última Conferencia Mundial de Promoción de la Salud que se ha celebrado recientemente en Helsinki,  se ha centrado en el enfoque Salud en Todas las Políticas (STP). Teniendo en cuenta que la salud viene determinada en gran medida por factores externos al ámbito sanitario, una política sanitaria eficaz debe atender a todos los ámbitos políticos, especialmente las políticas sociales, las fiscales, aquellas relacionadas con el medio ambiente, con la educación y la investigación.

La conferencia planteaba entre sus objetivos el impulsar nuevos enfoques y capacidades de apoyo a la estrategia STP y avanzar con ello en la implementación de las recomendaciones de la Comisión de los Determinantes Sociales de la Salud de la OMS. La Declaración de Helsinki sobre STP hace un llamamiento a los gobiernos para que incorporen la salud y la equidad en salud en sus agendas y avancen estructuras, recursos y capacidad institucional de apoyo a la estrategia.

Fuente:

Entrada realizada por Fuensanta Martínez, enfermera y técnica de Salud Publica. Servicio de Promoción y Educación para la Salud.