Construir un mundo más justo y saludable

Como cada año desde 1948, el 7 de abril se conmemora el Día Mundial de la Salud.  Este año, en plena pandemia mundial por COVID-19, se hace de vital importancia la celebración de este día que, bajo el lema “Construir un mundo más justo y saludable”, pone de relieve la importancia de trabajar para eliminar o reducir las desigualdades en materia de salud que hay en el mundo.

A lo largo de la historia, el concepto de Salud ha ido evolucionando en función de los cambios sociales y culturales y así podemos encontrar muchas definiciones; entre ellas, la más conocida es la de la OMS que define Salud como “estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. La Salud de las personas viene determinada por las condiciones en las que las personas nacen, crecen, viven, trabajan y envejecen. Son los factores determinantes de la salud, entre los que encontramos la economía, el empleo, el género, la educación, los sistemas sanitarios, etc.

Fuente: Solar O; Irwin Comisión de los Determinantes Sociales de la Salud de la OMS. 2006

Estos Determinantes Sociales de la Salud tienen especial importancia pues son el origen de las principales desigualdades e inequidades en salud. Las inequidades sanitarias son las diferencias sistemáticas, injustas y evitables en materia de salud entre grupos de población de un mismo país, o entre países. Esas inequidades son el resultado de desigualdades en el seno de las sociedades y entre sociedades. Las condiciones sociales y económicas, y sus efectos en la vida de la población, determinan el riesgo de enfermar y las medidas que se adoptan para evitar que la población enferme, o para tratarla. Sigue leyendo

“GUÍA DE ALIMENTACIÓN PARA AFECTADOS DE COVID-19” Y “ALIMENTACIÓN SIN BULOS EN EL COVID-19”

Queremos presentaros y compartir con vosotros/as dos interesantes trabajos para aliviar en lo posible estos tiempos de pandemia que estamos viviendo.

Un primero con el título “UN CONSENSO MULTIDISCIPLINAR DE NUTRICIÓN EN ERC E INFECCIÓN POR SARS-COV-2”. Trabajo realizado por la Sociedad Española de Nefrología, Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición y la Academia Española de Nutrición y Dietética.

Y el otro del que os queremos reseñar titulado “ALIMENTACIÓN SIN BULOS EN EL COVID-19. Siendo sus autores Beatriz Robles y Fernando Fariñas con la colaboración  del Instituto de Inmunología Clínica y Enfermedades Infecciosas, la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición y el Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas.

Autor: fonsmenorqui. 30/04/2020

El primer trabajo se trata de una guía de alimentación para orientar a los familiares encargados de los cuidados del enfermo de Covid-19, con el fin de conseguir la recuperación del afectado.

Consiste en elaborar los menús y que éstos contengan la mayor cantidad de nutrientes posibles. El objetivo  no es incrementar la cantidad de alimentos diarios ingeridos,  ya que eso supondría un suplicio para el enfermo que además se encuentra desganado e inapetente. Sigue leyendo

Programa ARGOS. Evaluación de resultados del Proyecto educativo “Alcohol: Conciencia con ciencia”

El Programa ARGOS-Murcia, modelo de prevención del consumo de alcohol y otras drogas en Atención Primaria de Salud, abre el escenario a la comunidad con su participación en las acciones de prevención escolar a través del Proyecto educati­vo de prevención universal “Alcohol: Conciencia con Ciencia”, dirigido al alumnado de 1º de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) de toda la Región, que se viene realizando desde 2012 dentro del Pro­yecto ARGOS-Comunitario.

El consumo de alcohol en menores es un problema de Salud Pública debido a la elevada prevalencia de consumo y a las graves consecuencias que tiene su consumo, especialmente en estas edades. Por ello que los objetivos del Proyecto “Alcohol: Conciencia con Ciencia” sean la disminución de la proporción de alumnado que consume alcohol y aumentar la percepción de riesgo, faci­litando conocimientos sobre las consecuencias del consumo en menores y Sigue leyendo

Habilidades para la Vida

En el mundo existen alrededor de 7.000 millones de personas, cada una de ellas con sus características y particularidades intrínsecas, con pensamientos y sentimientos propios. No hay una persona igual a otra. Por tanto, sería lógico pensar que, dada la diversidad de población que existe, si no estuviéramos dotados de una serie de habilidades que nos capacitan para relacionarnos con los demás, dominaría el caos en nuestra sociedad.

