9 de septiembre: tomando conciencia con los trastornos relacionados con el alcohol durante el embarazo.

Alcohol en el embarazo y lactancia: ¿por qué correr riesgos?

 Participa en el Twitter Chat. Lunes 18 a 19 horas. Envía tu pregunta a #TeafResponde

 El papel e impulso de los programas y acciones de la Dirección General de Salud Pública y Adicciones (DGSPyA) en la prevención, manejo y detección de los trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF) ha sido ampliamente reconocido por el Plan Nacional de Drogas Ministerio de Sanidad, y por las propias ONGs y expertos nacionales e internacionales que han visitado las experiencias de la Región. Por primera vez en España, en nuestra Región sanitarios, piscólogos, educadores, investigadores, agentes sociales fueron convocados para reflexionar como ayudar a crear ambientes más saludables y felicidad para los niños/as con TEAF. Esta agenda de colaboración ha permitido establecer vínculos e intercambio de ideas y profesionales.

No hay un nivel de bebida de alcohol que sea seguro en el embarazo ni tampoco cuando se está buscando el embarazo.

La exposición prenatal al alcohol es la principal causa conocida y prevenible de retraso mental y de malformaciones congénitas en el mundo occidental. Los trastornos del espectro alcohólico fetal (conocido con el acrónimo: TEAF) incluyen discapacidades físicas o intelectuales, como también problemas de conducta y aprendizaje que un individuo puede presentar cuando ha sido expuesto al alcohol durante su desarrollo prenatal . Estos síntomas pueden variar de leves a graves. Las necesidades terapeúticas para personas con TEAF deben ser diferentes para cada persona dependiendo de los síntomas y de la edad del diagnóstico. Sigue leyendo

Depresión y estrés en estudiantes de Medicina de la Universidad de Murcia (UMU)

En el modelo de sociedad actual, el ciudadano suele señalar dos aspectos de máxima importancia, por encima de otros muchos, para que todo funcione correctamente; estos son la salud y la educación. Naturalmente, los profesionales que sustentan la salud necesitan una estricta formación educativa detrás. Parece obvio que, para dar lo mejor de sí mismos a los demás, los estudiantes de la salud deban ser ellos mismos portadores de una buena salud. Por ello, cabe hacerse la pregunta: ¿preocupa lo suficiente su propia salud durante esta etapa formativa que es la larga y exigente carrera de medicina?

Recientemente, un estudio de gran envergadura (1) estimó que más de un 27,2% de los estudiantes de medicina del mundo presentan sintomatología depresiva y algo más de un 11% ideación suicida. Este trabajo agrupó datos de los estudios que se habían hecho en materia de depresión e ideación suicida en facultades de medicina de muchos y muy diversos países. Sin embargo, observamos que no había datos procedentes de España. Este fue el punto de partida para estudiar como parte de mi trabajo de fin de grado de Medicina la sintomatología depresiva en los estudiantes de Medicina de la UMU por medio de un cuestionario llamado Inventario de Depresión de Beck- II.

Otro estudio llevado a cabo en la facultad de Medicina de Cardiff (2) midió el estrés que genera en los estudiantes de medicina de varias facultades británicas la organización de la carrera. Algunos aspectos relevantes que trata son la seguridad laboral (¿sé cómo actuar si me pincho con una aguja?), las exigencias académicas (¿es razonable lo que se me exige?) o el apoyo percibido (¿me siento apoyado por mi facultad?, ¿me siento cómodo al comunicarme con mis profesores?). Al proyecto se incorporó este otro cuestionario para intentar ver si las diferencias en la organización de la carrera de medicina en ambos países generan distintos niveles de estrés. Sigue leyendo