¡Que no te la peguen! Medidas para prevenir la gripe y su difusión

Se denomina Gripe a toda aquella infección respiratoria aguda, generalmente de vías superiores, provocada por la familia del virus de la Influenza. Estos virus son capaces de cambiar su estructura a lo largo del tiempo lo que provoca que, de un año a otro, los virus circundantes tengan ciertas diferencias y nuestro organismo responda a ellos como si se tratara de un virus “desconocido”. Se transmite a través de minúsculas gotas que emitimos al toser o estornudar, tanto por la nariz como por la boca, llamadas gotitas de Flügge.

Los síntomas más habituales de la gripe suelen durar de 5 a 7 días y, principalmente son fiebre, usualmente mayor de 38ºC, síntomas respiratorios, como tos y estornudos, congestión nasal y también dolores musculares, de cabeza, de garganta, etc.

La enfermedad provocada por el virus de la gripe se considera un problema de salud pública; por su elevada capacidad de transmisión persona a persona, cada año se producen epidemias que tienen un gran impacto en la sociedad. Estas consecuencias se ven amplificadas en la población considerada de riesgo (personas mayores de 60 años, lactantes menores de 6 meses, personas de cualquier edad con alguna enfermedad crónica), bien porque disponen de un sistema inmunitario inmaduro, bien por sufrir alguna alteración en su organismo que dificulta su actividad normal en presencia del virus. Sigue leyendo

Hábitos saludables y beneficios de una vida libre de humos, alcohol y otras drogas en el Día de las Universidades Saludables

El 8 de octubre, Día de la Universidades Saludables, la Dirección General de Salud Pública y Adicciones de la Consejería de Salud, a través del Servicio de Promoción y Educación para la Salud, puso a disposición de la comunidad universitaria, en las inmediaciones del Centro Social Universitario, una mesa informativa sobre hábitos de vida saludables. En este espacio se trató de resolver dudas y concienciar a la población universitaria sobre los beneficios de una vida saludable, mostrando las ventajas para la salud de escoger un estilo de vida sin tabaco ni cannabis y evitando un consumo de riesgo de alcohol.

El consumo de alcohol, tabaco y cannabis en la población adolescente y adulta supone un importante problema de salud pública. Son drogas con una gran aceptación social, consumidas por un alto porcentaje de la población y, el inicio de su consumo a edades tempranas incrementa el riesgo de daño orgánico (cerebral y de otros órganos), psicológico y social, además de aumentar el riesgo de dependencia en la edad adulta. Son las drogas más consumidas en la población entre 15 y 34 años, según datos del Observatorio sobre Drogas de la Región de Murcia basados en la encuesta EDADES 2017. Con prevalencias muy inferiores están cocaína, anfetaminas y alucinógenos.

Sigue leyendo

Promoción de la Salud Sexual en la Feria de Información de la Universidad de Murcia

El VIH y las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) son un importante problema de Salud Pública debido a su magnitud, la morbimortalidad y su repercusión económica y social. Según la Estrategia Mundial contra las infecciones de transmisión sexual (2016/2021) de la OMS,  todos los años se registran 357 millones de nuevos casos de ITS curables en personas de entre 15 a 49 años, principalmente clamidiasis, gonorrea, sífilis y tricomoniasis. La prevalencia de algunas ITS víricas, como el herpes simple tipo 2, el virus del papiloma humano y el VIH, es igualmente elevada.

En nuestro país, en los últimos años también se ha producido un aumento de nuevos casos de ITS, principalmente de gonorrea y sífilis, fundamentalmente en menores de 35 años, como se recoge en el informe de Vigilancia Epidemiológica de las Infecciones de Transmisión Sexual en España (2017) y se muestra en la siguiente imagen. Sigue leyendo

Novedades sobre riesgos asociados a los cigarrillos electrónicos

Desde hace años, las administraciones sanitarias y profesionales expertos en tabaquismo y salud pública, están alertando de los riesgos del uso de los cigarrillos electrónicos (dispositivos susceptibles de liberar nicotina); tal y como reflejan las recomendaciones del Director General de Salud Pública y Adicciones de la Consejería de Salud, que publicamos en una entrada anterior, que están disponibles en la web de la Consejería de Salud: www.murciasalud.es/cigarrilloselectronicos

Han pasado varios años y la controversia sobre los riesgos y usos de estos dispositivos continúa. Han salido al mercado numerosos y diferentes tipos de cigarrillos electrónicos. Se ha prohibido su uso en determinados espacios, como centros sanitarios, educativos y de la administración pública. Se ha regulado cuestiones relacionadas con la seguridad, calidad de los dispositivos y trazabilidad a nivel Europeo.

Imagen tomada de: “CIGARRILLOS ELECTRÓNICOS ¿CUÁL ES LA CONCLUSIÓN?”. U.S. Department of Health and Human Services. Centers for Disease Control and Prevention (CDC)

La evidencia existente sobre sus riesgos es cada vez mayor, especialmente en población joven, incluso en relación al aerosol (“vapor” ) que emiten al ambiente en el que se han identificado productos tóxicos como metales pesados, partículas ultrafinas, etc. Sin embargo, no hay datos claros de su utilidad como método para dejar de fumar ni de su eficacia como método de reducción de riesgos.

Sigue leyendo

Construye el Mapa de Salud de tu Barrio

La salud y el bienestar de una población dependen de las condiciones sociales, económicas, políticas, ambientales, culturales, educativas, geográficas y sanitarias del lugar donde se vive. Es lo que conocemos como Determinantes Sociales de la Salud. La desigual distribución de algunos de esos determinantes puede generar desigualdades sociales en salud, y éstas  provocan más muertes y enfermedades que la mayoría de factores de riesgo conocidos, por tanto es necesario intervenir para reducir esas desigualdades.

El centro de salud y el hospital no son el único entorno que ofrece salud a una población. Las corporaciones municipales, las escuelas o las asociaciones ciudadanas pueden tener una mayor capacidad de actuación sobre el bienestar de la comunidad que el propio sistema sanitario. El ayuntamiento, como órgano de gobierno municipal, tiene un papel primordial en atender y dar respuestas a los problemas y demandas de los ciudadanos. El protagonismo de la ciudadanía y su participación en la comunidad son elementos determinantes para su salud y bienestar. Las poblaciones con una ciudadanía más participativa son poblaciones más saludables.

Para impulsar y reforzar este trabajo el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha creado la Estrategia de Promoción de la Salud y Prevención en el Sistema Nacional de Salud (SNS). Una de las acciones clave para la implementación local de esta estrategia es el mapeo de activos para la salud, pero ¿Qué son los activos para la salud? Son aquellos recursos disponibles en la comunidad que pueden ayudar a mejorar el bienestar de las personas. Para que un recurso de la comunidad sea un “activo para la salud” ha de ser conocido, valorado positivamente y utilizado por las personas de una comunidad. Algunos ejemplos de activos para la salud serían: una asociación, una plaza o un parque que sirve de espacio de encuentro, el centro de salud, un polideportivo, una senda donde poder pasear o hacer deporte, la biblioteca, la escuela, un centro social y las actividades que se desarrollan en él, actividades culturales, un lugar donde practicar gimnasia… Sigue leyendo