Relacionarnos con los demás implica mucho más que el simple hecho de mantener una relación o un trato con alguien. Requiere, en primer lugar, que cada persona se conozca y acepte tal y como es. Conlleva además, dejar a un lado los juicios previos y tratar de entender a la otra persona, comunicarnos con los demás sin herir con nuestras palabras, solucionar problemas y conflictos de la forma más positiva posible, etc. En definitiva, dominar una serie de destrezas y capacidades que nos permitan desenvolvernos en la sociedad de manera eficaz, enfrentándonos con éxito a las diversas situaciones que nos plantea la vida.

Todas estas destrezas o capacidades se agrupan bajo el término Habilidades para la Vida (HpV). La Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1993 las define como “aquellas aptitudes necesarias para tener un comportamiento adecuado y positivo que nos permita enfrentar eficazmente las exigencias y retos de la vida diaria”.

En un principio, las  HpV se orientaron a la prevención de problemas específicos de salud pública: retrasar la edad de inicio del consumo de alcohol, tabaco y cannabis,  prevenir conductas sexuales de alto riesgo, mejorar conductas relacionadas con la salud y la autoestima, promover el ajuste social positivo, mejorar el desempeño académico y/o prevenir el rechazo de los iguales. Más tarde, se comprendió que las habilidades socio-cognitivas y de control de las emociones representan la pieza clave para el desarrollo humano, por lo que se redirigió su enfoque, proponiendo como objetivo principal de la aplicación de las mismas la promoción de la salud, aplicando este punto de vista a diversas situaciones de la vida cotidiana.

Las 10 competencias o capacidades consideradas necesarias para la vida, son las siguientes: Sigue leyendo

Encuesta Nacional de Salud de España 2017- Principales resultados relacionados con Promoción de la Salud y Prevención

La Encuesta Nacional de Salud de España (ENSE) es un estudio periódico realizado desde 1987 por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social (MSCBS). Desde hace 30 años recoge información sanitaria relativa a toda la población sobre el estado de salud, los determinantes personales, sociales y ambientales de la salud y el uso y el acceso a los servicios sanitarios.

La ENSE se realiza con la colaboración del Instituto Nacional de Estadística (INE). Tiene periodicidad quinquenal, alternándola cada dos años y medio con la Encuesta Europea de Salud. Ambas encuestas comparten un núcleo común que permite las comparaciones internacionales, ampliado en la versión española para poder responder a las necesidades de información de la administración sanitaria nacional y autonómica. Los datos que para el año 2017 corresponden a 29.195 entrevistas realizadas entre octubre de 2016 y octubre de 2017, 23.089 en adultos (15 y más años) y 6106 en menores (0-14 años).

La ENSE 2017 ofrece multitud de datos. Entre los analizados, los resultados más destacados relacionados con la Promoción y Prevención de la Salud, son los siguientes:

  • El número de fumadores desciende al 22%, la cifra más baja en 30 años, pero su descenso es cada vez más lento.

El 22,1% de la población de 15 y más años afirma que fuma a diario, el 2,3% es fumador ocasional, el 24,9% se declara exfumador y el 50,7% nunca ha fumado. Siguen fumando más los hombres, aunque las diferencias son menores entre los jóvenes. El porcentaje de fumadores es del 25,6% en hombres y del 18,8% en mujeres. Seis de cada 10 mujeres nunca han fumado, mientras que en hombres esta proporción es de 4 de cada 10. Son menores las diferencias por sexo entre los exfumadores, 3/10 hombres y 2/10 mujeres.

El hábito tabáquico en los jóvenes entre 15 y 24 años afecta al 17,6%, acentuándose levemente la diferencia por sexo (20% de los hombres frente al 15,1% de las mujeres).

La prevalencia de fumadores diarios continuó descendiendo pero más lentamente. La caída es de 10 puntos desde 1993 hasta 2017, pero con respecto a 2014, en 2017 fue menos de un punto porcentual más baja (22,1% vs 23%), lo mismo que descendió entre 2011 y 2014. El comportamiento es distinto en hombres y en mujeres. Entre 1993 y 2017, la proporción de hombres que fuma a diario ha caído 18 puntos, mientras que la proporción de mujeres ha caído 2.

En 2017 la población que refirió no haber estado expuesta nunca o casi nunca al humo del tabaco en lugares cerrados fue algo mayor que en 2014 (86,2% frente a 84,5%).

  • Desciende el consumo habitual de alcohol y destaca el consumo intensivo de riesgo entre los jóvenes.

Sigue leyendo