PREVENIR LA COVID-19 Y EL TABAQUISMO ESTÁ EN TI

En la actualidad, es una prioridad poner en marcha medidas de prevención y control de la infección por coronovirus SARS-CoV-2 para frenar la pandemia de COVID19. Entre las medidas que se contemplan se encuentran las dirigidas a reducir el contagio, mediante protección individual (higiene de manos, uso de mascarilla, distancia social y reducción de contactos estrechos) y las destinadas a disminuir la transmisión, con el aislamiento de casos, la cuarentena de contactos y el establecimientos de protocolos para promover espacios seguros, tanto en el entorno laboral como en educativo y de ocio.

Uno de los factores de riesgo que parecen estar relacionados con complicaciones de la COVID19, y por tanto con una mayor mortalidad asociada, es el consumo de tabaco (y otros productos relacionados con la nicotina). Diversos estudios han reflejado que las personas consumidoras de productos relacionados con tabaco podrían ser más vulnerables a la infección y las complicaciones de la COVID19. Por otra parte, hay que tener en cuenta que el consumo de productos de tabaco aumenta la posibilidad de transmitir el virus.

El tabaquismo, o el hecho de consumir tabaco y productos asociados a la nicotina, es en sí una de las principales causas de mortalidad y enfermedad prevenible en nuestro entorno y en todo el mundo. Existen en el mercado diferentes productos relacionados con el tabaco (tabaco convencional, tabaco de liar, tabaco de pipa, tabaco para pipa de agua, tabaco calentado, cigarrillos electrónicos, vapeadores, etc.)  que han demostrado ser perjudiciales para la salud. Aunque algunos de ellos se publiciten como más saludables o que presenten menos cantidad de tóxicos en su humo o vapor, los estudios existentes no han conseguido demostrar que sean inocuos. Por otra parte, hay investigaciones que han reflejado que no hay ninguna cantidad de estos productos que se pueda considerar segura. De hecho, consumir un solo cigarrillo al día aumenta el riesgo de problemas cardiacos graves, tanto en hombres como en mujeres.

Sigue leyendo